_
_
_
_

Aragonès remodela el Govern y refuerza a la principal negociadora con el Ejecutivo de Sánchez

Laura Vilagrà asciende a vicepresidenta y el principal responsable de comunicación de la Generalitat, Sergi Sabrià, es nombrado viceconsejero

Pere Aragonès, presidente de la Generalitat acompañado por la nueva vicepresidenta del Ejecutivo, Laura Vilagrà y por el nuevo viceconseller de Estrategia, Sergi Sabrià, este martes en Barcelona.
Pere Aragonès, presidente de la Generalitat acompañado por la nueva vicepresidenta del Ejecutivo, Laura Vilagrà y por el nuevo viceconseller de Estrategia, Sergi Sabrià, este martes en Barcelona.Quique García (EFE)
Marc Rovira

Pere Aragonès, presidente de la Generalitat, remodela su Gobierno tras anunciar que repetirá como candidato de ERC a la Generalitat y que agotará la legislatura, hasta febrero de 2025. La hasta ahora consejera de Presidencia, Laura Vilagrà, asciende a vicepresidenta y, además, Aragonès refuerza el área de comunicación con el nombramiento de Sergi Sabrià como viceconsejero de Estrategia y Comunicación. Nuevos cargos para caras conocidas. El president ha justificado los cambios en una comparecencia celebrada en el Palau de la Generalitat este martes, tras la reunión semanal con su Consejo Ejecutivo. “La oposición cumple con la tarea de sembrar dudas. Venimos a poner certezas, si algo es este Govern, es el Govern de las certezas”, ha reivindicado, en un gesto de pretendida contundencia para borrar las especulaciones sobre un posible adelanto electoral. “Más que nunca es imprescindible fortalecer los ámbitos institucionales del Govern”, ha señalado Aragonès. Vilagrà gana poder mientras se mantiene como la principal negociadora de la Generalitat con el Gobierno de Pedro Sánchez.

El Ejecutivo de Esquerra se sustenta sobre una débil mayoría parlamentaria ―33 diputados sobre 135― que penaliza su acción de gobierno. En el tramo final de la legislatura, Aragonès busca que su gestión luzca más de puertas hacia fuera, tanto en aquello que tiene que ver con las negociaciones con el Gobierno como en la pugna doméstica con el PSC y con Junts. La remodelación del Govern supone un golpe sobre la mesa del president. Aragonès remodela el núcleo duro que lo rodea en la Generalitat, tres días después de que la dirección de ERC lo postulara como candidato del partido a las próximas elecciones autonómicas. El presidente catalán ha puesto de relieve que la remodelación refuerza el papel institucional de los pesos pesados del Ejecutivo catalán. “Hace falta redoblar los esfuerzos”, ha dicho, en una intervención de unos diez minutos. Al tiempo, trata de despejar las dudas sobre un adelanto electoral. “El Govern culminará la legislatura, por si alguien tuviera alguna duda”, ha referido el president. “Hasta el último día aquí todos estarán trabajando al servicio de Cataluña”, ha reivindicado.

Con el ascenso a vicepresidenta, Laura Vilagrà confirma y refuerza su posición de número dos del Govern, un papel que venía asumiendo de manera oficiosa en los últimos meses. El cargo de vicepresidente estaba vacante desde que, en octubre de 2022, Aragonès cesó a Jordi Puigneró. La destitución del que era máximo cargo de Junts en el Govern precipitó la ruptura del gobierno de coalición de ERC con la derecha independentista. Vilagrà es la encargada de pilotar las conversaciones del Govern con el Gobierno de Pedro Sánchez, y cuenta con la plena confianza de Aragonès. Pese a que en su debe figura el tropiezo de las negociaciones con el Comité Olímpico Español (COE) y con el gobierno de Aragón para organizar unos Juegos Olímpicos de Invierno en el Pirineo, la cúpula de Esquerra valora el talante franco y cercano de Vilagrà. Es politóloga, de 47 años, y antes de llegar al Govern fue alcaldesa de su municipio, Santpedor, un pueblo de Barcelona que no llega a los 8.000 vecinos y al que ha dado popularidad el entrenador de fútbol Pep Guardiola.

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, y la nueva vicepresidenta de la Generalitat, Laura Vilagrà.
El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, y la nueva vicepresidenta de la Generalitat, Laura Vilagrà.DAVID ZORRAKINO - EUROPA PRESS (DAVID ZORRAKINO - EUROPA PRESS)

Aragonès ha señalado que entre los encargos que tiene por delante Vilagrà está el despliegue de la ley de amnistía al procés, pelear por una mejor financiación para Cataluña, encarrilar el traspaso de los trenes de Rodalies —los Cercanías catalanes— y afrontar “la segunda fase del conflicto de soberanía”. Esto, supuestamente, implica la negociación con el Gobierno para poder organizar un referéndum por la independencia.

Por su parte, Sergi Sabrià adquiere públicamente la notoriedad que ya tenía asignada dentro del Govern. Ocupaba el cargo de director de la Oficina de Presidencia, un empleo que seguirá ostentando, pero con su nuevo rango de viceconsejero se garantiza un reconocimiento oficial para participar en las reuniones del Govern. Licenciado en Ciencias Políticas, de 48 años, es natural de Palafrugell (Girona), donde llegó a ser alcalde. Su trayectoria política, sin embargo, ha transcurrido mayoritariamente entre bastidores, diseñando la estrategia del partido y mostrando una actitud tajante, a veces expeditiva, a la hora de negociar. Quienes han tenido trato con él lo definen como un hueso duro de roer. Su ascenso casa con la búsqueda de contundencia que persigue Esquerra a la hora de proyectar su imagen y su obra de gobierno, en la recta final de la legislatura. En los últimos meses, tanto el PSC, que comanda las encuestas, como Junts se han caracterizado por disparar acerados dardos contra Aragonès y le han acusado de comandar un Govern ineficaz y poco fiable.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_