ERC propone a Junts despedir a la mitad de los asesores de Laura Borràs

Los republicanos buscan resolver la situación de los asistentes de la presidenta suspendida sin crispar más las relaciones entre ambos partidos

Laura Borràs, durante el congreso de Junts Per Catalunya celebrado en L`Hospitalet de Llobregat.
Laura Borràs, durante el congreso de Junts Per Catalunya celebrado en L`Hospitalet de Llobregat.Europa Press (Europa Press)

Se van a cumplir dos meses de la votación que apartó a Laura Borràs de la presidencia del Parlament y su suspensión sigue siendo una fuente de polémica. Seis cargos de confianza de Borràs permanecen en nómina del Parlament, a la espera de que la Mesa de la Cámara resuelva en qué situación quedan. Esquerra Republicana ha propuesto este martes a Junts que la mitad de los asesores sean apartados y que los otros tres se queden desempeñando funciones administrativas. La republicana Alba Vergés, vicepresidenta que ejerce las funciones de presidenta, se reunió con los seis trabajadores hace una semana y les puso de relieve que la situación era delicada y que no se cuentan precedentes de un caso como este. Los asesores reciben sueldos que oscilan entre los 3.400 y los 6.300 euros al mes y alegan que los servicios jurídicos del Parlament han avalado que sigan como asalariados de la institución porque el expediente Borràs, apartada a raíz de tener una causa judicial abierta, se resolvió con una suspensión y no con un cese.

Los representantes de Esquerra, del PSC y de la CUP en la Mesa del Parlament decidieron aplicar a Laura Borràs el artículo 25 del reglamento de la institución, que contempla la “suspensión de los derechos y deberes parlamentarios”. Pese a ello, Borràs se resiste a renunciar a algunas de las atribuciones que implica la presidencia del Parlament. Hace apenas cinco días recibió a una delegación de un puerto israelí y también ocupó un lugar preferente durante una ceremonia de entrega de medallas. Con honores de autoridad, visita ferias y fiestas populares, y es invitada de manera frecuente a presentaciones de libros y a eventos culturales.

Su entorno afirma que, pese a haber perdido las funciones de mando en el Parlament, Borràs conserva una hiperactividad social que arrastra, también, a sus colaboradores. Pese a todo, Esquerra entiende que el equipo de seis asistentes no es prorrogable. La propuesta, que según los republicanos se tiene que concretar en los próximos días, pasa por despedir a los tres colaboradores que desempeñan funciones más vinculadas al cargo presidencial. Esto es, el jefe de gabiente, el jefe de prensa y un empleado que está al mando de las redes sociales.

El asunto es espinoso porque salpica a la tensa relación que mantienen Esquerra y Junts. Borràs no perdona a los republicanos que impulsaran su suspensión y, a pocos días del debate de política general que se celebrará en el Parlament, el asunto añade plomo a la inestabilidad que afecta al Govern.

Mientras, Junts se mantiene en la idea de no presentar ningún nombre alternativo a Borràs para recuperar la presidencia de la Cámara autonómica. Esquerra alega que, cumpliendo con lo dispuesto en el pacto de gobierno, la máxima autoridad del Parlament está reservada a Junts. Sin designar a ningún suplente, es la republicana Alba Vergés quien ejerce funciones de mando y Junts solo conserva a Aurora Madaula en la Mesa.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS