Joan Subirats, el faro ideológico de los comunes de Ada Colau

Defensor de la cultura y la educación como herramientas de cohesión social, el nuevo ministro de Universidades es un referente para la izquierda y los movimientos sociales en Cataluña

Joan Subirats y Ada Colau, durante la fiesta de Sant Jordi de 2018.
Joan Subirats y Ada Colau, durante la fiesta de Sant Jordi de 2018.Joan Sanchez

El politólogo y economista Joan Subirats dejaba el Ayuntamiento de Barcelona hace seis meses. Coincidió con su jubilación, a los 70 años. Presente desde el principio en la gestación del espacio político de los comunes de Ada Colau, la ahora alcaldesa le convenció en su primer mandato para que aceptara el cargo de comisionado de Cultura. En el segundo, para que fuera de número dos en la lista de Barcelona en comú y ejerciera de teniente de alcalde de Cultura y Educación.

Pero pactó con Colau marcharse en julio de este año, para tener la condición de profesor emérito en la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), donde ha dado clases y dirigido investigaciones durante décadas. Para los comunes es un referente y un mentor: es una voz a quien escuchan. Y tiene una excelente relación con la alcaldesa, de admiración mutua, que no esconden en púbico.

Hace un par de meses, en octubre, había aceptado presidir la fundación del partido que acaban de montar Barcelona en Comú y Cataluña en Comú. Parecía un cargo a medida de su perfil y su condición de retirado de la primera fila. La tranquilidad le ha durado poco a quien será el nuevo ministro de Universidades.

Subirats es un referente intelectual para varias generaciones de izquierdas que, para resumirlo, representaron en su día partidos como Bandera Roja o PSUC (de los dos fue militante) o Iniciativa per Catalunya y que, de la mano de los movimientos sociales, acabaron gobernando el Ayuntamiento de Barcelona con Colau como alcaldesa.

De talante tranquilo, pero próximo a cualquier salsa con tinte político de izquierdas que se cueza en la ciudad, Subirats saltó a la institución tras 40 años dando clases en la universidad. Es economista y catedrático de Ciencia Política. De hecho, una de las cuestiones sobre las que más ha escrito es sobre participación política y ciudadana y sobre desigualdad.

“Ha sido un maestro para muchos de nosotros, gente de movimientos sociales y entidades, una persona culta con ideas propias”, subrayó Colau el día que le presentó como responsable de la cartera de Cultura tras acompañarle desde la retaguardia. Una voz para los intelectuales catalanes de izquierdas que, sin embargo, no tenía experiencia en gestión. Su legado como responsable de cultura es la exitosa Bienal de Pensamiento, un plan de Ciencia que la ciudad no tenía, o acercar el programa de la fiesta mayor, La Mercè, a los barrios periféricos.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Subirats siempre ha defendido la cultura y la educación como herramientas de equidad y cohesión social. Entre los proyectos que defendió figura que la cultura entre en las escuelas de barrios con rentas más bajas (en el marco del plan de barrios para reducir la brecha socioeconómica en la ciudad); o que la población de estas zonas puedan ser espectadores de cultura (con el proyecto Distrito Cultural, que acerca espectáculos de teatro o danza a equipamientos de barrio).

Antes y después de su paso por el Ayuntamiento el nuevo ministro ha escrito habitualmente en varios medios de comunicación, entre ellos EL PAÍS, sobre cuestiones de gestión pública, gobernanza, participación ciudadana o desigualdad social. El politólogo fundó y dirigió el Instituto de Gobierno de Políticas Públicas (IGOP), vinculado a la Universidad Autónoma de Barcelona.

Los comunes eligieron en su día a Manuel Castells para la cartera de ministro de Universidades. Ahora, a Subirats. Ya hay quien ve en su designación a Colau más cerca de hacer política institucional en Madrid.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Clara Blanchar

Centrada en la información sobre Barcelona, la política municipal, la ciudad y sus conflictos son su materia prima. Especializada en temas de urbanismo, movilidad, movimientos sociales y vivienda, ha trabajado en las secciones de economía, política y deportes. Es licenciada por la Universidad Autónoma de Barcelona y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS