Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Colau presenta Guanyem Barcelona con la vista puesta en la alcaldía

La nueva plataforma aspira a aglutinar una gran candidatura de izquierdas

Ada Colau presenta la plataforma Guanyem Barcelona Ampliar foto
Ada Colau presenta la plataforma Guanyem Barcelona

Sobre el papel no tendría por qué tener mucha importancia que se presente un nuevo movimiento que aspire a aglutinar la izquierda alternativa. No es la primera. Pero después de la irrupción de Podemos en las pasadas elecciones europeas y de trascender los nombres que apoyan a la nueva plataforma, el interés por Guanyem Barcelona se había disparado. Y su ambición no es poca: “Guanyem Barcelona quiere ganar el Ayuntamiento, claro que sí”, aseguró Ada Colau, ex portavoz de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH). Unas 1.800 personas quisieron ayer por la tarde asistir en directo a la presentación de la iniciativa, que pretende coger musculatura en los próximos meses para arrebatarle la alcaldía de Barcelona a Xavier Trias (CiU) en las elecciones municipales del próximo mes de mayo. Entre los asistentes había representantes vecinales y también políticos como Joan Herrera, Ricard Gomà (ICV), David Fernández (CUP), David Companyón (EUiA) o portavoces de Podemos, entre otros. Todas estas formaciones están llamadas a sumarse a la nueva plataforma pero las negociaciones —de las que depende en gran medida el éxito del proyecto— todavía siguen en marcha.

La presentación se realizó a las siete de la tarde en el colegio público Collaso i Gil, en el barrio del Raval, con la intención de mostrar su solidaridad con las reivindicaciones en favor de la escuela pública. Antes del acto, promotores del movimiento ofrecieron una rueda de prensa. “Vivimos un tiempo de cambios y una crisis de régimen que no incorpora a las clases populares”, dijo el abogado Jaume Asens. El sentido del movimiento —según añadió Colau— es conseguir el poder municipal “pero no para ocupar los cargos que ocupan otros sino para ponerlo al servicio de los ciudadanos”.

Guanyem Barcelona considera que el actual Gobierno municipal no representa a los ciudadanos ni defiende sus intereses: “Deciden los intereses privados, como en la reforma de la avenida Diagonal que no ha hecho el Ayuntamiento sino los comerciantes”, puso como ejemplo el catedrático de Ciencias Políticas Joan Subirats. “Queremos a Barcelona y tenemos la sensación de que la estamos perdiendo y queremos reganarla” añadió el politólogo.

Ada Colau explicó que para asegurarse que el objetivo de la plataforma “no es una locura” empezarán un “sondeo” visitando los distintos barrios de la ciudad y una recogida de firmas. Si a mediados de septiembre no han llegado a las 30.000 —la mitad de ellas en Barcelona—, no se presentarán a las elecciones. Los encuentros servirán también para “terminar de definir” el proyecto que por ahora apenas tiene poco más que cuatro ideas básicas: garantizar los derechos básicos; impulsar una economía justa y ambiental; democratizar las instituciones; y terminar con algunos privilegios de los políticos.

El embrión de la nueva plataforma nació de “colectivos que llevan muchos años trabajando” y en ningún caso se trata de “una idea de Ada Colau”, según aseguró ella misma. Los responsables de la plataforma son plenamente conscientes del tirón que pude tener Colau en unos hipotéticos comicios, pero también saben que los personalismos son una receta equivocada en los movimientos sociales y que les impediría convertirse en el aglutinador de la izquierda alternativa a que aspiran.

Además de ateneos y colectivos organizados, Guanyem Barcelona también quiere —y necesita— que se sumen formaciones al proyecto como Partido X, Podemos, ICV-EUiA y la CUP. De no ser así, el efecto que provocaría Guanyem en unas elecciones municipales sería el de la fragmentación de la izquierda y no el de la confluencia.

“Existen partidos que intentan refundar el régimen y otros que ya han visto que no se puede refundar. Nos encontraremos más fácilmente con los que vean que hace falta transformar el régimen de manera radical, es decir, desde la raíz”, apuntó Subirats. El hipotético acuerdo entre formaciones no sería “un pacto entre cúpulas” sino “a partir de unos objetivos”, según advirtió Colau que reconoció que han tenido contacto “de forma informal con los otros partidos”. La clave para conseguir el máximo apoyo posible es que se trate de un proceso liderado “desde abajo”, según insistieron todos los portavoces de la plataforma. “Iniciamos un proceso de revolución y radicalidad democrática”, dijo Colau. La mayoría de los concejales de ICV-EUiA en el Ayuntamiento de Barcelona, con Ricard Gomà al frente, asistieron como público a la presentación.

En los últimos meses —y de manera espontánea— la confluencia que quiere liderar la plataforma ya se ha producido en algunos barrios de la ciudad como Poblenou o Poble-sec, donde se han encontrado asociaciones de vecinos, ciudadanos, asambleas de barrio del 15-M, ICV-EUiA o la CUP, entre otros colectivos. En los dos casos, la confluencia tenía como objetivo reivindicar proyectos más participativos en la transformación urbanística del barrio y se ha logrado a partir de la iniciativa popular, no de los partidos.

El primer distrito donde la plataforma empezará las reuniones para sondear a los distintos colectivos será Nou Barris, el distrito de Barcelona donde más desahucios ha conseguido frenar la PAH.

 

Más información