El Govern convierte ahora la laguna de la Ricarda como límite para ampliar el aeropuerto

El Ejecutivo sale al paso de las críticas al primer documento presentado por Aena

Un avión sobrevuela el espacio natural de La Ricarda antes de aterrizar en El Prat.
Un avión sobrevuela el espacio natural de La Ricarda antes de aterrizar en El Prat.MASSIMILIANO MINOCRI (EL PAÍS)

Un mes después de acordar con el Gobierno el inicio de negociaciones para consensuar la ampliación del aeropuerto de El Prat, el Ejecutivo catalán ha puesto hoy un límite a esas conversaciones: que cualquier actuación no suponga “destrozar y afectar” la laguna de la Ricarda, uno de los elementos esenciales integrados en el espacio natural que forma parte de la red Natura 2000 y que condiciona agrandar esas instalaciones. Esa condición, hasta hoy no desvelada, surge después de que este viernes Aena, el gestor aeroportuario, presentara de su Documento de Regulación Aeroportuaria (DORA) 2022-2026, en el que incluye la posibilidad de afectaciones por la necesidad de alargar una de las pistas del aeropuerto.

Tras el anuncio, se abrió una polémica en el Govern que acabó con un tuit del president Pere Aragonès en el que denunciaba que el gestor aeroportuario no había respetado el “consenso en el seno del Govern”, si bien el documento asumía las condiciones pactadas por el vicepresident Jordi Puigneró: que habría negociación, que el resultado final se fijaría en el posterior plan director y que ese documento tendría que superar el aval ambiental de Generalitat, Ministerio de Transición Ecológica y la Comisión Europea.

Más información
La Generalitat acusa a Aena de imponer exigencias “draconianas” para ampliar el aeropuerto
Los críticos con la ampliación del aeropuerto de Barcelona confían en el veto de Bruselas por motivos medioambientales

Después la crisis suscitada el viernes, con tuits de Aragonès y un comunicado de ERC cuando hacía horas que se conocía el contenido del documento y un silencio de Junts que no pasaba desapercibido, la portavoz del Govern Patrícia Plaja ha sido hoy la encargada de escribir el nuevo capítulo del aeropuerto. “No se evaluará ninguna propuesta que destroce la laguna de La Ricarda”, ha dicho tras la primera jornada de trabajo entre los miembros del Consell Executiu que persiguen “más coordinación” y “romper con los compartimentos estancos” que caracterizaron los últimos gobiernos de coalición independentista que han regido Cataluña en los últimos años. La propuesta salida hoy del Govern recorta las expectativas de Aena, pero no hace imposible un acuerdo.

Desde el Departamento de Vicepresidencia, Políticas Digitales y Territorio ya se contaba con negociar y, en función de las conclusiones de estudios técnicos, convencer a Aena de que la ampliación redujera los 500 metros de prolongación de la pista más próxima al litoral que ansía. La empresa, controlada en un 51% de su capital por el Estado, considera que la ampliación es imprescindible para que las instalaciones se conviertan en un nodo internacional de conexiones aéreas y resista su crecimiento. Salvaguardar La Ricarda podría limitar las actuaciones a un máximo de 250 metros. La pista, en su lado sur, también está limitada por la zona verde protegida de El Remolar.

De esa forma, pese a que la ampliación entraría en el espacio protegido, podría quedar a buen recaudo la laguna, punto de gran biodiversidad a tan solo 20 minutos de Barcelona. Plaja ha asegurado que el mensaje “claro e inequívoco” de hoy del Govern es compartido entre Aragonès y Puigneró. En todo caso, esa negociación se tendrá que abrir en breve. El documento presentado por Aena a administraciones y organizaciones catalanas de diferente índole es el primer documento que incluye en su redacción la afectación del espacio verde. “La ampliación del campo de vuelos, y concretamente de la pista 07R/25L y sus rodaduras asociadas hacia el Este, manteniendo el umbral para aterrizajes en la ubicación actual, afectaría a zonas de la Red Natura 2000”, señala, sin referencia alguna a La Ricarda.

Ese documento, que será aprobado por el Consejo de Ministros a finales de mes, es la guía de las inversiones de Aena en el próximo lustro y, para financiarlas, la fijación de sus tarifas. Pero, aunque hace referencia a la necesidad de ampliar la actual pista de despegue y de construir una terminal satélite ante el potencial crecimiento de pasajeros de El Prat, la concreción de todos esos planes se tendrán que llevar a cabo a través de un plan director, cuya elaboración podría prolongarse durante cuatro años y en el que participarán diferentes administraciones, entre ellas ministerios y la Generalitat. Aena no prevé tener la ampliación de la pista antes de 2029.

Sobre la firma

Dani Cordero

Dani Cordero es redactor de economía en EL PAÍS, responsable del área de industria y automoción. Licenciado en Periodismo por la Universitat Ramon Llull, ha trabajado para distintos medios de comunicación como Expansión, El Mundo y Ara, entre otros, siempre desde Barcelona.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS