la crisis del coronavirus

La mitad de los autónomos cerrarán el año con un 50% menos de actividad

Una encuesta destaca el temor del 41% a perder el negocio con una tercera ola

Centro Comercial Gran Via 2 con la mayoría de sus establecimientos cerrados por las restricciones.
Centro Comercial Gran Via 2 con la mayoría de sus establecimientos cerrados por las restricciones.Albert Garcia / EL PAÍS

Propietarios de bares y restaurantes, de hoteles o de comercios son uno de los colectivos que más está sufriendo las consecuencias económicas de la pandemia de coronavirus. Después del confinamiento, las restricciones que se impusieron en la movilidad y las actividades para frenar el avance del virus después del verano han dejado muy tocado al sector de los autónomos.

Una encuesta de Pimec, la patronal de las pequeñas y medianas empresas de Cataluña, muestra que la mitad de los autónomos catalanes cerrará el año con una caída de más del 50% de la actividad. Y el futuro no pinta mucho mejor: el 41% de los autónomos declara que, en el caso de que llegue una tercera ola y con ella nuevas restricciones, tendrán que cerrar definitivamente los negocios.

En el sondeo, presentado ayer, han participado unos 200 autónomos. La experiencia de este sector con la pandemia, especialmente de la restauración, la hostelería y otros ámbitos que llevan cerrados desde marzo como las ferias, eventos, o el ocio nocturno, ha venido marcada por las restricciones a la actividad y la falta, según denuncia el sector, de una política de ayudas estable.

En referencia a estos ámbitos que no son estrictamente de la hostelería o la restauración, el gerente del área institucional de Pimec, Ángel Hermosilla, destacó que “son sectores relativamente desapercibidos, pero importantes, a los que llegan muy pocas ayudas”.

La encuesta, hecha a principios de diciembre, muestra que el nivel de actividad de los autónomos continúa siendo inferior al de toda la economía y que el 18,3% de ellos no tiene actividad, frente al 9,9% que estaban en estas circunstancias en septiembre.

La pandemia ha afectado a casi todos los sectores: un 89% de los encuestados declara que ha sufrido una caída de la actividad en 2020, frente a un 6,5% que mantiene su actividad y un 4,3% que ha aumentado su negocio. Las consecuencias de este impacto son muchas, pero el principal problema que identifican los autónomos es el descenso de las ventas, seguido de los problemas para pagar impuestos, cotizaciones y suministros.

El informe muestraque ocho de cada diez autónomos sigue sufriendo problemas de tesorería, y que el 86,4% de los encuestados prevé tener problemas financieros en el futuro.

La gran reivindicación de los autónomos frente a las nuevas restricciones es que la administración tenga un plan de ayudas estable. La vicepresidenta de Autónomos Pimec, Carme García, reclamó que, ante una eventual tercera ola de la pandemia, los autónomos tengan derecho a recibir ayudas directas “para mantener la supervivencia” como han tenido en otros países desde el principio de la crisis.

Según García, la petición de ayudas ya se ha trasladado a las administraciones, sin que, de momento, hayan recibido respuestas concretas, excepto “las pequeñas ayudas que han salido de la Generalitat”. Tras el colapso de la aplicación informática para pedir las ayudas el pasado otoño, el Govern se comprometió a dar 2.000 euros a 116.000 autónomos antes de que termine el año.

Lo más visto en...

Top 50