Las escuelas de Cataluña abrirán el 14 de septiembre con grupos estancos y entradas y salidas escalonadas

En infantil y primaria las ratios no superarán los 20 alumnos, pero el Govern no establece un límite menor de 30 para la secundaria, aunque trabajará para que sea “lo más reducida posible”

Los consellers de Educación, Josep Bargalló (i) y de Salud, Alba Vergés (d) durante la rueda de prensa. En vídeo, declaraciones de Bargalló.FOTO: Alejandro García (EFE) | VÍDEO: EFE

Las escuelas e institutos en Cataluña abrirán el próximo 14 de septiembre con medidas de seguridad extraordinarias para hacer frente al avance de la pandemia: entradas y salidas del centro escalonadas, varias horas de uso del patio para evitar aglomeraciones, mascarilla obligatoria a partir de la secundaria y grupos de convivencia estancos. Los departamentos de Salud y Educación han presentado este martes ante un consejo ejecutivo extraordinario los detalles del plan que se anunció la semana pasada. Este, sin embargo, deja algunas lagunas y traslada a los centros la responsabilidad de concretar ámbitos como las ratios máximas de cada grupo y el control de síntomas, que cada escuela e instituto organizará según sus características.

La presentación, el jueves pasado, del protocolo para la apertura de las escuelas en Cataluña levantó una ola de críticas por parte de las familias y los sindicatos por la falta de concreción y la descoordinación de las medidas. La presentación de los detalles del plan este martes por parte del consejero de Educación, Josep Bargalló, y la consejera de Salud, Alba Vergés, no ha terminado de aclarar todas las medidas que necesitarán los centros para la reapertura. Los sindicatos critican que no han sido invitados a las reuniones para concretar los detalles del plan, y consideran que algunas medidas son insuficientes. La oposición en el Parlament no ha tardado en reaccionar: el PSC ha presentado una petición para la comparecencia conjunta de los dos consejeros con el objetivo de que aclaren las medidas del inicio del curso escolar. “No han concretado cómo reducirán las ratios ni cómo habilitarán nuevos espacios educativos, no han anunciado nuevas contrataciones de docentes, no han aclarado cómo se garantizará el derecho a la educación en episodios de cuarentena, ni cómo se harán las extraescolares”, ha criticado la diputada Esther Niubó.

Con todo, el consejero Bargalló ha presentado en rueda de prensa algunas de las directrices de cómo será la reapertura. La noción clave es la de “grupo de convivencia estable”, es decir, el grupo de alumnos y maestro que siempre hará todas las actividades independientemente y mantendrá distancia con los demás grupos. Las entradas y salidas del centro, así como la hora del patio, serán escalonadas para evitar que los grupos entren en contacto. En el comedor y en el patio, los grupos tendrán que mantener distancia de seguridad. En todo momento deberá reforzarse la higiene de manos y las clases podrán ser más cortas para tener tiempo entre asignaturas para ventilar y limpiar las aulas.

Por lo que respecta al uso de las mascarillas, estas serán obligatorias en todas las zonas y momentos (desde la clase hasta el patio, y tanto en los grupos estables como en las zonas comunes) a partir de secundaria, es decir, a partir de los 12 años. Solo si la evolución de la epidemia en un territorio es negativa y los criterios sanitarios lo indican, esta obligación se extenderá a partir de los seis años.

En el control de síntomas, sin embargo, se traslada la responsabilidad a los centros y a las familias. “Se tomará la temperatura a los alumnos en los centros, pero las familias se tienen que comprometer a no llevar a sus hijos si tienen síntomas”, ha explicado Vergés.

También se deja a la discreción de cada centro escolar la organización de los grupos estables y las ratios de alumnos por maestro. El consejero Bargalló ha anunciado que en infantil y primaria los grupos no podrán ser mayores de 20 alumnos. En el caso de la secundaria “podrán ser hasta 30 alumnos, pero se trabajará para que sean lo más reducidos posible”. Bargalló ha recordado que la escuela pública en Cataluña tiene una ratio media de 16 alumnos por docente, y que el año pasado el 40% de los grupos de secundaria estaba por debajo de 24 alumnos. También ha explicado que la inspección educativa está en contacto con cada centro para ver en qué casos se tiene que actuar y cómo reorganizar los grupos según las posibilidades de cada instituto.

Los sindicatos reclamaban concreción con las ratios de secundaria, que según su criterio no deberían superar los 15 alumnos, para lo cual reclamaban la contratación de 44.000 docentes. El consejero ha explicado que se harán contrataciones y reorganizaciones si es necesario, y ha recordado que en julio ya se presentó la contratación de 8.000 nuevos profesionales, de los cuales 4.000 son docentes. Bargalló ha admitido que es posible que en algunos centros los profesores tengan que asumir otras asignaturas que no son las suyas para evitar contacto con profesores ajenos al grupo estable.

500.000 pruebas PCR

La consejera Vergés también ha detallado el plan para usar la comunidad educativa como base para un cribaje masivo de coronavirus. Del 15 de septiembre al 15 de noviembre se realizarán 500.000 pruebas PCR a partir de las escuelas, tanto a la comunidad educativa como a las familias. Hasta el 9 de octubre se harán 8.000 pruebas al día, y se harán en los territorios que sea necesario según los criterios epidemiológicos.



Sobre la firma

Josep Catà Figuls

Es redactor de Economía en EL PAÍS. Cubre información sobre empresas, relaciones laborales y desigualdades. Ha desarrollado su carrera en la redacción de Barcelona. Licenciado en Filología por la Universidad de Barcelona y Máster de Periodismo UAM - El País.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS