MUSEOS

“Los CaixaForum abrirán el día 1 para que la cultura forme parte de la nueva cotidianidad”

Elisa Durán, directora de los centros de la Fundación La Caixa, asegura que lo hacen por responsabilidad y anuncia que se prorrogan todas las exposiciones cerradas por la covid-19

Elisa Durán, directora general adjunta de la Fundación Bancaria La Caixa, en los pasillos modernistas de CaixaForum Barcelona.
Elisa Durán, directora general adjunta de la Fundación Bancaria La Caixa, en los pasillos modernistas de CaixaForum Barcelona.©David Campos

“Reanudamos nuestra vida cotidiana, hemos hecho un esfuerzo enorme para poder abrir los centros el 1 de junio, porque consideramos que es importante poder ofrecer esos espacios a la ciudad, buscando que no haya únicamente bares y playas y para que la cultura forme parte de nuestra cotidianidad, como sucedía antes”, explica Elisa Durán Montolío (Barcelona, 1958), directora general adjunta de la Fundación Bancaria La Caixa y responsable de las áreas de Cultura, Educación y Divulgación Científica de la Fundación, así como de los ocho CaixaForum de España: Barcelona, Madrid, Sevilla, Zaragoza, Palma, Girona, Lleida y Tarragona; además de CosmoCaixa, dedicado a la ciencia en Barcelona; unos centros que sumaron más de siete millones de visitantes en 2019.

museos ante el coronavirus

Y abren ya, asegura, “porque al principio nuestra posición era de hacerlo en consenso con los grandes museos; pero pronto nos dimos cuenta de que cada ciudad abriría en una fecha diferente y como las fechas que se barajan eran muy tardías, alrededor del día 20, cuando desde el 18 de mayo se podría abrir, hemos decidido hacerlo el próximo lunes todos los centros. El trabajo está ya hecho, se han adoptados todas las medidas higiénicas y de seguridad y si las exposiciones ya están montadas, es un acto de irresponsabilidad no abrir. Otra cosa sería que se hubiera consensuado abrir el día 5 de junio; pero el 15 o el 20 nos parece excesivo”.

Según la responsable de estos centros, el mayor quebradero de cabeza no ha sido implementar estas medidas sino “volver a planificar todas las exposiciones en el calendario; hablando con todos los museos y prestamistas para prorrogarlas”. Y cita, como ejemplos las dedicadas al mundo de los vampiros en Madrid y al Surrealismo en el diseño en Barcelona, que cerraban este mes de mayo y que se prorrogarán hasta el 7 y 27 de septiembre respectivamente. Cámara y Ciudad, realizada tras el acuerdo con el Pompidou, que se quedó a medio traslado el 13 de marzo desde Barcelona, podrá verse en Madrid desde mitad de junio al 12 de octubre. El centro de Girona abrirá con la exposición sobre Apolo XI con módulos automatizados, Tarragona con la muestra Faraón y Lleida con la muestra sobre vanguardias históricas con piezas del IVAM.

Esta adaptación del calendario se lleva por delante exposiciones como Arte y mito. Los dioses del Prado, prevista celebrar entre mayo y agosto en Barcelona con obras de la primera pinacoteca española. “Se ha tenido que reprogramar para el año que viene o el siguiente. Completar el puzzle es muy complicado”.

Para los centros de Barcelona y Madrid, asegura, la implementación de medidas como limitar el aforo a un tercio “no será un problema, ya que cuentan con salas con capacidad para 395 y 336 personas respectivamente; por lo que un tercio quiere decir 131 y 112 a la vez, que en esta situación ya nos gustaría tenerlas a todas horas”. Y asegura que esas medidas de control ya se adoptaron en muestras como las dedicadas a Andy Warhol y Disney, dos de las más exitosas de los últimos años.

Durán explica que el trabajo se ha desarrollado en tres líneas: “garantizar la seguridad, la confortabilidad y la calidad, que ya dábamos, pero incrementándola con la presencia de más educadores en las salas, para atender a las dudas de los visitantes”.

Para ella no hay duda de que “a mitad de marzo entramos en una situación diferente y hemos de ver cómo afecta a partir de ahora el público el efecto miedo. Aunque viendo las terrazas creo que menos del que pensaba hace unos días; además del hecho de que hasta septiembre no volverán las actividades”. Pero también cree que: “Tenemos una ventaja con respecto a otros museos y es que nos dedicamos al público nacional y local, por razón de nuestra actividad social; que nos visitan por encima del 90% en todos los centros, excepto el de Palma, donde el 35% son turistas, debido, entre otras cosas, a la poca oferta cultural de grandes museos en la isla, más allá de Es Baluard”.

Por eso, mantiene, “la visita espontánea del turista en la que no hay recurrencia, no nos preocupa. En nuestros centros los visitantes vienen una media de 2,8 veces al año; por lo que en este sentido jugamos a favor. No vamos a cambiar la forma que tenemos de hacer nuestras exposiciones, siempre con un relato y muy pedagógicas y sin buscar grandes colas. Lo que vamos a hacer es intensificar nuestra experiencia”. Otra de las diferencias con respecto a otros museos es “haber conseguido que nos visiten pensando que siempre hay algo que les puede interesar y no por ver una muestra en concreto, mientras que la mayoría de museos con colecciones permanentes se asocian con la idea de que si se han visto una vez ya no hay que volver”.

La responsabilidad de Durán le lleva a administrar una cifra astronómica. La Fundacion Bancaria La Caixa cuenta con 565 millones de euros este año (el presupuesto de Cultura de la Generalitat de este año es de 314 millones), que se reparte en un 60% -339 millones-, para el ámbito social, un 20% para investigación y otro 20% para cultura y educación, a razón de 113 millones cada una. “No se va a recalcular estas cifras para aumentar el gasto social por la situación actual; para nosotros la cultura contribuye al bienestar de las personas y al progreso de la sociedad. Estamos pendientes de los dividendos del grupo Criteria para poder crecer en los tres ámbitos; pero ninguno a costa de los demás”, aclara.

Uno de los mayores retos de Durán y su equipo es preparar para la reapertura CosmoCaixa el gran centro dedicado a la ciencia que tienen en Barcelona. “Como estos museos no abren hasta la fase 2 tenemos unos días más, pero para un centro inmersivo cuyo lema es ‘prohibido no tocar’ cambiar la visita es todo un reto. Se han analizado los 20 espacios en que se dividen los 6.000 metros cuadrados de exposición en los que hay 150 módulos visuales y 100 interactivos. Muchos se han automatizado y se activarán al pasar el visitante. En el resto un educador lo hará manualmente. Al final, el 65% del museo se podrá visitar mediante un recorrido establecido de unas dos horas de duración. Una vez que pasemos a la fase 2 no tardaremos mucho en abrirlo porque lo tenemos muy trabajado”, explica.

Sobre si los museos tienen que replantearse su futuro, asegura que “tienen que centrarse no en los turistas que los visitan de forma extraña, aunque seguramente son los que aportan los ingresos y por lo tanto no lo pueden despreciar”, porque, para ella, lo importante son "los públicos locales y que se promueva el consumo cultural con exposiciones pedagógicas. Es lo que hacemos nosotros por responsabilidad social y es por lo que seguiremos trabajando, intensificándolo y mejorándolo, por supuesto. No vamos a cambiar de carril”.

Lo más visto en...

Top 50