_
_
_
_

Detenida una mujer en Países Bajos implicada en la financiación del atentado a Vidal-Quadras

Es la quinta persona arrestada por el intento de asesinato del político el pasado noviembre en Madrid. La Policía tiene identificadas a otras dos sospechosos, entre ellos el autor material, que están en paradero desconocido

Alejo Vidal-Quadras
Alejo Vidal-Quadras, ex dirigente del PP y Vox, durante la rueda de prensa en la que ha explicado el atentado que sufrió el pasado mes de noviembre, en febrero en Madrid.Mariscal (EFE)
Óscar López-Fonseca

La Policía Nacional ha encajado una nueva pieza en el complejo puzle en el que se ha convertido la investigación del intento de asesinato en Madrid, el pasado 9 de noviembre, del expresidente del PP en Cataluña y cofundador de Vox Alejo Vidal-Quadras. La Policía de Países Bajos han detenido este martes a una mujer de nacionalidad holandesa “por su presunta participación en la financiación y preparación del atentado”, según ha informado el Ministerio del Interior. El arresto se produce después de que las autoridades españolas emitieran una Orden Europea de Detención y Entrega (OEDE, un mecanismo puesto en marcha en enero de 2004 en la Unión Europea para acelerar la entrega de delincuentes entre países) contra ella.

Su captura refuerza una de las hipótesis con las que trabaja la policía, la de una supuesta participación de la Mocro Maffia, la estructura criminal integrada principalmente por delincuentes de origen magrebí asentada precisamente en Países Bajos, donde ha llegado a desafiar al Estado, y de la que uno de sus cabecillas ha huido recientemente de España tras ser excarcelado por un descoordinación judicial. No obstante, fuentes cercanas a las pesquisas insisten en que la supuesta implicación de este grupo mafioso está sin confirmar y, por ahora, es tan solo una de las varias líneas de investigación que se mantienen abiertas.

Con el arresto de esta mujer, ya son cinco los detenidos por su presunta vinculación con el intento de asesinato del político, que resultó gravemente herido al destrozarle una bala la mandíbula. Aún están en paradero desconocido otros dos presuntos implicados. Uno de ellos es el ciudadano francés de origen tunecino Mehrez Ayari, de 37 años, al que la policía ha identificado como el presunto autor material del disparo que hirió de gravedad a Vidal-Quadras. Mientras estuvo hospitalizado, el político difundió una carta en la que acusó al régimen islámico de Teherán de “tramar y ejecutar” su atentado. Sin embargo, la llamada pista iraní no es la única hipótesis que maneja la policía para desentrañar una extraña maraña del suceso.

El ataque contra Vidal-Quadras se produjo sobre las 13.30 del 9 de noviembre en la calle de Núñez de Balboa, en la zona centro de Madrid. El expolítico recibió un disparo en la cara de un pistolero que se cubría con una casco y huyó en moto. Fue un único tiro. La investigación desembocó el 21 de noviembre, solo 12 días después, en las tres primeras detenciones, dos en Lanjarón (Granada) y otra en Mijas (Málaga). Uno de los arrestados fue Naraya Gómez Mala, al que la policía atribuye un papel clave en la presunta trama. Converso al islam chiíta (la rama mayoritaria que se profesa en Irán) y trabajador de una pequeña firma especializada en la “asistencia a perjudicados en fraudes y malas prácticas del sector financiero”, Gómez Mala estuvo en lugares claves para la preparación del atentado en jornadas previos al mismo e, incluso, el mismo día que se cometió. Las cámaras de videovigilancia de los locales comerciales cercanos al domicilio de Vidal-Quadras lo delataron. El juez ordenó su ingreso en prisión acusado de “intento de asesinato terrorista”,

Ese mismo día fueron arrestadas otras dos personas. Una era su pareja sentimental, Sasha B., una joven de nacionalidad británica que trabajaba en la misma empresa que este y que en su currículo profesional destacaba que había sido modelo. La policía aún no tiene claro el grado de implicación de esta mujer y si llegó a conocer las actividades de su compañero. Tras declarar ante el juez de la Audiencia Nacional Francisco de Jorge, Sasha B. quedó en libertad provisional. La segunda persona fue Adrián R. B., un parado malagueño dedicado a hacer pequeñas obras, al que la policía detuvo por su relación con la motocicleta de gran cilindrada utilizada para huir del lugar del atentado por el sicario que lo perpetró.

Este veinteañero reconoció que él fue el encargado de compra y poner a su nombre aquella motocicleta a pesar de que no tenía carné para conducir este tipo de vehículos. A cambio, la trama le entregó el importe del mismo y una gratificación de 500 euros por hacer la gestión. Esta moto fue encontrado poco después del intento de asesinato calcinada en un descampado de Fuenlabrada, una localidad al suroeste de Madrid. El hallazgo entre los restos del VIN (número de identificación del vehículo, en sus siglas en inglés) fue la pista que llevó a los investigadores hasta él y los otros dos arrestados aquel día.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Adrián R. B. ―que también quedó en libertad provisional tras declarar en la Audiencia Nacional― implicó en su testimonio a Greg Oliver Higuera, alias Maquia, un ciudadano venezolano que fue detenido en la frontera de su país con Colombia el pasado enero. Higuera, que con anterioridad ya había estado encarcelado tanto en su país y como en Italia por diferentes delitos, había huido a su país tras saber que la policía española le buscaba por el atentado. Los investigadores le atribuyen un papel doble en el atentado. Por un lado, fue la persona que convenció al parado para que adquiriera la moto y le dio el dinero. Por otro, se sospecha que fue también quien propuso al francés de origen tunecino Mehrez Ayari, de 37 años, que cometiera el atentado. Higuera y este último habían coincidido en una prisión de Italia, según la investigación.

Ayari es uno de los dos presuntos integrantes de la trama identificados que aún no ha sido detenidos. Buscado por las autoridades de París por su supuesta relación con un asesinato en Francia, el presunto sicario fue identificado gracias a las imágenes grabadas por las cámaras de seguridad de los comercios cercanos al lugar del atentado. Si bien el día que se cometió llevaba el rostro cubierto por un caso, no había tomado esa misma precaución los días anteriores, cuando supuestamente fue a reconocer la zona cercana al domicilio del político. La investigación reveló que, tras disparar, Ayari huyó del lugar en la moto e intentó destruirla en un descampado de Fuenlabrada. Luego, se desplazó a un hotel del mismo municipio situado a kilómetro y medio, donde había pernoctado la noche anterior. La Policía cree que el franco-tunecino se trasladó a España solo para cometer el crimen y que muy posiblemente saliera poco después.

El otro identificado que aún ha sido arrestado es el marroquí Sami Bekal Bounouare, alias Pacho. Las pesquisas aún no han concretado el papel que pudo jugar en el complot para cometer el atentado, aunque la policía descarta que él fuese el instigador último del atentado o el organizador. La investigación ha revelado que este marroquí, que supuestamente abandonó España el día antes del intento de asesinato rumbo a su país, cruzó mensajes a través de una aplicación de mensajería instantánea antes y después del atentado con otro de los implicados, el español Naraya Gómez Mala.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_

Sobre la firma

Óscar López-Fonseca
Redactor especializado en temas del Ministerio del Interior y Tribunales. En sus ratos libres escribe en El Viajero y en Gastro. Llegó a EL PAÍS en marzo de 2017 tras una trayectoria profesional de más de 30 años en Ya, OTR/Press, Época, El Confidencial, Público y Vozpópuli. Es licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid.
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_