_
_
_
_
_

Los nervios de la trama del ‘caso Koldo’ ante la reclamación del Gobierno balear: “Es para meterle una por prevaricación”

Las conversaciones intervenidas entre Juan Carlos Cueto y Koldo García muestran su inquietud ante la iniciativa del Ejecutivo autonómico para exigir la devolución de parte del dinero de las mascarillas. El juez rechaza que Baleares se persone como acusación particular

Juan Carlos Cueto y Koldo García, durante un encuentro celebrado el 18 de octubre de 2023, en las inmediaciones de la estación de tren de Chamartín (Madrid), según consta en los seguimientos de la Guardia Civil incorporados al sumario.
Juan Carlos Cueto y Koldo García, durante un encuentro celebrado el 18 de octubre de 2023, en las inmediaciones de la estación de tren de Chamartín (Madrid), según consta en los seguimientos de la Guardia Civil incorporados al sumario.
J. J. Gálvez

El nerviosismo de los integrantes de la presunta trama del caso Koldo era evidente el pasado octubre, según los agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, cuando les llegó la reclamación del Gobierno balear, ya en manos del PP, que exigía que devolvieran 2,6 millones de euros por haber suministrado durante la pandemia unas mascarillas de un nivel inferior al que habían acordado. “Es para meterle una por prevaricación”, llega a decir el empresario Juan Carlos Cueto, uno de los implicados, según consta en los informes sobre los pinchazos telefónicos a la red corrupta. Este expediente abierto en Baleares, que no se inició hasta tres años después de la adjudicación, es una de las grandes claves del sumario (que investiga, entre otros, un delito de tráfico de influencias) y ha provocado, incluso, que Francina Armengol, entonces jefa del Ejecutivo autonómico y actual presidenta del Congreso, haya ofrecido este martes una rueda de prensa para defenderse.

Desde una sala del Parlamento, Armengol repitió la tesis que sostienen los socialistas: que fueron los técnicos del Servicio de Salud de Baleares quienes aceptaron, al inicio de la crisis sanitaria, la oferta de la compañía utilizada por la trama (Soluciones de Gestión y Apoyo a las Empresas S. L.); y que la reclamación tardó tres años por el retraso que provocó la pandemia en los trámites administrativos. Sin embargo, Armengol no ha revelado quién recomendó contratar las mascarillas con esa empresa.

Lo cierto es que en marzo de 2023, antes de que el PSOE perdiera el poder en la comunidad tras las elecciones de mayo, el Gobierno regional ya advirtió a la empresa de que iba a iniciar el expediente para resarcir a las arcas públicas. El 6 julio, con el Ejecutivo socialista aún en funciones, se firmó el informe para abrir la reclamación. Pero esta se notifica ya con el nuevo Gobierno de la popular Marga Prohens. El juez del caso en la Audiencia Nacional, Ismael Moreno, ha rechazado la petición de Baleares de personarse como acusación particular en el procedimiento mientras no se acredite “el eventual perjuicio” causado a la Administración regional por los hechos que se investigan, ya que estas operaciones se financiaron con fondos europeos, según la agencia Efe.

Juan Carlos Cueto, líder del conglomerado empresarial Grupo Cueto, que maneja presuntamente en la sombra Soluciones de Gestión, supo “el 17 de octubre de 2023″ de “esta vicisitud” por la notificación de la reclamación realizada por el nuevo Gobierno balear del PP, según la UCO. A continuación, según consta en el sumario, al que tuvo acceso EL PAÍS, se iniciaron una serie de conversaciones telefónicas y encuentros entre los componentes de la trama para tratar de frenar ese expediente de la Administración balear. De hecho, los investigadores apuntan que Cueto pidió a Koldo García, antiguo asesor del exministro José Luis Ábalos, que se moviera y tratara de “influir” a su favor: “Para conseguir una resolución beneficiosa para Soluciones de Gestión”, puntualiza el juez Ismael Moreno, instructor de la Audiencia Nacional.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
El empresario Juan Carlos Cueto (a la izquierda), junto a su abogado, a su llegada a la Audiencia Nacional, en Madrid, para comparecer ante el juez, el 28 de febrero.
El empresario Juan Carlos Cueto (a la izquierda), junto a su abogado, a su llegada a la Audiencia Nacional, en Madrid, para comparecer ante el juez, el 28 de febrero.Samuel Sanchez

Una de esas llamadas bajo sospecha, intervenida por la Guardia Civil, se produce el 23 de octubre. Koldo García telefonea a Cueto a las 19.43:

Juan Carlos Cueto. ¿Dígame?

Koldo García. A ver, te comento, ¿puedes hablar 15 segundos?, vale. Lo he intentado con el mío y me ha mandado a tomar por culo, literal, y ¿sabes por qué?

J. C. C. Sí, sí.

K. G. He intentado con otro amigo que estuvo allí con la jefa, ¿vale?, que estaba antes.

J. C. C. Sí.

K. G.: Me ha dicho que lo está gestionando, que ha conseguido hablar con el que estaba antes, antiguamente, y yo hablaba y no me ha cogido el teléfono, ¿vale?

J. C. C. Vale.

K. G. Me ha dicho que está complicado, por un motivo, porque dice, dice, yo no digo que sea verdad o mentira, que no se cumplió nada de lo que se expuso. Que no estoy dándole la razón, te estoy diciendo los argumentos que da él, ¿vale?

J. C. C. Sí.

K. G. Y luego lo he intentado, por los que están ahora, a través de mi amigo y me ha dicho: “¡Coño!, el problema que hay es que se hizo anteriormente, no ahora”, porque, al parecer... Lo que me han dicho es que no sabía muy bien de qué coño estaba hablando, pero debe ser que ha sido CUANDO ESTABAN LOS MÍOS [mayúsculas en el informe policial].

J. C. C. Sí, sí, el que ha iniciado ES EL TUYO, antes de irse.

K. G. Claro, claro, y ahí es donde tenemos el problema.

J. C. C. El que ha iniciado es el tuyo antes de irse, y les ha llegado la tostada a los nuevos.

K. G. Sí, sí, no, no, pero el problema está en que no sé con qué argumentos se basa o qué es lo que dice.

J. C. C.:Unos argumentos para llorar, o sea, PA [sic] METERLE UNA POR PREVARICACIÓN, o sea, porque sí, o sea, han hecho un desajuste, así te digo.

K. G. Vale, vale, bueno. Déjame hacer dos cosas, ¿vale?

[...]

J. C. C. Hemos pensado una posible solución para no entrar en guerra.

K. G. Vale, vale, yo te digo, a ver, yo te digo lo que he hecho para que tú sepas, porque si no, vamos de culo, ¿vale? La cuestión está...

J. C. C. Pero el de aquí te dice que está complicado porque viene de antes.

K. G. Claro, claro, él me dice: “¡Coño! es que no sé”. A ver, claro, también es verdad que ha sido hoy. [...] Bueno, YA TE LO EXPLICARÉ.

J. C. C. Vale, vale.

K. G. Me dice... Ha conversado directamente con el que estaba antes, que a mí no me coge, ¿vale?, que te quede claro. Y ya me ha dicho que... Este tío dice que no y que no y que no y que no y que, todo está mal y que no era lo que estaba, y que no y que no. Digo: “Bueno, bueno, vale. Pues ya está, vale, gracias y bueno, ya miraremos”.

J. C. C. Menudo hijo de puta.

K. G.: A ver, es el primer día, ten un poquito de paciencia, porfa.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_

Sobre la firma

J. J. Gálvez
Redactor de Tribunales de la sección de Nacional de EL PAÍS, donde trabaja desde 2014 y donde también ha cubierto información sobre Inmigración y Política. Antes ha escrito en medios como Diario de Sevilla, Europa Sur, Diario de Cádiz o ADN.es.
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_