El Gobierno negocia rebajas selectivas de impuestos para rentas medias y bajas para meterlas en los Presupuestos

El Ejecutivo descarta hacer una reducción del IRPF como la anunciada por el Gobierno valenciano y estudia otras vías. La ministra Montero lanza un mensaje a Puig: “No podemos ir a una espiral de bajadas”

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, este miércoles en el Congreso.
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, este miércoles en el Congreso.EDUARDO PARRA (Europa Press)

PSOE y Unidas Podemos están negociando el paquete fiscal que se va a incluir en los Presupuestos y que va a presentar el Gobierno en estos días, posiblemente incluso mañana jueves si logran cerrarlo. Según fuentes del Ejecutivo, contendrá algunas rebajas selectivas que puedan ayudar a las rentas medias y bajas, y subidas a las más altas. Sin embargo, destacan que no habrá una rebaja en el IRPF a todas las rentas por debajo de 60.000 euros como la anunciada por la Comunidad Valenciana ni nada similar. Según estas fuentes, implicaría una caída muy importante de la recaudación que España no puede permitirse en un momento en el que necesita muchos recursos para ayudar a los colectivos que más sufren la crisis y también para evitar que la deuda se descontrole. Hacienda ha recomendado a las autonomías que den ayudas directas a los colectivos que lo necesiten en vez de bajar impuestos, porque el mensaje político es muy negativo. Sin embargo, algunas comunidades ven más eficaz políticamente la bajada en pleno proceso preelectoral porque llega rápidamente a todo el mundo, mientras que las ayudas tienen una complejidad técnica importante para tramitarlas.

De hecho, el cheque de 200 euros ha tenido muy poco éxito. Por esa razón, todavía está sobre la mesa emplear el IRPF para gestionar las ayudas con un mayor impacto. En la reunión entre los socios de Gobierno, que transcurría durante la tarde de este miércoles y que en principio podía durar hasta altas horas de la noche, se estaban analizando varias vías. Algunas incluían el uso del IRPF, lo que podría abrir la puerta, por ejemplo, a usar impuestos negativos como los 100 euros al mes que se dan por madre trabajadora y que Unidas Podemos ha pedido ampliar a todas las madres y padres, trabajen o no, con un límite de renta para que no se beneficien también las altas. Sin embargo, estas fuentes precisan a última hora de la tarde que todavía no estaba acordado y que cabrían otras posibilidades distintas del IRPF.

Las ministras María Jesús Montero (izquierda) y Nadia Calviño, a su llegada al hemiciclo del Congreso de los Diputados.
Las ministras María Jesús Montero (izquierda) y Nadia Calviño, a su llegada al hemiciclo del Congreso de los Diputados. Eduardo Parra (Europa Press)

El Gobierno está visiblemente molesto por la competencia desatada entre las autonomías para reducir impuestos y especialmente con Ximo Puig, el presidente valenciano, que de momento es el único socialista que ha optado por esta vía, aunque hay otros que la tienen encima de la mesa. Puig argumenta que su rebaja es muy diferente a las que plantea el PP, que está eliminando el Impuesto de Patrimonio, que pagan las rentas más altas, mientras él rebaja a los que ganan por debajo de 60.000 euros y mantiene ese impuesto e incluso lo refuerza con inspecciones para garantizar que los ricos realmente lo pagan. Desde la Generalitat inciden en que los beneficiarios son los trabajadores y las clases trabajadoras y que ya hace un mes que anunció una reforma fiscal temporal para paliar la inflación y que se explicaría en el debate de política general del pasado martes. Se calcula que el ahorro para los contribuyentes valencianos será de 150 millones de euros. Pero el Ejecutivo está indignado con el presidente valenciano, un barón casi siempre en sintonía con el Gobierno, porque cree que le ha roto el discurso. La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, sin referirse expresamente a él, le ha lanzado este miércoles varios mensajes críticos indirectos, pero en tono muy firme, en los pasillos del Congreso: “No se puede ir a una espiral de bajada fiscal de las comunidades autónomas”, ha asegurado.

Aunque Montero ha cargado más claramente contra las autonomías del PP, porque quitan el Impuesto de Patrimonio, la crítica era para todos los que entran en la carrera de bajadas, y eso incluye a la valenciana. “Las comunidades tienen que ser coherentes. La gran mayoría de ellas están solicitando más recursos a través de la financiación autonómica, que vienen de la misma bolsa, que son los impuestos de todos”. Los socios de Gobierno de los socialistas en la Generalitat, Compromís y Unides Podem, han recordado estos días el incumplimiento del Ejecutivo a la hora de reformar el sistema de financiación, caducado desde 2014, que perjudica a la Comunidad Valenciana al ser la que menos recursos recibe.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Montero sostiene que no tiene sentido que España esté recibiendo 140.000 millones de euros de fondos europeos, que vienen de los impuestos de los 27 países de la UE, y los pida porque los necesita para la recuperación, pero a la vez esté bajando impuestos en las autonomías. Eso puede generar una gran tensión con algunos socios europeos, que ven cómo sus impuestos sirven para ayudar a España o Italia, que a la vez hacen rebajas fiscales generalizadas a sus ciudadanos por cuestiones electorales, algo que el Ejecutivo define como “demagogia fiscal”. “Resulta poco coherente que pidamos dinero a Europa y los titulares de prensa que lleguen a esos países desde España sean de bajadas de impuestos”, ha sentenciado.

Otras autonomías socialistas no optarán por la vía valenciana de bajada del IRPF y harán caso a las recomendaciones de Hacienda, que propone que es mucho más eficaz poner en marcha ayudas directas. El Gobierno de islas Baleares, dirigido por la socialista Francina Armengol, por ejemplo, ha decidido no tocar el tramo autonómico del IRPF y concentrarse en las ayudas directas a las familias, especialmente en este otoño e invierno, cuando la inflación y la crisis energética golpeará con más dureza a los ciudadanos. Fuentes del Govern confirman la firme decisión de Armengol de no tocar ese impuesto, en línea con Montero.

La ministra de Hacienda parece especialmente preocupada por la deriva del debate político sobre tributos, y está empeñada en hacer pedagogía para recordar a los ciudadanos que los impuestos son la única garantía de que haya un país más igualitario que permite, con una buena sanidad y educación públicas, que los de abajo tengan acceso a algo que sería impagable para ellos si fuera privado. “España necesita un debate sobre cómo atender a los colectivos con más dificultades, o a las empresas con problemas, como estamos ayudando ahora a las del transporte. Es una cuestión de justicia social, pero también de eficiencia económica. Una intervención quirúrgica es muy cara, unos estudios universitarios son muy caros. En la privada, la clase media no podría acceder, es impagable”, ha asegurado.

Montero ha insistido en que “el sistema fiscal es el pegamento de la sociedad”. Y ha añadido: “Se trata de hacer efectivo el pacto constitucional, que incluye el derecho a la salud o a la educación. No se trata de crear grandes élites que tengan mucho, sino una sociedad resistente que reparta las cargas. Miren lo que está pasando con la libra ahora que el Reino Unido ha anunciado bajadas masivas de impuestos. No es lo que recomienda el BCE ni la Comisión Europea, que están desaconsejando esas bajadas masivas de impuestos y solo hablan de bajadas selectivas, como las que está haciendo el Gobierno. Es importante poner un debate sosegado de la fiscalidad en nuestro país”.

 Ione Belarra interviene durante el pleno celebrado este miércoles en el Congreso de los Diputados.
Ione Belarra interviene durante el pleno celebrado este miércoles en el Congreso de los Diputados. Javier Lizon (EFE)

La noche de este jueves, la ministra de Asuntos Sociales y secretaria general de Podemos, Ione Belarra, ha reconocido que el debate sobre las bajadas de impuestos no se había suscitado en las negociaciones de los dos socios del Gobierno para los Presupuestos Generales del Estado: “Este debate no estaba encima de la mesa hasta hace unas pocas horas, las últimas 24 horas, desde que se produjo ese anuncio por parte del president de la Generalitat valenciana”. En una entrevista en Hora 25 de la Cadena SER, Belarra ha atribuido el anuncio de Ximo Puig a “una tensión que existe permanentemente en el PSOE de a veces ser demasiado benevolente con propuestas que hace el PP” y ha lamentado que la polémica desdibuje las cuestiones que considera prioritarias: “En este momento no podemos permitirnos entrar a debatir sobre bajadas de impuestos como está planteando Ayuso y Juanma Moreno, y hay que hablar de que en este país los ricos no pagan lo que les corresponde. Las grandes empresas, las grandes fortunas. Ese es el debate que hay que dar, porque si no es fácil enredarse en el que quiere dar el PP”, informa Paula Chouza.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS