Villarejo medió a favor de El Assir, amigo del rey emérito, con el magistrado que ahora le juzga

El policía pidió al juez el archivo de la causa por delito fiscal contra el traficante de armas

Juan Carlos I, el pasado 17 de diciembre, en un partido de tenis en Abu Dabi | ALI HAIDER (EFE)
Juan Carlos I, el pasado 17 de diciembre, en un partido de tenis en Abu Dabi | ALI HAIDER (EFE)

El comisario José Manuel Villarejo se reunió con el juez Fermín Echarri el 8 de julio de 2014, un mes después de la abdicación de Juan Carlos I, para pedirle ayuda en la causa que instruía sobre Abdul Rahman El Assir, entonces imputado por un delito fiscal por defraudar presuntamente casi 15 millones de euros a la Hacienda Pública española.

El Assir es un traficante de armas hispano-libanés amigo de Juan Carlos I que acompaña con frecuencia al rey emérito en el complejo privado de Abu Dabi donde reside desde su marcha de España en agosto de 2020. Echarri pasó de los juzgados de plaza de Castilla a la Audiencia Nacional, donde ahora se juzga, junto a otros dos magistrados, las primeras tres piezas del caso Tándem donde la Fiscalía pide decenas de años de cárcel para Villarejo. El comisario jubilado recusó al inicio del juicio al juez Fermín Echarri por entender que la reunión que mantuvo el 8 de julio de 2014 le invalida para formar parte del tribunal que debe resolver si es culpable. Pero la recusación fue rechazada.

La conversación de Villarejo con el juez fue grabada, como otras que mantenía el comisario con periodistas, políticos o empresarios, y forma parte del material incautado en sus propiedades tras la detención en noviembre de 2017. El policía llega al despacho del juez y le cuenta que hay interés policial en que se archive la causa abierta contra El Assir. El magistrado le indica que es un asunto antiguo, de 2003, que él instruye desde 2009 y que pese a que entendió, y así lo escribió en un auto, que había que archivar, la Audiencia Provincial revocó esa decisión y le ordenó que siguiese la instrucción por delito fiscal de dos ejercicios.

Suscríbete a los hechos

Si quieres apoyar la elaboración de noticias como esta, suscríbete a EL PAÍS
Suscríbete ahora

Villarejo. Esto interesa mucho más a los franceses que a nosotros, a nivel, digamos, de interés, este señor, como sabe, tenía una serie de relaciones con su majestad, etcétera, etcétera…

Juez. Sí, ya me habían comentado.

Villarejo. Y qué ocurre, que los franceses, por una serie de circunstancias, detectaron que este señor estaba colaborando con los intereses de España en el Magreb, etcétera, etcétera, y claro, que nosotros mismos seamos los que nos peguemos un tiro en el pie, por así decirlo, es un poco error. He tenido constancia del auto suyo, que por otra parte, es impecable, donde usted decía que no veía y tal… Y, claro, la Audiencia continúa… Ahí hubo una serie de intereses un poco espurios, en su momento, ese entorno de tal, de que a cambio de que…

Juez. Lo que pasa aquí es que como el administrador falleció, pues se ha quedado este señor como el único para afrontar las cosas, ha sido una cosa complicada porque tiene muchas sociedades, etcétera… Él reside en Suiza…

Villarejo. Los franceses tienen una acusación totalmente gaseosa sustentada en este asunto, tiene una especial importancia. Aparte de mi buen amigo Armengol, hemos oído de su objetividad y usted tiene todo el criterio… Creo que hay una serie de recursos del abogado.

Juez. No, no, ahora no queda nada más que el juicio oral. En el auto mío ya dije que a mí me obligaba la Audiencia a dictar ese auto, yo no podía… (…) Deberían intentar hablar con la Fiscalía para ver cómo pueden regularizar esta situación, porque el delito fiscal es uno de los delitos donde se puede llegar a un acuerdo, pagándolo en veces o lo que sea. Es un tema que está más en manos de la acusación popular, de la Abogacía del Estado. Yo poco puedo hacer ahí, habiéndome dicho la Audiencia: “Oiga, no, tiene que seguir por dos ejercicios”. Me parece que eran 12 millones de euros… Estamos hablando de cantidades… Yo no lo veía y el auto mío está fundamentado.

Villarejo. Su abogado tiene una excepcional opinión de usted. Es muy puntilloso, pero es muy correcto. Y, bueno, que sepa que hay ese interés, sobre todo porque en un mundo como el que tenemos, todo el mundo va a lo suyo y los españoles somos tan quijotes que para hacerle un favor a un país de al lado, aunque vaya en contra de nuestros intereses…

Juez. Lo único, decirle que en mis manos ya no está. Lo único es hablar con la Fiscalía y con la Abogacía del Estado.

Villarejo. Pues hablaremos…

El Assir, de 71 años, es un conocido comerciante internacional de armas. Su paradero era una incógnita desde que hace tres años decidió huir de la justicia española.

El 4 de octubre de 2018 tenía una cita importante en un juzgado de la Audiencia Provincial de Madrid, donde iba a ser juzgado por un fraude de casi 15 millones de euros a Hacienda. Retrasó la vista oral un mes esgrimiendo que se encontraba enfermo en Suiza, país en el que se estableció cuando empezaron sus problemas con la Agencia Tributaria. El juicio volvió a fijarse para el 5 de diciembre, luego para el 5 de febrero y finalmente para el 5 de marzo, pero no acudió a ninguna de las citas. El tribunal dictó una orden de búsqueda y captura internacional que sigue vigente.

50% de descuento

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS