Yolanda Díaz ensaya su proceso de escucha

La vicepresidenta pone el foco en la agenda verde y reúne a más de medio centenar de expertos para abordar los retos del empleo ante la transición energética

Yolanda Díaz debate con expertos sobre los retos del empleo ante la transición energética, el pasado miércoles en Madrid.
Yolanda Díaz debate con expertos sobre los retos del empleo ante la transición energética, el pasado miércoles en Madrid.Ministerio de Trabajo

Miércoles, 18 de mayo. Los termómetros rozan los 30 ºC a primera hora de la tarde en Madrid. Ha terminado el pleno del Congreso y en la Comisión de Igualdad se dirime el futuro de la ley de libertad sexual, en peligro a esa hora por las visiones encontradas entre los socios del Gobierno sobre la abolición de la prostitución. La vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, quien ha asistido a la sesión de la mañana en la Cámara baja, tiene aún por delante varios actos en su agenda. Antes de la presentación del libro de la portavoz de Más Madrid en la Asamblea regional, Mónica García (Política sin anestesia), la titular de Trabajo, máximo cargo institucional de Unidas Podemos en el Ejecutivo, reúne a más de medio centenar de expertos para entablar un debate acerca de los retos del empleo ante la transición energética. Se trata de una actividad dentro de las competencias de su ministerio, pero la filosofía y el formato del encuentro, así como el objeto de discusión de la charla, anticipan en buena medida el que será su “proceso de escucha”, esa gira por España para conversar con diferentes colectivos y que servirá como primer paso en la construcción de un proyecto político propio capaz de convertirse en alternativa electoral en las generales de 2023.

“La vocación de este encuentro es una reflexión colectiva y transversal que parte de dos premisas”, anunció la vicepresidenta al tomar la palabra. “La lucha contra el cambio climático es incuestionable y, por tanto, todas las políticas tienen que ser climáticas, pero también, invocar desde el ministerio la necesidad de que esos cambios sean justos, con el trabajo en el centro”, alentó. “Lejos de los discursos más negativos sobre la transformación del modelo productivo, creo que si nuestro país hace las cosas bien, no tiene por qué ser así”, abogó Díaz. La vicepresidenta defendió administraciones “fuertes” que pongan en marcha políticas públicas para que ese cambio sea “inclusivo, con empleos verdes y de calidad”, la importancia de la formación, la urgencia de la reforma del bono social y la democratización de la energía.

Ecologismo y feminismo

El ecologismo será uno de los temas centrales de su proceso. En múltiples declaraciones, Díaz ha manifestado su intención de trabajar en lo que llama un “proyecto de país para la próxima década” que contemple entre sus prioridades la agenda verde, así como el feminismo y el trabajo digno.

Para organizar el diálogo, el ministerio llevó a cabo una amplia ronda de contactos previos con perfiles multidisciplinares y visiones diversas de la realidad territorial española. Según fuentes de Trabajo, tanto los finalmente convocados como los turnos de palabra durante el acto tuvieron como criterio la paridad de género y todas las personas pudieron hablar en un encuentro que duró unas tres horas. Entre los invitados se encontraba el secretario de Estado de Derechos Sociales y economista, Nacho Álvarez. También Jorge Morales, director de Geoatlanter; Fernando Ferrando, de la Fundación Renovables; Eva Saldaña, directora de Greenpeace España; Carol Coll, de Som Energia; o Joan Herrera, exdiputado autonómico en Cataluña y director de Energía y Medioambiente del Ayuntamiento de El Prat.

Aunque no es la primera vez que la vicepresidenta reúne a expertos en una materia —hace unos meses mantuvo otro encuentro con un grupo de economistas—, la metodología del evento, con una intervención inicial de Díaz y la conversación posterior para que el resto de participantes pudiera aportar ideas en torno a una problemática concreta, será una de las que utilizará durante su recorrido por España. La dirigente gallega tiene previsto dar el pistoletazo de salida a esa primera fase de su proyecto después de las elecciones andaluzas del próximo 19 de junio, previsiblemente en julio, y la gira —que realizará con sus propios recursos, en su coche y con un equipo de voluntarios, según anunció ella misma— durará un máximo de seis meses.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La titular de Trabajo, quien pone el foco en los ciudadanos y no en los partidos en esta fase del proceso —una cuestión que ha desatado tensiones con Podemos, acostumbrado a dirigir UP tras años de liderazgo de Pablo Iglesias—, aún no ha revelado si está dispuesta a encabezar en las generales una plataforma política que aglutine a varias formaciones a la izquierda del PSOE y a una parte de la sociedad civil, pero su intención es anunciarlo a final de año. El mismo miércoles a última hora se conoció que Sumar es el nombre de la asociación que servirá de instrumento para poner en marcha y encargarse de la logística de su proyecto.

En realidad, Díaz lleva un tiempo ya “escuchando” y desarrollando una agenda para proyectar su liderazgo más allá del Ministerio de Trabajo. En diciembre fue recibida por el papa Francisco en el Vaticano y un mes más tarde participó en un acto en Madrid junto al economista francés Thomas Piketty. Además de asistir a la toma de posesión del presidente chileno, Gabriel Boric, en marzo, también viajó a Brasil para promocionar la reforma laboral junto al exdirigente y futuro candidato Luiz Inácio Lula da Silva. Algunos de estos actos, como el del miércoles pasado, se producen sin que haya antes mucho ruido, como la conferencia en la Universidad de Santiago del pasado abril o el encuentro en el Instituto Cervantes con españoles residentes en Berlín en una visita reciente a la capital alemana. Oficialmente, los detalles de su “proceso de escucha” siguen siendo un misterio, pero el recorrido de los últimos meses sirve de ensayo y ofrece algunas pistas.

Cierre de filas de Podemos e IU

Tanto Izquierda Unida como Podemos han cerrado filas este lunes con el proyecto de Yolanda Díaz, aunque la formación que dirige Ione Belarra ha reconocido que no ha hablado con la vicepresidenta tras hacerse público el registro de la marca (Sumar) para poner en marcha el proceso. La ministra de Igualdad, Irene Montero, reveló el jueves que su partido no estaba enterado de la inscripción, mientras que el coordinador federal de IU, Alberto Garzón, dijo el sábado estar al tanto.

El responsable de Consumo ha reiterado en TVE el compromiso de su organización con los planes de la titular de Trabajo y ha explicado, asumiendo la tesis de Díaz, que aunque los partidos van a ser “necesarios”, no deben “llevar el protagonismo” del proyecto. “Aquí no sobra nadie, somos todos imprescindibles porque lo que tenemos que hacer es construir una alternativa de país que no solo represente a la izquierda”, ha añadido Garzón al ser preguntado sobre si Podemos era “imprescindible” en esa plataforma, como afirmó el domingo Belarra en una clara reivindicación del papel de Podemos. IU ha lanzado, además, este lunes la campaña Da el Paso, en la que anima a afiliarse al partido para “participar en la construcción de un frente amplio que una a la izquierda social, ecologista y feminista”, según ha explicado la formación en un comunicado.

“Sabiendo que somos una fuerza indispensable de la izquierda en este país, vamos a sumar, a colaborar, a arrimar el hombro y hacer todo lo posible para que Yolanda sea la próxima presidenta”, ha reafirmado este lunes, por su parte, el coportavoz de Podemos Pablo Fernández en rueda de prensa. “Nos va a tener a su lado con colaboración total, compromiso con la unidad”, remarcó antes de subrayar de nuevo el peso de la formación. "En esa candidatura amplia, diversa y plural es evidente que la importancia y la presencia de Podemos será determinante", advirtió.

50% de descuento

Contenido exclusivo para suscriptores

Lee sin límites

Sobre la firma

Paula Chouza

Periodista de Política en EL PAÍS. Participó en el lanzamiento de EL PAÍS América en México. Trabajó en el Ayuntamiento de A Coruña y fue becaria del Congreso de los Diputados, CRTVG o Cadena SER. Es licenciada en Periodismo por la Universidad de Santiago de Compostela, Máster en Marketing Político y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS