_
_
_
_
_

Belarra reafirma la posición de Podemos contra el envío de armas a Ucrania tras la crisis interna

La secretaria general del partido propone ante el Consejo Ciudadano Estatal un “plan de emergencia energético” que contempla un cheque de 300 euros a las familias para pagar las facturas de luz y gas

La secretaria general de Podemos, Ione Belarra, este viernes en la sede del partido.
La secretaria general de Podemos, Ione Belarra, este viernes en la sede del partido.FERNANDO VILLAR (EFE)
Paula Chouza

El conflicto en Ucrania ha centrado este viernes la reunión del Consejo Ciudadano Estatal de Podemos. El debate del órgano de dirección del partido llega una semana después de la crisis desatada dentro del Gobierno de coalición —y entre los ministros de UP— por el rechazo de la formación al envío de armas al país anunciado por el presidente Pedro Sánchez. La secretaria general, Ione Belarra, ha defendido la postura manifestada días atrás, aunque ha rebajado el tono en un discurso sin alusiones directas al PSOE, después de que los socios pactaran el lunes enterrar las hostilidades en público. Según fuentes próximas a la dirección, Podemos quiere ensanchar el debate sobre las consecuencias de la escalada bélica y pone el foco en las propuestas. La titular de Derechos Sociales ha abogado por un “plan de emergencia energético” que contempla un recorte adicional de los beneficios caídos del cielo de las empresas eléctricas y una ayuda de 300 euros a las familias para pagar las facturas de luz y gas.

“Desde Podemos hemos vuelto a elegir el camino más difícil en un momento clave, pero creo firmemente que es el camino correcto”, justificó Belarra, quien con su posicionamiento contrario al envío escenificó una ruptura dentro de Unidas Podemos cuando el debate aún no estaba zanjado dentro del grupo parlamentario. “Entiendo las dudas, es un tema vidrioso, poliédrico, pero en los Gobiernos se está para tomar decisiones difíciles”, argumentó el jueves por la noche Yolanda Díaz en una entrevista desde Chile, donde asiste a la toma de posesión del presidente Gabriel Boric. Aunque la vicepresidenta y los ministros Alberto Garzón (IU) y Joan Subirats (comunes) cerraron filas con Sánchez, lo que escenificó el enésimo encontronazo con Podemos, la secretaria general del partido recordó que su formación no estuvo sola en el rechazo a la entrega de armamento a la resistencia ucrania. “Quiero agradecer a la militancia de Podemos, pero también a la de Izquierda Unida, del Partido Comunista de España y de Alianza Verde el haber defendido lo que pensamos que es ético y justo, aunque se nos criminalice e infantilice”, recalcó Belarra, en alusión a su apuesta por la diplomacia y el diálogo.

Tan solo unas horas antes, la vicepresidenta segunda se ratificaba también en su apoyo al presidente del Gobierno. “Hice lo que tenía que hacer. La política exterior la lidera el presidente Sánchez, pero también Rusia invadió ilegalmente a otro país que tiene derecho a la legítima defensa. Son razones suficientes para acompañar a los pueblos cuando ellos deciden tomar parte en su historia”, declaró en CNN.

En su discurso, la ministra de Derechos Sociales —que en esta ocasión no ha estado acompañada de la número dos de Podemos, la titular de Igualdad, Irene Montero, de viaje también en Chile— defendió de nuevo un “movimiento europeo por la paz”, de la mano de figuras como Jean-Luc Melènchon (dirigente de Francia Insumisa) o Jeremy Corbyn (exlíder del Partido Laborista). “Un movimiento que nos permita tender puentes con la otra Rusia, la que no acepta el autoritarismo y el desprecio por los derechos humanos de Putin”, enfatizó Belarra, quien cree que Naciones Unidas o la OSCE tienen un ”margen de actuación mucho mayor del que están desplegando” y reclama “más esfuerzos” en ese sentido.

Nuevo escudo “social y verde”

En un contexto de crisis económica derivada del conflicto en Ucrania, la secretaria general de Podemos ha abogado por un nuevo “escudo social y verde” que contemple un “plan de emergencia energético”. Además de reclamar el recorte de los beneficios de las eléctricas y desconectar el precio del gas de la fijación de precios en el mercado mayorista, este programa incluye la creación de un cheque-ayuda energético de 300 euros, en un único pago, para 19 millones de familias españolas. La medida, estima el partido, costaría unos 5.700 millones de euros. Podemos también propone el recargo del 10% del impuesto de sociedades a las grandes eléctricas y acelerar el abandono de los combustibles fósiles. Este “escudo social” incluye otros tres ejes: la reforma fiscal urgente para “blindar” los servicios públicos y crear un “sistema estatal de cuidados” que recoja la ampliación de los permisos de maternidad y paternidad o la renta de 100 euros al mes por crianza, que Derechos Sociales quiere aprobar en la ley de diversidad familiar. También pone el foco en la protección del tejido productivo (sobre todo a pymes y el sector primario) y en que España se convierta en un país de acogida que trasforme el sistema de asilo.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Paula Chouza
Periodista de Política en EL PAÍS. Participó en el lanzamiento de EL PAÍS América en México. Trabajó en el Ayuntamiento de A Coruña y fue becaria del Congreso de los Diputados, CRTVG o Cadena SER. Es licenciada en Periodismo por la Universidad de Santiago de Compostela, Máster en Marketing Político y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_