LEY DE REFORMA LABORAL
Análisis
Exposición didáctica de ideas, conjeturas o hipótesis, a partir de unos hechos de actualidad comprobados —no necesariamente del día— que se reflejan en el propio texto. Excluye los juicios de valor y se aproxima más al género de opinión, pero se diferencia de él en que no juzga ni pronostica, sino que sólo formula hipótesis, ofrece explicaciones argumentadas y pone en relación datos dispersos

Peligra el diálogo social

La semana que queda para la votación de la reforma laboral en el Congreso es aún amplia y da tiempo al Gobierno de coalición para conseguir apoyos

La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, en un coloquio con el secretario general de UGT de Catalunya, en Barcelona, este miércoles.
La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, en un coloquio con el secretario general de UGT de Catalunya, en Barcelona, este miércoles.David Zorrakino (Europa Press)

La desazón de los agentes sociales, sindicatos y organizaciones empresariales, va en aumento. Su reforma laboral se examina en el Congreso el próximo 3 de febrero, después de alcanzar un acuerdo con el Gobierno la víspera de Nochebuena. Una semana en medición política es un período aun amplio en el que da tiempo para que el Gobierno de coalición consiga los votos en el Congreso y pueda convalidarse la primera gran reforma laboral conseguida con los agentes sociales en cuatro décadas.

La discusión del PSOE con el PNV y con ERC está en cuestiones de fondo, pero también en quiénes serán los compañeros en este viaje. La negociación con Ciudadanos estomaga a ERC, no agrada al PNV e incomoda e inquieta a Unidas Podemos. No vaya a significar que la legislatura emprenda un camino hacia la derecha, sostienen en UP. Ese temor sobre la orientación política del Gobierno en el supuesto de que cuente con el apoyo de Ciudadanos es ajeno a los agentes sociales. Su temor es otro: si la reforma laboral, trabajada durante algo más de nueve meses, no sale adelante, el diálogo social habrá reventado para toda la legislatura. No habrá reforma laboral pero tampoco decenas de proyectos que Gobierno y agentes sociales tienen en cartera para los dos próximos años. Es la sombría previsión sindical.

Con Yolanda Díaz al frente del Ministerio de Trabajo se han firmado 13 acuerdos con sindicatos y patronal. Por delante hay negociaciones de gran calado, como la subida del Salario Mínimo Interprofesional de 2022 y 2023; la ley de empleo; el Estatuto de los Trabajadores del siglo XXI; la ley de democracia en las empresas; la mejora de la protección al desempleo o la transposición de la directiva de permisos de tiempo de trabajo corresponsable. Si hay fiasco en la reforma laboral, el diálogo social puede languidecer hasta extinguirse hasta las próximas elecciones, según los sombríos augurios de los sindicatos, nada distantes de la previsión empresarial. Los representantes de los trabajadores saben que el Gobierno no tiene margen para aceptar modificaciones sustanciales. Ni ellos ni la CEOE; pero el Ejecutivo puede salirse del marco del acuerdo y hacer normas fuera del perímetro de la reforma. Para ello, ERC y el PNV deben aceptar la reforma laboral que salió del pacto de los agentes sociales, y abrir una negociación paralela y al margen del contenido pactado.

La dificultad está en la política, proclaman sindicatos y patronal, en una suerte de “con la política hemos topado”, expresado por quienes en absoluto son apolíticos pero sí autónomos respecto a los dictados de los partidos. El PNV no va a dejar su exigencia de que los convenios autonómicos sean los prevalentes. De cerca, les miran los sindicatos nacionalistas. No pensaron los agentes sociales que esta demanda fuera a ser el impedimento. En la práctica esta primacía autonómica no tiene excesiva incidencia, aseguran.

Las objeciones de ERC, ¿tienen que ver con la rivalidad política con Unidas Podemos, sin ver los beneficios para trabajadores precarios o las nuevas condiciones para la subcontratación? Preguntas sindicales que rozan la indignación ante la posibilidad de que nunca se sepa que frutos hubiera dado esta reforma de la reforma.


Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores

Lee sin límites

Sobre la firma

Anabel Díez

Es informadora política y parlamentaria en EL PAÍS desde hace tres décadas, con un paso previo en Radio El País. Es premio Carandell y Josefina Carabias a la cronista parlamentaria que otorgan el Senado y el Congreso, respectivamente. Es presidenta de Asociación de Periodistas Parlamentarios (APP).

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS