Francia autoriza la entrega temporal de Txeroki a España por un atentado en Bilbao en 2002

El tribunal de Apelación aprueba su envío por un máximo de dos meses, antes de finales de agosto, para que el etarra sea juzgado por una bomba que dejó daños materiales

El etarra Garikoitz Aspiazu, 'Txeroki', en 2019, en la Audiencia Nacional.
El etarra Garikoitz Aspiazu, 'Txeroki', en 2019, en la Audiencia Nacional.Zipi (EFE)

La justicia francesa ha autorizado este miércoles la entrega temporal a España del exjefe de ETA Mikel Garikoitz Aspiazu Rubina, alias Txeroki, para que sea juzgado por un atentado con bomba perpetrado por la banda terrorista en Bilbao en enero de 2002 que dejó daños materiales.

Según ha decidido la sala de instrucción del Tribunal de Apelación de París, Txeroki será entregado antes de que acabe agosto, y por un máximo de dos meses, a la justicia española. Esta había solicitado que el plazo fuera de seis meses, mientras que la abogada del exdirigente etarra había pedido que se limitara a uno solo. El exjefe de ETA, que actualmente cumple 30 años de cárcel en el sur de Francia, ya ha sido enviado temporalmente en varias ocasiones desde su detención en este país en 2008 a España, para afrontar varios de los múltiples juicios que tiene pendientes.

El tribunal de Apelación parisino también ha dado su visto bueno este miércoles a la entrega diferida de Txeroki, de 48 años, a España por otras tres de las 11 causas por las que le sigue reclamando la justicia española. En estos sumarios figura uno por “intento de asesinato terrorista” por el envío, en enero de 2002, de un paquete bomba a un directivo en Bizkaia de Radio Nacional por parte del comando K Olaia del que Txeroki está acusado de formar parte. Aspiazu Rubina ya fue condenado en 2018 a 18 años de cárcel por el envío en las mismas fechas de otro paquete bomba contra una directiva de Antena 3. Sin embargo, en 2011, cuando la justicia española lo juzgó por primera vez por diversos delitos que le supusieron una pena de 377 años de cárcel, fue absuelto del intento de asesinato, mediante otro paquete bomba en las mismas fechas, del entonces vicepresidente del Grupo Correo, Enrique Ybarra.

En cualquier caso, su defensa tiene aún tiempo —hasta tres días una vez reciba la notificación oficial— para recurrir ante el Tribunal Supremo esta decisión, que de todos modos no se efectuaría hasta que el etarra, detenido el 17 de noviembre de 2008 en Francia, cumpla varias de las penas por terrorismo que se le impusieron en este país. Incluso si se le aplican reducciones de condena, Txeroki no saldrá libre antes de 2032, según la agencia France Presse.

Mientras tanto, la presidenta del tribunal parisino ha pedido más información a España sobre las otras ocho causas por las que se ha pedido su entrega, entre ellas como presunto cerebro del atentado contra la terminal T4 del aeropuerto madrileño de Barajas en diciembre de 2006, en el que murieron dos personas y que torpedeó las negociaciones entre ETA y el Gobierno español. La nueva audiencia para revisar estos expedientes ha sido fijada para el 6 de abril.

Su abogada, Xantiana Cachenaut, pidió en octubre el rechazo de esa demanda, al estimar que las declaraciones de otra figura de ETA, Martin Sarasola, que lo incriminan, le fueron “arrancadas” durante su detención provisional en España, recuerda Efe. El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) de Estrasburgo condenó a España en febrero de 2018 por “tratos inhumanos y degradantes” a Sarasola y a otro miembro de ETA, Igor Portu, cuando se encontraban “bajo el control” de la Guardia Civil.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Cuando Txeroki fue arrestado en noviembre de 2008 en Cauterets, en el suroeste de Francia, era el dirigente más buscado de ETA.

Sobre la firma

Silvia Ayuso

Corresponsal en París. Previamente formó parte del equipo de EL PAÍS en Washington. Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid, comenzó su carrera en la agencia Efe y posteriormente en la alemana Dpa, para la que también fue corresponsal en Santiago de Chile, La Habana y Washington.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS