El Gobierno desautoriza a Garzón por sus declaraciones sobre las macrogranjas y él se reafirma: “Las declaraciones son como ministro”

La portavoz del Ejecutivo, Isabel Rodríguez, subraya la “altísima calidad” de los productos cárnicos españoles, pero el dirigente de Unidas Podemos se reitera: “Lo que dije es impecable”

El ministro de Consumo, Alberto Garzón, interviene durante la sesión de control al Gobierno en el pleno del Senado, el 13 de abril.
El ministro de Consumo, Alberto Garzón, interviene durante la sesión de control al Gobierno en el pleno del Senado, el 13 de abril.Kiko Huesca (EFE)

La portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, ha distanciado este miércoles al Ejecutivo de las polémicas declaraciones del ministro de Consumo, Alberto Garzón, sobre la calidad de la carne de las macrogranjas. “Hablaba a título personal”, ha defendido Rodríguez sobre la entrevista que concedió Garzón a The Guardian a finales de diciembre, en la que criticaba el impacto negativo de la ganadería intensiva sobre el medioambiente y la calidad de la carne, en contraposición con la sostenibilidad del modelo extensivo. “Para este Gobierno, el sector ganadero es prioritario”, ha defendido Rodríguez durante una entrevista en la cadena La Sexta, en la que también ha resaltado la “altísima calidad” de los productos cárnicos españoles. El ministro de Consumo ha respondido en la tarde de este miércoles, y ha rechazado retractarse de sus declaraciones. “Lo que dije es impecable”, ha afirmado Garzón en una entrevista en la cadena SER. “Mis declaraciones son como ministro de consumo. No podría ser de otra manera tratándose de una materia que es competencia del Ministerio de Consumo”, ha sentenciado.

El ministro ha achacado la polémica creada en torno a sus afirmaciones en el diario británico de “bulo” promovido por “el lobby de la industria cárnica”. Pese a hablar, según el mismo, en nombre del Gobierno, sí ha admitido discrepancias en el seno del Ejecutivo: “Estamos en un Gobierno de coalición donde hay diferentes actores y puede haber diferencias, como se han expresado en otras materias”. Garzón ha señalado que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y Yolanda Díaz, vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, “han hablado” sobre la polémica, pero no ha revelado el contenido de la conversación. Díaz sí ha defendido en público las palabras de Garzón: “Nuestro país debe seguir apostando por la ganadería sostenible (...) Y denunciar aquellas prácticas que agravan la crisis climática”.

A la pregunta de si Garzón debería dimitir, Isabel Rodríguez ha evitado posicionarse: “Eso se lo deberá preguntar a él”. La ministra portavoz no ha sido la única miembro del Gabinete que ha salido a contradecir este miércoles a Garzón. Esta misma mañana, la ministra de Educación y Formación Profesional, Pilar Alegría, se ha desmarcado de las manifestaciones del titular de Consumo. “En la entrevista no marca ninguna posición del Gobierno, son a título personal. No es la primera vez que lo hace”, ha expresado Alegría en una entrevista en Onda Cero, en concordancia con Rodríguez. “La posición del Gobierno sobre este tema la hemos dejado muy clara en otras ocasiones, empezando por el propio presidente del Gobierno, que ha pronunciado de forma taxativa su posición a favor del sector ganadero”, ha continuado la ministra de Educación, que ha reiterado que la postura de Garzón en la entrevista no representa la del Ejecutivo. “España es un gran productor de alimentos de calidad, donde conviven modelos intensivos y extensivos, y ambos generan empleo y economía para nuestros pueblos”, ha concluido Alegría.

El presidente manchego, Emiliano García Page, del PSOE, también se ha sumado a las críticas y ha instado a Garzón a “rectificar”. “No se puede hacer propaganda negativa de un sector tan importante en el exterior. Nuestra carne cumple todos los estándares de control y es de primera calidad”, ha juzgado desde su cuenta oficial de Twitter.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El presidente de Asturias, Adrián Barbón, sin embargo, ha defendido el modelo asturiano de ganadería extensiva por ser “sostenible” y “de calidad”, al igual que ha hecho Garzón. “Cualquier diputado/a de Asturias debería saberlo y conocerlo”, ha sostenido en redes sociales, en referencia a la acusación de la presidenta del PP asturiano, Teresa Mallada, que le ha reprochado que no saliera a pedir la dimisión de Garzón, del que ha dicho que “machaca una y otra vez a los ganaderos”. Barbón ha contestado de forma indirecta a la dirigente autonómica: “Lo malo de algunos diputados/as es que no conocen el modelo de ganadería que practicamos en Asturias y se limitan a decir y defender lo que les mandan desde Madrid. Y acaban defendiendo un modelo de ganadería que es totalmente contrario a Asturias y nuestros intereses”.

La conversación que mantuvo Garzón con el medio inglés es del 26 de diciembre, pero ha comenzado a generar polémica esta semana. En la entrevista, el ministro diferenciaba entre el modelo intensivo de ganadería y el extensivo. Sobre el primero, sostuvo que se trata de una “ganadería ecológicamente sostenible y que tiene mucho peso en determinadas regiones de España como Asturias, parte de Castilla y León, e incluso Andalucía o Extremadura”. Sobre el segundo, argumentó que hay grandes empresas que se aprovechan de pueblos de la España despoblada para explotar 4.000 cabezas de ganado y contaminar los suelos y el agua. Además, añadió que la carne es “de peor calidad” y que es fruto del “maltrato animal”.

Enrique Santiago, secretario de Estado de la Agenda 2030, en la misma líea que la vicepresidenta ha apoyado la ha la postura del ministro de Consumo: “Que Garzón defienda la ganadería extensiva frente a las macrogranjas es lo que deberían hacer no solo todos los ministros, también todas las administraciones”. Y ha añadido que “la sostenibilidad” es un compromiso del Ejecutivo con Naciones Unidas.

Es esta última parte la que ha despertado el malestar en gran parte del espectro político, que ha considerado que las declaraciones suponían un ataque a todo el sector ganadero. La Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores, Asaja, ha pedido su dimisión, y tanto el Partido Popular, como Ciudadanos y Vox han demandado responsabilidades al ministro, que ha publicado en su cuenta oficial de Twitter la transcripción completa de sus declaraciones durante la entrevista para contrarrestar lo que considera “el bulo y la mentira”. También el presidente de Aragón, el socialista Javier Lambán, ha criticado con dureza a Garzón y ha pedido su cese inmediato. “Estas desgraciadas e insensatas declaraciones son una agresión directa a una parte importante de la economía aragonesa”, ha afirmado a través de Twitter.

No es la primera vez que el ministro de Consumo se ve envuelto en una polémica con el sector cárnico. En julio también se enfrentó a las críticas de la oposición por defender que sería aconsejable reducir el consumo de carne. En aquella ocasión, Garzón argumentó que “el 14,5% de las emisiones de gases de efecto invernadero proviene de la ganadería”, y también apuntó a las macrogranjas como protagonistas del problema. Esas declaraciones le valieron un intento del PP para reprobarlo en el Congreso, sin éxito. Esta vez ha sido Ciudadanos quien este martes ha registrado una proposición no de ley para reprobar al ministro en la Cámara baja.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS