La gestión de los centros de internamiento de menores, en el punto de mira

La Fiscalía recibe una denuncia que acusa a un reformatorio de Almería de obligar a los internos a trabajar como albañiles

Un grupo de menores realiza labores de albañilería en el centro de internamiento de El Molino.
Un grupo de menores realiza labores de albañilería en el centro de internamiento de El Molino.

La denuncia recibida el pasado enero en la Fiscalía de Almería, habla de “explotación de menores sin mesura”. El texto está firmado por “los trabajadores del Centro de Internamiento de Menores Infractores El Molino en Almería”, pero ninguno aporta su nombre y apellido. Allí viven 65 jóvenes que cumplen penas de privación de libertad. La denuncia señala que los menores fueron obligados a “realizar trabajos de albañilería con el agravante de llevarlos a cabo sin medidas de seguridad” y aporta fotografías y vídeos, a los que ha tenido acceso EL PAÍS, en los que puede verse a los internos trabajan...

Más información

Lo más visto en...

Top 50