la crisis del coronavirus

Sánchez dice que el confinamiento no se frena y avisa al PP: “Nadie puede ganar solo esta guerra”

El presidente advierte de que se "mantendrán o reforzarán las restricciones” en función de la evolución de la crisis sanitaria

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, conversa con el ministro de Sanidad. En vídeo, Sánchez pide "empezar ya la desescalada en la tensión política", durante su comparecencia en Moncloa.FOTO: Europa Press | Vídeo: EPV

La posible relajación, tras un mes de confinamiento, que pueda provocar entre la población la reanudación a partir de este lunes de las actividades económicas suspendidas el 30 de marzo inquieta mucho al Gobierno. La inminente vuelta a la actividad de sectores como la industria y la construcción no conlleva una desescalada en la emergencia sanitaria, les ha reiterado Pedro Sánchez primero a los presidentes autonómicos y a continuación, poco después de las tres de la tarde, en horario de máxima audiencia, a los 47 millones de españoles que llevan semanas hacinados. “Quiero ser muy claro: no estamos siquiera entrando en una segunda fase. La desescalada comenzará como pronto dentro de dos semanas y será progresiva y cautelosa. El confinamiento general continuará al menos las próximas dos semanas”, ha afirmado el presidente. La situación continúa siendo crítica para España, con 16.972 fallecidos y más de 166.000 contagiados contabilizados. Sánchez ha celebrado que, si bien en los días anteriores a la declaración del estado de alarma el crecimiento de los contagios era de un 38%, un mes después lo hacen a un ritmo del 3%. Pero aun así, pese a la mejoría en las cifras, ha reiterado que “únicamente ha finalizado la medida extrema de hibernación” de todas las actividades económicas no esenciales en vigor durante las últimas dos semanas.

“La que debe ser, en cambio, inmediata y empezar ya es la desescalada en la tensión política”, ha subrayado Sánchez, que ha invitado a todos los partidos, con especial fijación en el PP, fundamental para conseguirlo, a unirse en un “gran pacto para la reconstrucción económica y social del país”. “La potencia destructiva del virus no distingue territorios ni colores políticos (...) Deben quedar atrás las palabras gruesas, el lenguaje agresivo. Por parte de todos. Y me comprometo a ser el primero en trabajar en ello por mi responsabilidad como presidente del Gobierno”, ha aseverado, al tiempo que instaba a que se produjera “cuanto antes”. “Debe dar paso a la unidad, al diálogo, al consenso, al acuerdo. Este será mi empeño absoluto y a él me consagraré", se ha comprometido pese a las críticas que ha recibido de los presidentes autonómicos nacionalistas y del PP, que entienden que no cuenta con ellos lo suficiente. “Es verdad que quieren tener una mayor capacidad en la toma de decisiones pero los ciudadanos y presidentes entenderán que el Gobierno tiene que tomar medidas en algunas ocasiones de manera muy rápida en una situación inédita”, ha argumentado Sánchez, que no ha querido confrontar y ha calificado todas las críticas como “constructivas”. “En tanto persista esta emergencia no saldrá de mis labios otra palabra que unidad; ni un reproche, ni una crítica, ni un desplante”, se ha reafirmado.

Sánchez ha manifestado a los líderes territoriales que ese acuerdo para la reconstrucción, que considera una suerte de reedición de los Pactos de la Moncloa de 1977, “solo alcanzará plenamente sus objetivos con la participación de todos los partidos”. “También del principal partido de la oposición, un partido que ha gobernado España hasta en cuatro legislaturas y que gobierna en varias comunidades de gran peso", ha destacado, en alusión al PP. Su líder, Pablo Casado, considera la propuesta un “señuelo”. “Nadie puede ganar solo esta guerra, solo unidos venceremos al virus”, ha sido el mensaje que le ha transmitido Sánchez, al que antes de que concluya la próxima semana le gustaría celebrar la primera reunión de lo que ha definido como unos “nuevos Pactos de la Moncloa”. Para lograrlo ha puesto como ejemplo los acuerdos en los que han coincidido los dos grandes partidos como el Pacto Antiterrorista y el Pacto de Toledo para la sostenibilidad de las pensiones.

“La primera generación de políticos de nuestra democracia estableció hace 40 años el precedente. Propongo que nos inspiremos en su ejemplo y busquemos el acuerdo”, ha invitado Sánchez en una intervención en la que ha utilizado un lenguaje de fuerte componente bélico para definir la crisis sanitaria. El presidente ha pronunciado ocho veces la palabra “guerra” y en dos ocasiones “lucha”, “batalla” y “combate”. También habló de “postguerra”.

El presidente ha puesto como ejemplo a seguir el “espíritu de unidad alcanzado en Europa”. Los ministros de Finanzas de la UE pactaron el jueves desbloquear medio billón de euros contra la crisis, aunque la mutualización de la deuda se ha aplazado a una futura cumbre. “Europa ha logrado un primer acuerdo que no colma plenamente nuestras demandas pero que supone una primera inyección de energía para el durísimo golpe que está soportando nuestra economía. Seguiremos reclamando una respuesta más ambiciosa y seguiremos proponiendo un verdadero plan Marshall para reactivar las economías europeas tan pronto como dejemos atrás la fase álgida de la crisis. Pero valoramos el acuerdo por los recursos que aporta y sobre todo por la voluntad de unidad que refleja”, ha resaltado Sánchez.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

- Pinche aquí para suscribirse a la newsletter diaria sobre la pandemia

Lo más visto en...

Top 50