_
_
_
_

Fernando Lindez, la próxima estrella de ‘Élite’ que triunfa en las pasarelas

“Me siento muy cómodo con mi cuerpo y no tengo miedo a mostrarlo y que la gente opine”, dice el actor y modelo

“Hace cinco años no sé si habría sido capaz de mostrarme tal y como me muestro hoy o de hacer el tipo de fotos que hago”, dice el modelo y actor. En esta fotografía, lleva chaqueta negra de piel y chaleco 'denim' con bordado, todo de Celine Homme.
“Hace cinco años no sé si habría sido capaz de mostrarme tal y como me muestro hoy o de hacer el tipo de fotos que hago”, dice el modelo y actor. En esta fotografía, lleva chaqueta negra de piel y chaleco 'denim' con bordado, todo de Celine Homme. Pablo Sáez

El telefonillo retumba en la casa vacía como un millón de cigarras en una basílica. Tras la verja aparece Fernando Lindez (Madrid, 22 años). “¡Hola! Perdona, ¿me puedes abrir? Llego un poco tarde, perdón”. Ni siquiera ha entrado en el viejo chalet de la periferia madrileña donde nos hemos citado y ya se ha disculpado dos veces. Lindez parece tímido y educado, dos adjetivos que no siempre se le presuponen a una estrella juvenil. Su retraso (mínimo) está justificado. Viene de rodar sus primeras escenas en Élite, la serie adolescente estrella de Netflix.

Como modelo se divierte, dice, pero como actor disfruta. Por eso ahora lo veremos más en la pantalla que en las pasarelas. En esta página, con short blanco de algodón y seda estampado integral Gazette y collar de cadena redonda y colgantes, todo de Dior Homme.
Como modelo se divierte, dice, pero como actor disfruta. Por eso ahora lo veremos más en la pantalla que en las pasarelas. En esta página, con short blanco de algodón y seda estampado integral Gazette y collar de cadena redonda y colgantes, todo de Dior Homme. Pablo Sáez

Lindez se estrenará en su séptima temporada, y anda ahora mentalizándose. Es consciente de que su fama crecerá en unos meses de forma elefantiásica, pero intenta llevarlo “con naturalidad”. A falta de datos oficiales, se calcula que más de 30 millones de personas en todo el mundo ven Élite. Esta proyección la ha convertido en una fábrica de estrellas posado­lescentes de belleza apolínea. Omar Ayuso, Manu Ríos y Miguel Herrán son algunos de sus ejemplos más contundentes. Lindez no es una excepción. Su cara es angulosa, toda pómulos y mandíbula. Tanto que se diría diseñada con escuadra y cartabón. Su imponente 1,87 metros de altura no le hace parecer desgarbado, sino ágil y levemente felino. Ayuda el tener un cuerpo fibrado que le ha hecho desfilar por las pasarelas enfundado en prendas de Louis Vuitton, Prada o Versace. “Justo la semana pasada estuve en París, aprovechando un descanso en el rodaje de Élite”, explica. De momento compagina los dos mundos. “No son tan distintos”.

El actor y modelo Fernando Lindez, con 'bomber', camiseta y 'jeans',  todo de Balenciaga y zapatillas negras.
El actor y modelo Fernando Lindez, con 'bomber', camiseta y 'jeans', todo de Balenciaga y zapatillas negras.Pablo Sáez

Antes de matricularse en el instituto de Las Encinas (Élite), pasó por el de Los Espinos (en la serie de Telecinco Escándalo, relato de una obsesión) y repitió cuatro temporadas en el instituto Isabel la Católica (en la serie Skam, emitida en Movistar). En la realidad hace cinco años que terminó el bachillerato, pero en la ficción parece condenado a repetir curso y argumento una y otra vez, como una versión posadolescente y sexy de Bill Murray en Atrapado en el tiempo.

“Es verdad que son todos chicos que van al instituto, pero son muy distintos”, defiende el intérprete. “El escenario es el mismo, pero desde allí se pueden contar muchas cosas”. Lindez dice no estar cansado de los dramas de patio de colegio. Con Skam le pillaban más cerca, tenía entonces 17 años. Fue un año después cuando se estrenó Élite, una serie que veía como espectador sin intuir que en unos años lo haría como protagonista. Entonces él mismo estaba en edad escolar, aunque reconoce que su vida no era tan excitante como la de los alumnos de la ficción de Net­flix. Salía con sus colegas, paseaba por la madrileña localidad de Pozuelo, donde creció, iba al gimnasio, hacía snowboard

Lindez luce 'jacquard' técnico degradé azul y verde de cuello redondo, bermudas grises de algodón, 'short' blanco de popelina de algodón y seda estampado integral Gazette, collar y pulsera de cadena redonda pequeña de latón dorado envejecido, colgantes letras Christian Dior y ERL, todo de Dior.
Lindez luce 'jacquard' técnico degradé azul y verde de cuello redondo, bermudas grises de algodón, 'short' blanco de popelina de algodón y seda estampado integral Gazette, collar y pulsera de cadena redonda pequeña de latón dorado envejecido, colgantes letras Christian Dior y ERL, todo de Dior.Pablo Sáez

La historia de este chaval es como la de tantos otros modelos. Su rutina discurría alejada de las pasarelas hasta que se cruzó en su camino un scouter. Con este anglicismo se conoce a los cazadores de belleza, aquellos personajes misteriosos que ven a un desconocido en una discoteca, le dicen “tienes algo especial” y lo convierten en una estrella. Solo que en la actualidad se pasean menos por las discotecas y más por el feed de Instagram. “Un amigo subió una foto mía”, recuerda Lindez. “Era una foto muy cutre, yo no estaba ni posando”. Pero llamó la atención de la persona correcta. Un desconocido le preguntó a su amigo por ese chaval de perfil anguloso. Podría dar bien en una sesión fotográfica, un desfile o una campaña publicitaria.

La historia de Fernando Lindez es como la de tantos otros modelos. Su rutina discurría alejada de las pasarelas hasta que un día se cruzó en su camino un 'scouter', uno de esos cazadores de belleza que buscan caras nuevas para convertirlas en estrellas. El modelo y actor madrileño lleva chaqueta y bermudas 'denim', todo de Prada.
La historia de Fernando Lindez es como la de tantos otros modelos. Su rutina discurría alejada de las pasarelas hasta que un día se cruzó en su camino un 'scouter', uno de esos cazadores de belleza que buscan caras nuevas para convertirlas en estrellas. El modelo y actor madrileño lleva chaqueta y bermudas 'denim', todo de Prada. Pablo Sáez

Lindez se quedó “impactado”, incluso “un poco acojonado”. Él ni siquiera tenía redes sociales —en la actualidad las tiene más por trabajo que por interés—. Era muy tímido y no le gustaban las fotos. Sus padres aún le recuerdan con sorna que cuando alguien en la familia sacaba una cámara, él se escondía o miraba al suelo. Pero decidió vencer ese miedo, una sesión llevó a otra y lleva posando desde entonces. Era 2017.

Lindez está rodando la séptima temporada de la serie 'Élite'. Es consciente de que su fama crecerá en unos meses, pero intenta llevarlo “con naturalidad”. Lleva cortavientos en piel sintética,' jeans' y 'leggins' en algodón, todo de Givenchy, y zapatillas negras SK8-Hi, de Vans.
Lindez está rodando la séptima temporada de la serie 'Élite'. Es consciente de que su fama crecerá en unos meses, pero intenta llevarlo “con naturalidad”. Lleva cortavientos en piel sintética,' jeans' y 'leggins' en algodón, todo de Givenchy, y zapatillas negras SK8-Hi, de Vans. Pablo Sáez

En este tiempo ha ganado en seguridad, se ha sexualizado de forma consciente y tranquila. “Es algo también que he ido descubriendo con el tiempo. Hace cinco años no sé si habría sido capaz de mostrarme tal y como me muestro hoy o de hacer el tipo de fotos que hago. Pero me siento muy cómodo con mi cuerpo, estoy muy a gusto y no tengo miedo a mostrarlo, a que la gente lo vea y opine”, dice. “Mientras yo esté contento con lo que hago, voy a seguir palante”.

De momento, Lindez compagina el mundo de la moda y la interpretación. “En realidad no son tan distintos”, dice. Luce chaqueta motera de piel y vaqueros desteñidos ondulados, todo de Louis Vuitton, y zapatillas negras SK8-Hi, de Vans.
De momento, Lindez compagina el mundo de la moda y la interpretación. “En realidad no son tan distintos”, dice. Luce chaqueta motera de piel y vaqueros desteñidos ondulados, todo de Louis Vuitton, y zapatillas negras SK8-Hi, de Vans. Pablo Sáez

Como modelo se divierte, dice, pero como actor disfruta. Por eso próximamente lo veremos más en la pantalla que en las pasarelas. Con distintos uniformes escolares pero un objetivo común: ser algo más que el actor de moda.

Hace cinco años que el actor terminó el bachillerato, pero en la ficción parece condenado a repetir curso y argumento una y otra vez. En esta fotografía, con chaqueta de lana con bordados de Celine Homme, y camiseta de algodón y 'jeans', todo de Zara.
Hace cinco años que el actor terminó el bachillerato, pero en la ficción parece condenado a repetir curso y argumento una y otra vez. En esta fotografía, con chaqueta de lana con bordados de Celine Homme, y camiseta de algodón y 'jeans', todo de Zara. Pablo Sáez

Créditos

Fotografía  Pablo Sáez 
Estilismo Juan Cebrián
Asistente de estilismo Paula Alcalde
Maquillaje y peluquería Matthew Tuozzoli ( Kasteel Artist Management ) para Oribe Hair Care y Dior
Asistente de fotografía Agustín Bobo
Producción Maia Hoetink

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_