Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
¡‘Yee-haw’! Esto también es Brasil

¡‘Yee-haw’! Esto también es Brasil

12 fotos

Caballos, toros, rodeos y estrellas de la música sertaneja. El interior brasileño late al ritmo de la cultura vaquera, en la que se mezclan la tradición rural con la cultura pop. Un mundo de hombres en el que las mujeres empiezan a pisar fuerte. Luisa Dörr se fija en ellas.

  • Rebeca Letícia Vetuche monta a caballo.  “Es muy gratificante mantener la tradición vaquera como mujer” , insiste.   Más allá del idilio playero de Ipanema, la locura del fútbol, el carnaval o la violencia de las favelas, existe otro Brasil con el que se identifican muchos brasileños: la vida vaquera, el universo cowboy. Es un mundo que gira en torno a la economía rural que impulsa el país —la ganadería, la siembra de soja, la cosecha de caña de azúcar— y que se refleja también en la música sertaneja, a cargo de auténticas estrellas. La fascinación campestre abarca vastas extensiones del interior brasileño. Y una de las principales citas de esta cultura es, durante la última semana de agosto, una gran fiesta que se celebra en el pueblo de Barretos, un municipio del Estado de São Paulo, en el sudeste de Brasil.
    1Rebeca Letícia Vetuche monta a caballo. “Es muy gratificante mantener la tradición vaquera como mujer”, insiste.

    Más allá del idilio playero de Ipanema, la locura del fútbol, el carnaval o la violencia de las favelas, existe otro Brasil con el que se identifican muchos brasileños: la vida vaquera, el universo cowboy. Es un mundo que gira en torno a la economía rural que impulsa el país —la ganadería, la siembra de soja, la cosecha de caña de azúcar— y que se refleja también en la música sertaneja, a cargo de auténticas estrellas. La fascinación campestre abarca vastas extensiones del interior brasileño. Y una de las principales citas de esta cultura es, durante la última semana de agosto, una gran fiesta que se celebra en el pueblo de Barretos, un municipio del Estado de São Paulo, en el sudeste de Brasil.
  • Yanca Cristina Oliveira de Souza, con su atuendo cowgirl repleto de pedrería y flecos de cuero para el Festival de Barretos.  “Me preparé durante años para ser la reina de esta fiesta” , cuenta.  Barretão, como se llama coloquialmente la Festa do Peão de Barretos, es punto de encuentro para los entusiastas de lo cowboy. Los asistentes jóvenes planifican cuidadosamente los estilismos que lucen durante el Barretão, incluso con meses de anticipación. No es extraño que las parejas a punto de casarse hagan coincidir las fechas de sus bodas con esta celebración. Y algunos cabalgan en burros durante días para llegar al lugar, como si se tratara de la meca de su estilo de vida. Durante el festival actúan músicos muy conocidos y se pueden, por ejemplo, comprar terneros peludos para llevar de vuelta a casa. En los atuendos triunfa lo cursi en forma de sombreros de color fucsia o ajustados zahones plateados. Todo ello compone un puzle único que refleja las contradicciones del Brasil moderno, donde la tradición se va fundiendo con la cultura pop. Un mundo fascinante que pocos conocen.
    2Yanca Cristina Oliveira de Souza, con su atuendo cowgirl repleto de pedrería y flecos de cuero para el Festival de Barretos. “Me preparé durante años para ser la reina de esta fiesta”, cuenta.

    Barretão, como se llama coloquialmente la Festa do Peão de Barretos, es punto de encuentro para los entusiastas de lo cowboy. Los asistentes jóvenes planifican cuidadosamente los estilismos que lucen durante el Barretão, incluso con meses de anticipación. No es extraño que las parejas a punto de casarse hagan coincidir las fechas de sus bodas con esta celebración. Y algunos cabalgan en burros durante días para llegar al lugar, como si se tratara de la meca de su estilo de vida. Durante el festival actúan músicos muy conocidos y se pueden, por ejemplo, comprar terneros peludos para llevar de vuelta a casa. En los atuendos triunfa lo cursi en forma de sombreros de color fucsia o ajustados zahones plateados. Todo ello compone un puzle único que refleja las contradicciones del Brasil moderno, donde la tradición se va fundiendo con la cultura pop. Un mundo fascinante que pocos conocen.
  • Decoración de la Festa do Peão de Barretos. Aquí y en muchos otros pueblos brasileños que organizan rodeos, las mujeres no pueden competir en la monta de toros. Solo pueden montar a caballo o demostrar habilidades con la cuerda.
    3Decoración de la Festa do Peão de Barretos. Aquí y en muchos otros pueblos brasileños que organizan rodeos, las mujeres no pueden competir en la monta de toros. Solo pueden montar a caballo o demostrar habilidades con la cuerda.
  • Camila Xavier Barrenteira, de 22 años, siempre había querido asistir al Festival de Barretos. Para cumplir su sueño, pidió un préstamo al banco.
    4Camila Xavier Barrenteira, de 22 años, siempre había querido asistir al Festival de Barretos. Para cumplir su sueño, pidió un préstamo al banco.
  • Lara Gidrao de Almeida Prado:  “Soy la única veterinaria mujer que trabaja en la Festa do Peão de Barretos. Me toca ser fuerte en este mundo dominado por hombres”.
    5Lara Gidrao de Almeida Prado: “Soy la única veterinaria mujer que trabaja en la Festa do Peão de Barretos. Me toca ser fuerte en este mundo dominado por hombres”.
  • Cristiane Souza Foja es abogada y su pasatiempo es participar en concursos de caballos por todo Brasil.
    6Cristiane Souza Foja es abogada y su pasatiempo es participar en concursos de caballos por todo Brasil.
  • Tatiana Soares, Miss Rodeo Brasil en 2018:  “Existe una mezcla sincrética entre el carnaval y el universo vaquero en algunas zonas rurales de Brasil, donde se crean nuevas tradiciones para suplir la falta de las antiguas”.
    7Tatiana Soares, Miss Rodeo Brasil en 2018: “Existe una mezcla sincrética entre el carnaval y el universo vaquero en algunas zonas rurales de Brasil, donde se crean nuevas tradiciones para suplir la falta de las antiguas”.
  • Natasha Alves dos Santos (a la derecha), una policía del Estado de São Paulo, monta uno por diversión.  “Desde que era pequeña quería ir a rodeos” , dice.  “Pero esto sigue siendo un universo para hombres”.
    8Natasha Alves dos Santos (a la derecha), una policía del Estado de São Paulo, monta uno por diversión. “Desde que era pequeña quería ir a rodeos”, dice. “Pero esto sigue siendo un universo para hombres”.
  • Roberta dos Santos Silva:  “Cuando me mudé a Cerquilho, comencé a ir a rodeos y a conocer la música sertaneja. Las cantantes femeninas son muy populares. Las admiro mucho”.
    9Roberta dos Santos Silva: “Cuando me mudé a Cerquilho, comencé a ir a rodeos y a conocer la música sertaneja. Las cantantes femeninas son muy populares. Las admiro mucho”.
  • Las gemelas Maiara Carla Henrique Pereira y Carla Maraísa Henrique Pereira forman parte de una nueva generación de cantantes mujeres de música sertaneja. Algunos la llaman feminejo. Aquí, durante una actuación en el festival musical que acompaña el rodeo de Cerquilho.
    10Las gemelas Maiara Carla Henrique Pereira y Carla Maraísa Henrique Pereira forman parte de una nueva generación de cantantes mujeres de música sertaneja. Algunos la llaman feminejo. Aquí, durante una actuación en el festival musical que acompaña el rodeo de Cerquilho.
  • Las hermanas Danielle Marcos de Lima (izquierda) y Luly Assis de Lima, estudiantes de Medicina que crecieron alrededor de los caballos y el ganado.
    11Las hermanas Danielle Marcos de Lima (izquierda) y Luly Assis de Lima, estudiantes de Medicina que crecieron alrededor de los caballos y el ganado.
  • Las amigas Ana Carolina y Ana Beatriz da Silva lavan sus caballos después de participar en la competición Team Penning de Barretos.
    12Las amigas Ana Carolina y Ana Beatriz da Silva lavan sus caballos después de participar en la competición Team Penning de Barretos.