Selecciona Edición
Al abrigo del color

Al abrigo del color

9 fotos

La diseñadora Barbara Utzon, hija del autor de la Ópera de Sídney, le encargó su casa a su propio hijo, Jeppe, también arquitecto. Puso una condición: no quería nada blanco. El resultado es una vivienda nórdica caldeada por la luz y el rojo.

  • Jeppe diseñó el sofá, en ángulo recto, que dobla su uso como cama de invitados. La butaca de lectura es el modelo Slæde de Børge Mogensen.La mesa fue importada de China. Las lámparas negras de techo las produce la empresa italiana Ilva, y los dibujos de pájaros son de Barbara Utzon, que es profesora de dibujo.
    1Jeppe diseñó el sofá, en ángulo recto, que dobla su uso como cama de invitados. La butaca de lectura es el modelo Slæde de Børge Mogensen.La mesa fue importada de China. Las lámparas negras de techo las produce la empresa italiana Ilva, y los dibujos de pájaros son de Barbara Utzon, que es profesora de dibujo.
  • Toda la casa se calienta con una gran estufa de hierro —de la marca Aduro — que parte del salón y lleva su tiro hasta la primera planta. El dibujo es obra de Barbara, la dueña de la casa.
    2Toda la casa se calienta con una gran estufa de hierro —de la marca Aduro — que parte del salón y lleva su tiro hasta la primera planta. El dibujo es obra de Barbara, la dueña de la casa.
  • El salón se abre al jardín con una puerta corredera. Además del aislamiento y el color, es la luz lo que contribuye a caldear física y visualmente la vivienda. Dónde poner las ventanas, para dejarla pasar y enmarcar vistas, es algo que Jeppe Utzon aprendió de su abuelo Jørn Utzon.
    3El salón se abre al jardín con una puerta corredera. Además del aislamiento y el color, es la luz lo que contribuye a caldear física y visualmente la vivienda. Dónde poner las ventanas, para dejarla pasar y enmarcar vistas, es algo que Jeppe Utzon aprendió de su abuelo Jørn Utzon.
  • La cocina es un diseño de Jeppe Utzon en el que su madre impuso el color: el verde pálido de la hierba de centeno que crece junto al mar. El suelo, rojo anaranjado, también fue elegido por la dueña. Sobre la zona de trabajo, cuencos metálicos de la mítica colección Krenit, del diseñador danés Herbert Krenchel. Los taburetes negros son de la empresa Hay Copenhagen, la silla roja infantil lleva décadas en la familia, las lámparas pequeñas negras son de la casa italiana Ilva y las grandes —de aluminio y aspecto industrial— las produce la empresa italiana B&W.
    4La cocina es un diseño de Jeppe Utzon en el que su madre impuso el color: el verde pálido de la hierba de centeno que crece junto al mar. El suelo, rojo anaranjado, también fue elegido por la dueña. Sobre la zona de trabajo, cuencos metálicos de la mítica colección Krenit, del diseñador danés Herbert Krenchel. Los taburetes negros son de la empresa Hay Copenhagen, la silla roja infantil lleva décadas en la familia, las lámparas pequeñas negras son de la casa italiana Ilva y las grandes —de aluminio y aspecto industrial— las produce la empresa italiana B&W.
  • Una escalera chapada en abedul comunica las dos plantas de la vivienda. Al estar colocada frente a la ventana del comedor, lleva luz al piso superior.
    5Una escalera chapada en abedul comunica las dos plantas de la vivienda. Al estar colocada frente a la ventana del comedor, lleva luz al piso superior.
  • En el comedor, las sillas de teca son el modelo Jutlandia que diseñó Jacob Berg y los dibujos sobre la estantería los pintó Barbara Trolle, madre de Jørn Utzon y bisabuela de Jeppe Utzon.
    6En el comedor, las sillas de teca son el modelo Jutlandia que diseñó Jacob Berg y los dibujos sobre la estantería los pintó Barbara Trolle, madre de Jørn Utzon y bisabuela de Jeppe Utzon.
  • El exterior de la vivienda ha sido panelado con madera de alerce sin tratar que se oscurece con el paso del tiempo. Sembrado de plantas autóctonas como ciruelos, frambuesos y arándanos, el jardín precisa pocos cuidados. En la imagen, Noa Neri, hija de Jeppe y nieta de la dueña de la casa, dibuja con tiza sobre el hormigón que rodea la propiedad.
    7El exterior de la vivienda ha sido panelado con madera de alerce sin tratar que se oscurece con el paso del tiempo. Sembrado de plantas autóctonas como ciruelos, frambuesos y arándanos, el jardín precisa pocos cuidados. En la imagen, Noa Neri, hija de Jeppe y nieta de la dueña de la casa, dibuja con tiza sobre el hormigón que rodea la propiedad.
  • El dormitorio de Barbara, panelado de chapa de abedul, tiene una ventana en esquina. El escritorio es un prototipo construido por su suegro, y la mesilla de noche, un diseño de Søstrene Grene, al igual que la lamparilla.
    8El dormitorio de Barbara, panelado de chapa de abedul, tiene una ventana en esquina. El escritorio es un prototipo construido por su suegro, y la mesilla de noche, un diseño de Søstrene Grene, al igual que la lamparilla.
  • Un segundo salón en el primer piso que dobla su uso como zona de estudio y habitación de invitados. Los bancos en esquina sirven también como cama. La mesa de apoyo roja es una pieza china adquirida en la tienda de muebles Paustian.   Jørn Utzon sufrió durante décadas todo tipo de presiones y despropósitos para conseguir levantar lo que hoy es el símbolo de Sídney, la Ópera. Por eso le aconsejó a su nieto que no estudiara arquitectura. “Nunca estarás satisfecho con ningún proyecto”, le dijo. Pero Jeppe Utzon asumió esa dificultad y cuando su madre le pidió que diseñara su vivienda en Tisvilde, al norte de Copenhague, aplicó lo que su abuelo le había enseñado. La herencia de Utzon se resume en una frase: usa el lugar. Aprende todo lo que puedas de las vistas, el clima, el viento y las estaciones, y haz que la arquitectura ayude. Eso hace aquí Jeppe, en el proyecto que realizó para su madre, Barbara Utzon, y para las ocasiones en las que se reúne toda la familia. La casa, de tres dormitorios y muchos espacios flexibles, consume muy poca energía gracias al aislamiento —con paneles de alerce en el exterior, de abedul en el interior y sedums en la cubierta—. Como le enseñó su abuelo, enmarca las vistas. Y como él mismo decidió, tiene casi todo el mobiliario incorporado en la arquitectura para que resulte imposible robarlo. El resto lo puso Barbara, quien, como profesora de dibujo y diseñadora de estampados, ha dedicado su vida al color. El verde de la hierba de centeno y el rojo anaranjado de la terracota arropan la vivienda.
    9Un segundo salón en el primer piso que dobla su uso como zona de estudio y habitación de invitados. Los bancos en esquina sirven también como cama. La mesa de apoyo roja es una pieza china adquirida en la tienda de muebles Paustian.

    Jørn Utzon sufrió durante décadas todo tipo de presiones y despropósitos para conseguir levantar lo que hoy es el símbolo de Sídney, la Ópera. Por eso le aconsejó a su nieto que no estudiara arquitectura. “Nunca estarás satisfecho con ningún proyecto”, le dijo. Pero Jeppe Utzon asumió esa dificultad y cuando su madre le pidió que diseñara su vivienda en Tisvilde, al norte de Copenhague, aplicó lo que su abuelo le había enseñado. La herencia de Utzon se resume en una frase: usa el lugar. Aprende todo lo que puedas de las vistas, el clima, el viento y las estaciones, y haz que la arquitectura ayude. Eso hace aquí Jeppe, en el proyecto que realizó para su madre, Barbara Utzon, y para las ocasiones en las que se reúne toda la familia. La casa, de tres dormitorios y muchos espacios flexibles, consume muy poca energía gracias al aislamiento —con paneles de alerce en el exterior, de abedul en el interior y sedums en la cubierta—. Como le enseñó su abuelo, enmarca las vistas. Y como él mismo decidió, tiene casi todo el mobiliario incorporado en la arquitectura para que resulte imposible robarlo. El resto lo puso Barbara, quien, como profesora de dibujo y diseñadora de estampados, ha dedicado su vida al color. El verde de la hierba de centeno y el rojo anaranjado de la terracota arropan la vivienda.