Cinco cenas de otoño

La última comida del día es la más complicada de afrontar: el cansancio hace mella en nuestra creatividad, y la tentación de solventarla con un bocadillo o pidiendo algo a domicilio es poderosa. Estas recetas con productos de temporada están pensadas para facilitar ese momento, combinando métodos sencillos con deliciosos resultados.

LAS VERDURAS Y frutas de otoño ofrecen infinitas posibilidades para cocinar platos fáciles y sanos, la combinación ideal para resolver con nota la última comida del día. Tener siempre en casa proteínas de calidad que se puedan preparar rápidamente —como huevos, legumbres ya cocidas, pollo o pescado azul (fresco o en conserva), tofu o soja texturizada— nos dará una buena base sobre la que trabajar. Técnicas como el salteado, en el que se aplica una cocción corta a fuego alto, son ideales para completar con ingredientes de temporada como las espinacas, las acelgas, los champiñones y otras setas, la col o la zanahoria. Cocer una cantidad generosa de arroz integral u otro cereal añadirá hidratos de carbono complejos y una fuente de fibra.

El otoño en el mar es temporada de dorada, gamba roja, pulpo del Atlántico o salmonetes, según los calendarios de Greenpeace, la asociación Adepesca y la Fundación Eroski. Es recomendable pasar el pescado congelado, limpio y listo para su consumo, a la nevera para que se descongele lentamente. La sartén y la plancha son la manera más rápida de cocinarlos, aunque el horno permite convertirlos en una comida completa si añadimos una base de patata, zanahoria, cebolla, chirivía, boniato o calabaza. Para que todo esté en su punto hay que poner primero los vegetales y añadir el pescado casi al final de la cocción: así, los primeros quedan dorados, y el segundo, jugoso. Si durante el proceso usamos la otra bandeja del horno para asar más verduras enteras, tendremos una buena base para solucionar la cena del día siguiente: la calabaza será una delicia gratinada con cualquier queso curado y nueces picadas, o puede convertirse en un rico puré con curri y leche de coco.

Crema de patata y remolacha con champiñones y huevo 'mollet'

Ingredientes (Para 4 personas)
4 patatas medianas (unos 500 gramos), 1 bolsa de remolacha cocida (500 gramos), 400 mililitros de agua o caldo, 200 mililitros de leche evaporada, 300 gramos de champiñones (si puede ser, Portobello), 4 huevos, sal, pimienta y aceite de oliva suave.

Preparación
Pelar las patatas y cortarlas en dados. Dorar en una cazuela con un poco de aceite de oliva; cuando empiecen a coger color, añadir las remolachas escurridas y también cortadas, y dorar todo junto cinco minutos más. Cubrir las verduras con caldo, llevar a ebullición y cocinar unos 15 minutos, o hasta que la patata esté tierna. Mientras, cocer los huevos directamente en agua hirviendo con un chorro generoso de vinagre —ayudará a ablandar la cáscara y pelarlos más fácilmente— durante cinco minutos; parar la cocción con agua helada, pelar y reservar. Cortar los champiñones en tiras y saltear con un poco de aceite de oliva. Añadir la leche evaporada a las verduras cocidas, triturar y ajustar de sal y pimienta. Servir el puré con un huevo y los champiñones por encima, y rematar con un poco de sal y pimienta.

▪ Una crema puede convertirse en una cena completa si le añadimos una porción de proteína de calidad, como un huevo, unos dados de tofu o salmón, o un contramuslo de pollo en tiras salteado.

Ensalada de garbanzos con escarola, sardinillas, aguacate y aceitunas

Ingredientes (Para 4 personas)
800 gramos de garbanzos (peso escurrido), 1 escarola, 2 latas de sardinillas, 2 aguacates medianos, 80 gramos de aceitunas, aceite de oliva virgen extra, vinagre de manzana o vino blanco, sal y pimienta.

Preparación
Limpiar la escarola, desechar las hojas más duras y trocearla. Preparar una vinagreta con vinagre, sal, pimienta al gusto y seis cucharadas de aceite, removiéndola bien para disolver la sal (se puede usar un tarro de conserva cerrado). Pelar los aguacates y cortarlos en láminas. Montar la ensalada con una base de garbanzos, la escarola y el aguacate, y finalmente las sardinas escurridas y las aceitunas. Aliñar y servir.

▪ Cenar una ensalada con legumbres es una buena forma de aumentar la ingesta de esta saludable proteína vegetal, que además podemos preparar en cuestión de minutos si usamos garbanzos o lentejas ya cocidas, de bote o refrigeradas.

Pollo con 'garam masala', yogur, arroz y rabanitos encurtidos

Ingredientes (Para 4 personas)
6 contramuslos de pollo, deshuesados y sin piel; 2 yogures griegos naturales, garam masala en polvo (una mezcla de especias) al gusto, 150 gramos de arroz largo, 16 rabanitos, vinagre de manzana o vino blanco, aceite de oliva suave o girasol y sal.

Preparación
Lavar los rabanitos, cortarlos en rodajas finas y poner en un tarro con vinagre y sal. Dejarlos reposar una hora para que se encurtan. Lavar bien el arroz en un bol, escurriéndolo en un colador y cambiando el agua tres veces. Cocinarlo con 1,5 veces su volumen de agua con sal a fuego alto hasta que el agua hierva y, a partir de entonces, a fuego mínimo y tapado durante 18 minutos. Mientras, cortar los contramuslos en tiras, salarlos y dorarlos en una sartén con un poco de aceite. Añadir garam masala al gusto y dar vueltas durante un par de minutos para que el calor potencie el aroma de las especias. Añadir los yogures y remover bien para que el curri se integre en la salsa; dejar unos cuatro minutos a fuego muy suave. Servir el curri sobre el arroz y rematar con los rabanitos.

▪ Esta receta puede solucionar también otra comida sin esfuerzo añadido si preparamos doble cantidad de guiso y lo congelamos (sin arroz, ya que este cereal no soporta bien este proceso).

Calabaza y berenjena 'hasselback' con salsa de tomate, queso de Mahón y avellanas

Ingredientes (Para 4 personas)
4 berenjenas pequeñas (unos 700 gramos), una calabaza violín mediana (unos 800 gramos), 300 gramos de salsa de tomate, 150 gramos de queso de Mahón, 60 gramos de avellanas tostadas y peladas, sal y pimienta.

Preparación
Cortar la calabaza por la mitad a lo largo y después hacerle cortes desde la parte interior hacia la piel, sin llegar a seccionarla del todo. Quitar el pedúnculo a la berenjena y, sin partirla a lo largo, hacerle el mismo tipo de corte en rodajas finas, sin llegar a la base. Salpimentar y llevar en una bandeja al horno, previamente calentado a 190 grados. Hornear durante 30 minutos; añadir la salsa de tomate bien repartida por encima y meter al horno 10 minutos más. Espolvorear el queso previamente rallado y hornear otros 15 minutos. Servir con las avellanas picadas por encima y un poco de pimienta.

▪ El horno es un perfecto aliado para preparar cenas sabrosas con el mínimo esfuerzo, ya que el electrodoméstico se encarga de la mayor parte del trabajo.

Puré de boniato, alcachofas y coles de Bruselas salteadas con pulpo

Ingredientes (Para 4 personas)
3 boniatos medianos (unos 600 gramos), 4 patas de pulpo, 4 alcachofas, limón o tallos de perejil —para que no se oxiden— 20 coles de Bruselas, 80 gramos de mantequilla, sal y pimienta.

Preparación
Cocer los boniatos con piel unos 20 minutos. Cuando ya no quemen, pelarlos y aplastar la pulpa con un tenedor, integrando la mitad de la mantequilla y un poco de sal y pimienta. Pelar las alcachofas quitando las hojas externas hasta que se vea del todo la parte amarilla, cortar la base del tallo y quitar las capas externas con una puntilla. Cortarlas en láminas finas y ponerlas en un bol con agua con limón o tallos de perejil. Lavar las coles de Bruselas, desechar las hojas exteriores si están dañadas y cortarlas por la mitad a lo largo. Poner una sartén con tapa a fuego medio-alto, añadir las coles de Bruselas y un chorro de agua —unas cuatro cucharadas—, tapar rápidamente durante un minuto para que las coles se cocinen con el vapor. Repetir la operación. Incorporar las alcachofas y repetir el proceso dos veces más. Añadir la mantequilla y las patas de pulpo ya calientes, dar vueltas durante un par de minutos para que se doren y salpimentar. Servir sobre el puré de boniato.

▪ Las coles de Bruselas tienen mala fama, pero con una cocción corta al vapor se convierten en un bocado delicioso.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS