Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

“El futuro va a ser un lugar extraño”: intentando entender a Elon Musk, un hombre entre la genialidad y el chiste

El empresario, que está a punto de terminar su esperado túnel para coches autónomos bajo Las Vegas, es tan famoso por su inventiva empresarial como por sus declaraciones. Aquí van unas cuantas que definen y desnudan a un hombre que intriga al mundo entero

Elon Musk en la presentación del Modelo X de Tesla. El siguiente será el Y. Las iniciales de sus cuatro primeros vehículos se leerán S3XY.
Elon Musk en la presentación del Modelo X de Tesla. El siguiente será el Y. Las iniciales de sus cuatro primeros vehículos se leerán S3XY.

“¿Cree que estoy loco?”. Esa pregunta es la primera frase de Elon Musk: el empresario que anticipa el futuro, libro de Ashlee Vance sobre el empresario sudafricano, publicado en 2015. La figura de Musk despierta pasiones encontradas. Nacido en 1971, fundó su primer negocio en 1995. De su venta, en 1999, sacó 22 millones de dólares que invirtió en su nuevo proyecto, Paypal. Se hizo inmensamente rico cuando Ebay lo compró en 2002 por 1.500 millones de dólares. Con ese dinero abrió Tesla, Solar City y SpaceX. Y ahí empezó su leyenda. Se ha dicho de él que es una combinación de Thomas Edison, Henry Ford, Howard Hughes y, para sus detractores, Lex Luthor. Pero supera a todos en ambición. Su objetivo final es Marte. No solo llegar, terraformar el planeta y hacerlo habitable para el ser humano. Por eso su biógrafo le define como “un poseso genial embarcado en la misión más ambiciosa que jamás ha emprendido ningún hombre”. 

Algo de razón tiene. No hay más que ver la enumeración de sus objetivos que hacía el periodista Neil Strauss en Rolling Stone en 2017. "La conversión de automóviles, hogares y la mayor cantidad de industria posible de usar combustibles fósiles a energía sostenible; la implementación de una nueva forma de transporte de alta velocidad de ciudad a ciudad a través de un tubo de vacío; aliviar la congestión del tráfico con túneles subterráneos equipados con patines eléctricos; crear una interfaz mente-computadora para mejorar la salud humana y la capacidad intelectual y salvar a la humanidad de la amenaza futura de una inteligencia artificial que un día puede volverse loca y decidir, racionalmente, eliminar la irracional especie humana". Claro que después, añadía: "Hasta el momento no ha conseguido ninguna de ellas".

Elon Musk con el administrador de la NASA y los dos astronautas que transportó en su SpaceX.
Elon Musk con el administrador de la NASA y los dos astronautas que transportó en su SpaceX.

Esa ambición mesiánica hace que sus logros parezcan menores. Su último éxito ha sido que la NASA contratara a SpaceX para ser el "taxi" que pusiera en órbita a dos astronautas. Viajaron y volvieron a bordo de la cápsula SpaceX Crew Dragon, en el primer lanzamiento espacial tripulado desde suelo estadounidense desde 2011. Una misión que concluyó con éxito en agosto.

Por el camino, Elon Musk, ha llegado en 2020 a ser el tercer hombre más rico del mundo, año en el que ha visto crecer su fortuna de manera meteórica. En lo que va de año ha sumado 54.700 millones de dólares –46.000 millones de euros–. En 2018 estaba en el puesto 54.  Actualmente, tras un severo varapalo en las bolsas hace 10 días, ha bajado al seis

Musk es también conocido por sus declaraciones públicas, que van de lo visionario a lo excéntrico pasando por lo simplemente chistoso. Aquí tratamos de entenderle recopilando unas cuantas.

“Tenemos que ser supercuidadosos con la Inteligencia Artificial. Es potencialmente más peligrosa que las bombas nucleares”, tuiteó en 2014. Un año después le confesó a su biógrafo que su mayor preocupación era la posibilidad de que su amigo Larry Page, fundador de Google, estuviera creando un ejercito de robots inteligentes para destruir la humanidad. Contaba el New York Times que Mark Zuckerberg, preocupado por estas y otras declaraciones similares le invitó a cenar para intentar tranquilizarle. Según el diario, no funcionó.”Sigo creyendo de verdad que esto es muy peligroso”, dijo en la mesa según uno de los presentes. Ni Musk ni Zuckerberg han hablado jamás de esa cena.

“Las pirámides las construyeron aliens, obviamente”, tuiteó en julio de 2020. No está claro si lo decía en serio o en broma, porque en 2015 había escrito: “Es extraño que los seres humanos no hayan visto aún extraterrestres. Es muy raro que no hayamos descubierto ninguna señal”. A lo que añadió: “Y no vale el ejemplo de las pirámides. Apilar bloques de piedra no es signo de una civilización avanzada. Los antiguos egipcios eran asombrosos, pero si los aliens hubieran construido las pirámides hubieran dejado un ordenador o algo”. Esto es lo que su biógrafo llama, “el clásico razonamiento muskiano”, que se basa en que él se hace las preguntas y se las responde a sí mismo. De cualquier forma, fuera o no fuera broma, el tuit consiguió en 36 horas 540.000 likes y 84.000 retuits.

“La lista de personas que quiere verme muerto no deja de crecer. Mi familia teme que los rusos me asesinen”, le dijo a su biógrafo en 2015. Hay un hecho incuestionable. Musk ha revolucionado negocios, de la industria automovílistica a la aeroespacial, pasando por la de los combustibles fósiles, que hasta hace poco eran asunto exclusivo de grandes corporaciones y potencias. Matarle no sé, pero que más de un ejecutivo le tiene que tener muchas ganas, casi seguro.

Elon Musk y Grimes en su primera aparición juntos. La gala del MET de Nueva York de 2018.
Elon Musk y Grimes en su primera aparición juntos. La gala del MET de Nueva York de 2018.

“Tengo que encontrar novia. Por eso necesito sacar un poco más de tiempo. Tal vez entre cinco y diez horas ¿Cuánto tiempo necesitan las mujeres a la semana? ¿Diez horas? ¿O eso es el mínimo? No tengo ni idea", le dijo a su biógrafo en 2015. Visto su historial, en realidad tiempo ha tenido. Se casó por primera vez en 2000 con Justine Wilson, a quién conocía desde que se mudó a Canadá dos años antes. Tuvieron cinco hijos, gemelos y trillizos, y se divorciaron en 2008. Después llegó la actriz Talulah Riley. Se casaron en 2010 y se separaron en 2012, de lo que nos enteramos por Twitter, ("han sido cuatro años maravillosos", le escribió a la actriz). Se volvieron a casar el año siguiente y a divorciar uno después. Después llegaría otra actriz, Amber Heard, que le dejó en 2017. Esa misma semana. Musk tenía una cita con Neill Strauss para una entrevista que después sería portada de Rolling Stone. Musk, que iba a lanzar el Modelo 3 de Tesla, se muestra desolado frente al asombrado periodista. "Estaba muy enamorado. ¿Hay alguien con quien crees que debería salir? Es tan difícil para mí conocer gente. Estoy buscando una relación a largo plazo. No una aventura de una noche. Busco un alma gemela". En 2018 apareció en la gala anual del MET con la cantante Grimes. Se habían conocido vía, oh sorpresa, Twitter. El 4 de mayo de 2020, Musk anunció el nacimiento del hijo de ambos, llamado X Æ A-Xii Musk, (aparentemente se pronuncia "X Ash A12). "Mamá y bebé todo bien", escribió Musk ¿Dónde?, efectivamente: en Twitter.

"En algún momento del futuro, la  calidad de los videojuegos hiperrealistas será tal que podría haber miles de millones de simulaciones de la realidad humana. Es poco probable que seamos los primeros en crear uno de esos juegos, es más probable que vivamos dentro de uno". En otras palabras, quizás este universo no sea más que un videojuego. En una conferencia llegó a afirmar que las posibilidad de que vivamos en un mundo real en vez de en una simulación es de "una entre miles de millones". Para quitarle un poco de hierro tuiteó en 2019: "Si la vida es un videojuego, los gráficos son geniales, pero la trama es confusa y el tutorial demasiado largo".

"Mi twitter es una completa locura en este momento". Como otros poderosos, Musk, cuyas habilidades sociales aseguran que son limitadas, parece usar la red social en muchas ocasiones como un desahogo. A veces se pasa, en ocasiones de una forma intolerable, por ejemplo cuando llamó pedófilo al buceador que lideraba el rescate de unos niños atrapados en una cueva en Tailandia, después de que este descartara su propuesta de usar un submarino que había desarrollado. No le gusta mucho que le lleven la contraria en público. En una entrevista dijo odiar el transporte público. Estaba lleno de desconocidos, argumentó, y habría que cerrarlo. Un experto en movilidad le contestó en Tuiter que odiar compartir el espacio con desconocidos es un lujo (o una patología) que solo los ricos se podían permitir. "Eres un idiota", le contestó Musk. Hace apenas dos días dijo que Bill Gates, "No tiene ni idea". ¿Su pecado? El fundador de Microsoft cuestionó que los camiones eléctricos, Tesla prevé sacar uno en 2021, sean viables.

"El comunismo ha fallado cada vez que se ha intentado". Esto es un poco trampa, no lo soltó así, en realidad es el punto número seis de un meme que tuiteó el 5 de julio, dos meses después del nacimiento de su sexto hijo, titulado: "Siete cosas que todo niño necesita oír". Las otros seis eran: Te amo; Estoy orgulloso de ti; Lo siento; Te perdono; Te escucho y tienes lo que hace falta. Musk fue un niño enclenque y sin amigos, el mayor de tres hermanos. Se crió en Pretoria, en la Sudáfrica del apartheid. Su madre era modelo y dietista y su padre era un ingeniero que, en sus palabras, era tan inteligente como cruel. Asegura que le hizo la vida imposible aunque nunca ha revelado que tipo de abusos sufrió. Fue víctima del bullying en el instituto, hasta el punto que una paliza le llevó al hospital. Esa infancia, aseguran quienes le conocen, le ha marcado.

“El futuro va a ser un lugar extraño”. Esta frase la pronunció el 30 de agosto en la presentación del primer producto de una de sus empresas más increíbles, Neuralink. Produce un chip del tamaño de una moneda que se implantaría en el cerebro y que ayudaría a aumentar las capacidades humanas. En principio serviría para manejar ordenadores o teléfonos sin usar las manos, pero entre los objetivos finales estaría que dos personas con implantes pudieran comunicarse entre sí usando el pensamiento. Es lo que denomina "telepatía conceptual". El chip se implantaría en un solo día, sin usar anestesia general. En la presentación enseñó tres cerdos. Dos llevaban Neuralink, al tercero, Dorothy, se lo había implantado y retirado. Era una muestra, aseguró Musk, de que se podía extraer sin causar ningún daño.

"A la guerre comme à la guerre". Es decir, "En la guerra como en la guerra". Esta expresión francesa del Siglo XVII que viene a significar que te apañes con lo que tienes la tuiteó el 8 de septiembre. Ese día perdió en la bolsa 13.830 millones de euros. La mayor pérdida en un solo día en la historia del índice de multimillonarios de Bloomberg. De ser el tercer hombre más rico del mundo pasó a la sexta plaza en 24 horas.

"No soy un alien, pero lo fui". Sin comentarios

Puedes seguir ICON en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información