Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Qué queda de la floreciente arquitectura de Beirut?

Con un patrimonio histórico aún pendiente de rehabilitación tras 15 años de guerra civil y una larga crisis económica, la explosión del pasado 4 de agosto sumó escombros a los escombros y arrasó buenos ejemplos arquitectónicos del resurgir del Líbano. Con todo, algunas joyas han sobrevivido

explosion beirut arquitectura
El premiado edificio East Village del arquitecto libanés Jean-Marc Bonfils, conocido por sus tareas de reconstrucción tras la guerra civil. Bonfils, que vivía en un apartamento de esta delgada torre falleció a causa de la segunda explosión, mientras grababa para Facebook los efectos que había provocado en el barrio la primera detonación. |

La explosión del pasado 4 de agosto en el puerto de Beirut arrasó en un instante un paisaje urbano marcado por la mezcla de su arquitectura histórica con la contemporánea. La destrucción volvió a la capital del Líbano 30 años después del fin de la guerra civil, cuyas huellas seguían presentes en las fachadas de los edificios.

Buena parte del esfuerzo de rehabilitación del centro de la ciudad y del área portuaria, las dos zonas en las que más ha invertido el gobierno del Líbano en sus planes urbanísticos de los últimos 17 años –no sin controversia, como cuenta la profesora de Geopolítica de la Universidad de Birmingham Sara Fregonese en un artículo en la revista divulgativa The Conversation– ha quedado destruido en cuestión de minutos.

El periodo de reconstrucción que comienza ahora, que requerirá un presupuesto estimado de 300 millones de dólares, marcará el futuro de la ciudad que se valió el sobrenombre de la París de Oriente Medio por su vitalidad y esplendor tras independizarse de Francia en 1943. Hay quienes confían en que el gobierno sea consciente de la oportunidad que tiene para recuperar de una vez por todas el patrimonio que aún queda en pie; y hay quienes, como la urbanista y consultora de patrimonio Amira Solh, rechazan refugiarse en un falso optimismo: “Nuestro ayuntamiento es el más rico y el más corrupto del país", explica en la edición estadounidense de AD. “Ya perdimos gran parte de nuestro patrimonio antes de la explosión. Ahora, mientras luchamos por salvar vidas, ya han empezado a especular con el precio del cristal".

explosion beirut arquitectura
El centro histórico se ha llevado buena parte de la inversión en la reconstrucción de la ciudad tras la guerra civil. Sin embargo, el patrimonio histórico que aún quedaba en pie no había llegado a restaurarse del todo cuando la detonación ha vuelto a arrasar con buena parte de los edificios. |

Si se presta atención a la evolución arquitectónica de Beirut durante las dos últimas décadas, destacan la internacionalización y sofisticación de sus nuevos edificios con arquitectos de renombre como el Issam Fares Institute de Zaha Hadid, la Fundación Aishti de David Adjaye o los edificios de apartamentos 3Beirut de Foster and Partners y Beirut Terraces de Herzog & Meuron. Este último, un rascacielos residencial de amplias terrazas acristaladas inaugurado en 2017, fue de los pocos que resistió casi intacto al brutal impacto.

Más afectada quedó la Torre Platinio, de 34 pisos, obra del español Ricardo Bofill junto al arquitecto libanés Nabil Gholam, situada a escasa distancia de la detonación, en la Bahía de San Jorge en el Distrito Central de Beirut. Un poco más resguardada, aunque en pleno distrito de Ashrafieh se ubican las torres de viviendas Modulofts, de Fouad Samara Architects, cuyas placas de acero que permiten modificar la distribución de los apartamentos desde la fachada y podrían haber frenado en parte la onda expansiva.

explosion beirut arquitectura
Las torres de apartamentos 3 Beirut, de Foster and Partners, dominan la vista del puerto desde la avenida principal del centro de la ciudad y se ubican en una las zonas que han reportado daños tras la explosión. |

Tampoco resultó dañado el Stone Gardens de la arquitecta libanesa Lina Ghotmeh, un edificio de apartamentos de trazos angulares inspirado en la arquitectura tradicional y las huellas que los conflictos han ido dejando en ella (como el predominio de la piedra sobre el vidrio, lo que ha sido ahora su salvación). Su estructura de hormigón aguantó la onda expansiva de las 2.750 toneladas de nitrato de amonio que estallaron en un almacén del puerto situado a escasos metros del edificio.

explosion beirut arquitectura
Issam Fares Institute de Zaha Hadid. |

“En momentos como estos sale a relucir la calidad de la arquitectura. Siempre se habla de la fachada, de la estética, pero eso es solo apariencia”, comenta la arquitecta Teresa Sapey, quien considera que Beirut renacerá entre los escombros gracias a la preparación de los libaneses y su capacidad para sobreponerse. “Aunque sea triste, tienen ante sí la ocasión de reflexionar si se quiere hacer una cirugía estética igual a la anterior o darle una nueva visibilidad”, añade.

explosion beirut arquitectura
No resultó dañado el Stone Gardens de la arquitecta libanesa Lina Ghotmeh, un edificio de apartamentos de trazos angulares inspirado en la arquitectura tradicional. |
explosion beirut arquitectura
Platinum Tower, de RIcardo Bofil, prácticamente sobre el epicentro, ha resultado muy dañada por la explosión. |

Estos dos ejemplos de arquitectura que ha sobrevivido –Stone Gardens y Beirut Terraces– son solo un pequeño consuelo frente a la destrucción que provocó la detonación. El impacto arrasó los barrios históricos de Gemmayzeh y Mar Mikhael, este último núcleo de galerías de arte, tiendas de diseño y talleres de artistas y lugar que acoge cada mes de junio la Semana del Diseño de Beirut, suspendida este año por la pandemia. Cerca de 8.000 edificios se vieron afectados.

La explosión no hizo distinciones entre las construcciónes modernas y las históricas. Cerca de 640 edificios históricos se vieron afectados, de los cuales aproximadamente 60 corren el riesgo de derrumbarse, según explicó Sarkis Khoury, director general de antigüedades del Ministerio de Cultura del Líbano.

explosion beirut arquitectura
El centro comercial Beirut Souks, de Rafael Moneo, ha sufrido daños en toda la carpintería de vidrio. |

Entre ellos está el Museo Nicolas Sursock, construido en 1912 en el histórico barrio de Ashrafieh por el coleccionista de arte Nicolas Sursock Ibrahim, y ejemplo de la arquitectura libanesa de estilo veneciano y otomano. Reabierto en 2015 después de un profundo trabajo de rehabilitación a cargo de Jacques Aboukhaled y Jean-Michel Wilmotte, el museo vuelve a ser un revoltijo de techos caídos, chandeliers, molduras y mosaicos de mármol destrozados. Junto a los principales museos, como el Museo Nacional de Beirut y el Museo Arqueológico de la Universidad Americana de Beirut –que recoge donativos para reparar su campus–, así como en los espacios culturales, galerías y sitios religiosos.

explosion beirut arquitectura
La Fundación Aishti de David Adjaye, en primera línea de mar. |
explosion beirut arquitectura
Interior del palacete de principios del siglo XX del diseñador de moda Elie Saab, cuya fachada se ha caído con la explosión. El palacio, cuidadosamente restaurado antes de la detonación, era uno de los pocos ejemplos de la arquitectura tradicional libanesa que quedaban intactos tras la destrucción de la guerra. |

“Va a ser muy complicado reconstruir una ciudad tan grande y tan compleja, pero los beirutíes lo han hecho muchas veces y lo volverán a hacer”, comenta Hibai Arbide Aza, periodista de la productora Muzungu, conocedor de la arquitectura y la vida de Beirut. Arbide abandonó la ciudad tan solo cuatro días antes de la explosión bajo una sensación de “depresión generalizada” debido a los estragos de la crisis económica y política que azota al país.

explosion beirut arquitectura
Vista general y detalle del barrio de Shatila, uno de los campos de refugiados palestinos más antiguos fuera de Palestina, carcaterizado por una arquitectira de hormigón de estilo brutalista árabe. |

La reconstrucción abrirá paso a una nueva partida de intereses extranjeros en el Líbano con Estados Unidos, Francia, Turquía, Emiratos Árabes y Arabia Saudí por influir en el puerto y los alrededores. La geopolítica marcará el futuro de Beirut. “La capital ya necesitaba planes urbanísticos urgentes, no hay transporte público, la gestión de las basuras en muy deficiente, el tráfico es terrible”, explica Arbide, quien añade que la reconstrucción “no será neutra”. Entre la caótica arquitectura de Beirut, el periodista destaca los edificios de viviendas de estética brutalista árabe del barrio de Shatila, donde las fachadas de hormigón con celosías se enredan en una maraña de nuevas construcciones temporales del mismo material que crecen sin ninguna planificación. Shatila es uno de los campos de refugiados palestinos más antiguos fuera de Palestina. Desde los años cincuenta, este barrio ha ido creciendo a lo alto con anchas avenidas combinadas con zocos tradicionales en callejuelas muy estrechas.

La tragedia se saldó con la muerte de cerca de 220 personas, entre los que se encuentra el arquitecto libanés de origen francés Jean-Marc Bonfils (1963-2020), conocido por sus trabajos de reconstrucción tras la Guerra Civil Libanesa (1975-1990). Bonfils, de 57 años, retransmitía por Facebook los efectos de la primera explosión cuando fue alcanzado por la segunda en su apartamento del edificio East Village, diseñado por él mismo en el barrio de Mar Mikhael.

Esta delgada torre de apartamentos se elevaba sobre una galería de arte revestida en piedra y madera, materiales propios de la arquitectura tradicional libanesa. Ganó el Premio de Arquitectura de Asia 2015 en la categoría de viviendas, y servía de contrapunto al edificio de estilo moderno de la sede de Électricité du Liban, construido en 1965 por Pierre Neema, que ha quedado completamente destruido.

explosion beirut arquitectura
Fachadas delantera y trasera del edificio de estilo moderno, construido en 1965 por Pierre Neema, que acoge la sede de Électricité du Liban. |
explosion beirut arquitectura
Patio delantero de hormigón del edificio de Électricité du Liban. |

Incluso para el tumultuoso pasado de Beirut, la explosión del puerto no tiene precedentes en la historia. Las grúas ya han tomado la ciudad para asegurar e impermeabilizar las estructuras y evitar que se produzcan más daños cuando lleguen las lluvias otoñales. Lo siguiente será decidir qué se renueva o qué desaparece para siempre.

Más información