Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los irresistibles cojines de Luke Edward Hall que se han agotado fuera y aún puedes encontrar en España

Los estampados de anchoas, langostas y leopardos y los retratos de Alathenea y Valentine que el diseñador ha creado para The Rug Company son mucho más que objetos de deseo llenos de color: tienen detrás mitología, historia y literatura

cojines luke edward hall
El diseñador Luke Edward Hall entre los cojines que ha diseñado esta primavera para The Rug Company. |

Con sus gafas dibujadas con compás, el pelo desordenadamente ordenado y su jersey de rallas, Luke Edward Hall no engaña. Su aspecto de artista refinado se corresponde con la realidad, la del creador polifacético que es. Lo mismo hace un plato de cerámica para colgar en la pared que diseña unas zapatillas de terciopelo o una mesa de té.

Estos tres objetos y otros tantos los tiene a la venta en su web, el escaparate de su pequeño universo, que él mismo ha definido en alguna ocasión como “colorido, romántico y nostálgico”. Un universo que se extiende a su apartamento londinense –decorado al alimón con su padre, interiorista– y a todos los proyectos de su aún joven pero nutrido porfolio.

Apenas tres años después de graduarse de diseño de moda masculina en Central Saint Martins, en 2012, y pocos meses después de montar su propio estudio, Burberry lo llamó para que ilustrara la campaña de SS16. Y después llegarían las colaboraciones con grandes compañías, como Christie’s, Liberty London, Richard Ginori o la Royal Academy of Arts; su columna periódica en el Financial Times como gurú de la estética y el interiorismo y las exposiciones y las colaboraciones con otros artistas de cualquier ámbito.

cojines luke edward hall

La última de ellas con The Rug Company, una serie compuesta por tres cojines y dos tapices fabricados artesanalmente en lana en la histórica manufactura francesa de Aubusson (y que en España se distribuye de forma exclusiva por BSB Alfombras.

cojines luke edward hall

Lo fantástico de su trabajo es que a primera vista todo parece tan sencillo y atractivo, fresco y brillante, como la portada de un libro para niños que te hace un guiño desde la estantería o como una torre de pasteles de Fortnum & Mason. Es imposible no enamorarse de los estampados de los cojines de anchoas (uno de sus pescados favoritos), langostas o leopardos; no querer ponerlos en el sofá, encima de la cama o en el baño. O no caer rendido ante sus tapices con los retratos de Alathenea y Valentine, de trazo suelto y rápido, e inspirados en personajes de sus lecturas.

cojines luke edward hall

Pero lo más interesante es que detrás de esa explosión de colores brillantes, de la potencia decorativa de fácil consumo, hay mucho recorrido: todo un argumentario que bebe de la historia, las mitologías griega y romana, de la literatura británica; de grandes iconos estéticos como el genial Cecil Beaton (autor, entre otras, de la foto de Audrey Hepburn con sus inolvidables guantes largos en Desayuno con diamantes) o el pluridisciplinar Bloomsbury Group.

cojines luke edward hall

Con permiso de dejarse abrazar por sus cojines, seguir su cuenta de IG es la mejor forma de asomarse a ese universo “colorido, romántico y nostálgico” y seguir los pasos a este milenial londinense con gafas pintadas con compás y enamorado de las civilizaciones clásicas… y de las anchoas.

cojines luke edward hall

Más información