Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuando el urbanismo contribuye a la distancia social

El colectivo de Vivero de Iniciativas Ciudadanas propone parques como amortiguadores víricos en la ciudad

Los parques urbanos y las zonas verdes actúan como "cortavirus"
Los parques urbanos y las zonas verdes actúan como "cortavirus"

Mucho se habla estos meses sobre la distancia social como una de las principales herramientas para evitar el contagio de la covid-19 y reducir la propagación del mismo hasta valores de transmisión <1. La distancia social, estimada en uno o dos metros, depende de muchos factores, entre ellos la densidad de población de un determinado espacio. En entornos rurales, como la Serranía Celtibérica, la densidad de población es de apenas siete habitantes por kilómetro cuadrado, lo que daría como resultado una distancia social media en superficie de 300 metros. En L´Hospitalet de Llobregat (Barcelona), con más de 18.000 habitantes por kilómetro cuadrado, apenas siete metros separarían en superficie a cada habitante.

Además, en el entorno rural podemos encontrar con mayor frecuencia trabajos esenciales, como el sector primario, por lo que la incidencia económica pueda ser más resiliente frente a una economía basada en el sector terciario y cuaternario, más afectados por el confinamiento. Por el contrario, en las grandes ciudades encontramos confinamientos más estrictos que en el medio rural, y más riesgos para la propagación de la infección, ya que la densidad de población obliga a comprar en establecimientos con más gente, y compartir espacios y dispositivos con otras personas (billetes y monedas, puertas, picaportes, botones…). La proxémica de la distancia social se asocia con el grado de protección de las personas, pasando desde el contacto íntimo del personal sanitario al auto-aislamiento de las nuevas soledades no-deseadas.

La proxémica vírica varía en función del grado de protección
La proxémica vírica varía en función del grado de protección

Por todo ello la incidencia de la covid-19 en las ciudades posee un efecto devastador tanto a nivel sanitario como económico. El proceso de urbanización global avanza inexorablemente, drenando los territorios y concentrando población. Solo en Buenos Aires se concentra cerca del 40% de la población argentina y Tokio concentra el mismo porcentaje de PIB con respecto a Japón. Incluso existen estudios en los que se relaciona directamente la contaminación como un factor de riesgo tanto por su impacto en la salud de las personas como por la posibilidad de que el coronavirus pueda transportarse a través de las emisiones contaminantes. Es claro, pues, que las ciudades juegan un rol crucial en esta crisis en ambas dimensiones, sanitaria y económica.

Al igual que Haussmann practicó el higienismo en París debemos revisitar acciones similares adaptadas a nuestros tiempos

En ese balance y su armonización es donde todos los gobiernos despliegan las múltiples herramientas que permiten conjugar la actividad económica con la salud social. Una de esas medidas ha sido común en mayor o medida a todos los escenarios y supone un gran impacto en nuestras sociedades: el confinamiento y aislamiento social. A finales del mes de marzo cerca de la mitad de la población mundial se encontraba confinada. Pero, ¿es posible otro tipo de confinamiento urbano? ¿Es posible que el diseño urbano, su morfología y su estructura permitan una mayor resiliencia ante futuras epidemias? ¿Podemos, desde el urbanismo y la geografía urbana incidir o mitigar estos efectos que, previsiblemente, puedan volver a repetirse en breve plazo?

Lo ideal, en este caso, es que pudiéramos combinar el proceso de urbanización global —un fenómeno problemático pero real— con posibilidades de confinamiento selectivo, permitiendo mitigar los impactos sanitarios y económicos de futuras pandemias. Existen ciudades que, por su propia condición geográfica, plantean ventajas debido a su aislamiento estructural: si el foco de la covid-19 se hubiese producido en Urumchi en vez de Wuhan quizás su condición de polo de inaccesibilidad hubiese contribuido a un mejor control de la infección.

Otras muchas ciudades se encuentran geográficamente aisladas por la remota distancia, los mares, los hielos, los desiertos…haciendo que sean lugares, a priori, más seguros para la entrada y/o salida vírica. Pero podemos ir más allá y no conformarnos con ciudades completas ¿Y si pudiéramos discriminar porciones urbanas y mantener distintos ritmos sociales/económicos en una misma ciudad?

De nuevo los accidentes geográficos dividen y sectorizan ciudades o territorios urbanos permitiendo establecer dinámicas diferenciadas. Esto se puede observar en innumerables casos. Ciudades divididas por mares —Estambul—, ríos —Budapest—, montañas —Rio de Janeiro—. Incluso algunas divisiones han sido utilizadas para aislar en cuarentena enfermos contagiados con enfermedades infecciosas durante el pasado, como los lazaretos —Robben Island en Ciudad del Cabo.

De arriba abajo: Venecia: una ciudad geográficamente aislada; Estambul: una ciudad dividida por el mar; Jartum: dos ríos y tres áreas urbanas.
De arriba abajo: Venecia: una ciudad geográficamente aislada; Estambul: una ciudad dividida por el mar; Jartum: dos ríos y tres áreas urbanas.

En las ciudades que poseen esta distancia urbana provocada por la geografía podemos establecer diagnósticos diferenciados en cada área, ajustando la acción de choque frente a una epidemia en relación con sus necesidades específicas, lo que permite ser más resilientes y evitar el café para todos. Un área urbana con una alta tasa de contagios puede sufrir un confinamiento más severo, sacrificando los criterios económicos y priorizando los sanitarios, mientras que en el otro área esto se haga de la manera inversa, debido a bajas tasa de infección.

¿Y en las ciudades en las que no existe esta división natural? Habría que crearla mediante el diseño urbano: un vacío despoblado que interrumpa la densa trama urbana como el cortafuegos interrumpe la biomasa en un incendio. Y ese vacío urbano que genera la distancia urbana y actúa como cortavirus son los parques urbanos y las zonas verdes. Los grandes parques urbanos transforman los espacios de confinamiento tipo lazareto —aislados, estigmatizados, controlados…— por espacios más democráticos, donde los estándares urbanísticos de espacios públicos abiertos se multiplican — m2/hab.—, reformulando el crecimiento y la densificación urbana en un nuevo urbanismo resiliente para el siglo XXI.

Parques urbanos: morfología de pulmón confinado. De arriba a abajo y de izquierda a derecha: Central (Nueva York), El Retiro (Madrid), Chapultepec (México D.F.), Uhuru (Nairobi), Ibirapuera (Sao Paulo), Yoyogi (Tokio), Hyde (Londres) Royal Botanical (Melbourne)
Parques urbanos: morfología de pulmón confinado. De arriba a abajo y de izquierda a derecha: Central (Nueva York), El Retiro (Madrid), Chapultepec (México D.F.), Uhuru (Nairobi), Ibirapuera (Sao Paulo), Yoyogi (Tokio), Hyde (Londres) Royal Botanical (Melbourne)

Habitualmente la morfología de los parques urbanos diseñados poseen una o varias formalizaciones: un gran parque metropolitano como pulmón verde —Nueva York, Sao Paulo, Berlín…—, un parque lineal, que habitualmente se asocia a un elemento geográfico como un río o frente litoral — Santiago de Chile, Madrid, Valencia…— o un parque exterior o anillo verde — Vitoria, Adelaida, Colonia…— . Los pulmones verdes descongestionan áreas circundantes pero son atractores puntuales centrípetos que no interrumpen la trama urbana, ya que se encuentran rodeados por ciudad alrededor. La corona envuelve la ciudad desde su exterior y se integra en las zonas periurbanas y rurales exteriores por lo que no es capaz de discriminar grandes áreas urbanas.

En cambio el parque lineal sí es capaz de ofrecer una línea verde que articula la distancia urbana continua, por lo que ofrece áreas urbanas autónomas y más independizadas. Pero no solamente en dos porciones, cortadas por una línea, sino que a través de una formación rizomática — de corredores verdes de 100 a 400 metros de ancho— toda la trama urbana de una gran ciudad extensa puede esponjarse y separarse dejando las llamadas buffer zones, es decir, espacios de amortiguación. Al igual que Haussmann practicó el higienismo decimonónico en París, adaptando nuevas infraestructuras frente a los riesgos de la época, debemos revisitar acciones similares adaptadas a nuestros tiempos.

El parque arbóreo o rizomático estructura la ciudad a través de una gran red de espacios verdes que esponjan la trama urbana, liberan suelo, permiten la distancia urbana y social, mejoran la calidad del aire y fijan CO2; ofrecen espacios recreativos y de ocio, deportes, vistas y valor escénico, naturalización, recuperación de especies y fomento de la biodiversidad. Los distintos barrios y distritos se conectarían a través de estas grandes arterias verdes, esponjando la trama urbana y permitiendo ampliar las unidades de confinamiento a través de estos nuevos espacios.

¿Podría una ciudad articulada a través de estos corredores verdes operar con distintos grados de confinamiento? Estos parques arbóreos o rizomáticos no deben verse como infraestructuras que aíslan barrios o distritos —como sí hacen las autopistas y carreteras—, sino que atraen a la población como grandes espacios públicos de calidad, aportando valores sociales, económicos y ambientales. Quizás, en un futuro próximo, la incorporación de la distancia urbana como estrategia permita que, con esta traumática experiencia y nuestra innovación, las distintas áreas urbanas puedan operar con funcionamientos diversos basándose en su riesgo y propagación, haciendo que las ciudades estén más preparadas y sean más resilientes para hacer frente a la siguiente pandemia. Podemos aprovechar esta crisis para codiseñar las ciudades pensando en la ciudad y los cuidados a través de la construcción de infraestructuras urbanas saludables.

VIC (Vivero de Iniciativas Ciudadanas) es una plataforma urbana abierta y colaborativa de transferencias de la innovación social al espacio público, impulsada y articulada por un grupo de arquitectos, urbanistas y ciudadanos

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

En EL PAÍS, decenas de periodistas trabajan para llevarte la información más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo y disfrutar de acceso ilimitado, puedes hacerlo aquí por 1€ el primer mes y 10€ a partir del mes siguiente, sin compromiso de permanencia.

Suscríbete

Más información