Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Por una Barcelona menos mercantilizada y más humana

Más de mil personas firman el ‘Manifiesto por la reorganización de la ciudad tras la covid-19’

Los firmantes piden que Barcelona ponga freno al crecimiento turístico
Los firmantes piden que Barcelona ponga freno al crecimiento turístico

Y entre esos mil firmantes se encuentran personalidades del ámbito académico como la socióloga Saskia Sassen, el filósofo Jorge Riechmann y el antropólogo Manuel Delgado. El Manifiesto por la reorganización de la ciudad tras la covid-19 es iniciativa de Massimo Paolini, teórico de la arquitectura y miembro de POLLEN, Political Ecology Network.

Para Paolini la pandemia y la experiencia del confinamiento han evidenciado la urgencia de cambios profundos en la organización de la ciudad. Para hacer frente a futuras pandemias y para contrarrestar la grave crisis climática que afecta al planeta hay que sustituir la mercantilización de la ciudad por la centralidad de la vida en todas sus formas.

El texto, que se dirige a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, enumera las causas del problema: la contaminación, las desigualdades sociales, la especulación en el precio del alquiler... Se afirma, por ejemplo, que Barcelona es una de las ciudades más contaminadas de Europa Occidental y, según se lee en el manifiesto, un estudio reciente de la Universidad de Harvard concluye que la contaminación es un factor que aumenta la mortalidad relacionada con la pandemia.

El post-covid-19 es una ocasión única para impulsar medidas que devuelvan la ciudad a las personas

Los firmantes del manifiesto consideran que el post-covid-19 es una ocasión única para impulsar medidas permanentes que devuelvan la ciudad a las personas. Han dividido las medidas en cuatro objetivos: reorganizar la movilidad, (re)naturalizar la ciudad, desmercantilizar la vivienda e impulsar el decrecimiento urbano.

Reorganización de la movilidad

Entre las medidas concretas, el manifiesto pide la reducción drástica del uso del automóvil privado y de las motocicletas en la ciudad; la promoción del uso de la bicicleta y del transporte público, así como la peatonalización progresiva de la ciudad. Piden igualmente favorecer el juego infantil en las calles y las plazas, y limitar el ruido ligado al transporte.

(Re)naturalización de la ciudad

Los firmantes piden incrementar de manera importante la superficie destinada al verde urbano; plantar árboles que creen zonas de sombra que regulen el microclima; reducir drásticamente el asfalto sustituyéndolo por materiales porosos que permitan la filtración del agua en el terreno; promover la creación de más espacios verdes y huertos urbanos; reducir la contaminación lumínica; impulsar la biodiversidad y prever fuentes de agua potable de calidad en toda la ciudad.

Desmercantilización de la vivienda

En este capítulo se pide que toda persona pueda disponer de una vivienda en tiempos breves según el modelo finlandés Housing First, un método alternativo por el que se ofrece a las personas sin hogar un hogar individual desde la calle, sin tener que pasar por alojamientos temporales; reducir los precios de alquiler; reducir drásticamente el número de pisos turísticos; impulsar la vivienda pública y garantizar que cada persona mayor pueda seguir viviendo en su hogar.

Entre las medidas, una progresiva peatonalización de la ciudad y una reducción del uso del automóvil privado
Entre las medidas, una progresiva peatonalización de la ciudad y una reducción del uso del automóvil privado

Decrecimiento urbano

Y por último, el manifiesto aboga por una drástica reducción del consumo, pero a la vez por el impulso de la economía social y local, de la economía cooperativa y de los pequeños comercios. Según los firmantes hay que eliminar los cruceros, rechazar la construcción de nuevos museos y eliminar cualquier inversión para promocionar la marca Barcelona.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información