Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cosas que hacer durante la cuarentena por coronavirus (VII): cómo insonorizar tu casa sin hacer obras

Desde soluciones inmediatas con elementos que puedes tener en casa hasta remedios definitivos que requieren materiales que se pueden conseguir 'online' y un poco de valentía

Confinamiento por coronavirus

Aislados sí, pero no del todo. Estos días de cuarentena a causa del coronavirus (COVID-19) estamos siendo más conscientes que nunca de todos aquellos detalles que nos faltaban para acondicionar nuestra casa y vivirla de verdad. Una limpieza y desinfección a fondo, arreglar incómodos desajustes como una cisterna que gotea o insonorizar bien una habitación para dejar de oír al vecino, tan invisible y a la vez tan presente.

Pisadas y crujidos, hilos musicales, batidoras, discusiones domésticas, terrores nocturnos, ladridos… La banda sonora que acompaña a cualquier comunidad de vecinos, ahora extendida las 24 horas del día sin pausa y, en algunos casos, a niveles muy altos de decibelios si se tiene la mala suerte de vivir en un vecindario ruidoso.

Según la OMS, desarrollar nuestra vida laboral y personal en un entorno con ruido es uno de los principales riesgos tanto para la salud mental como física. Un buen aislamiento es una de las claves que se deben tener en cuenta cuando se planifica una reforma, pero si tu piso es de alquiler o no pudiste acondicionarlo en su momento, existen alternativas para insonorizarlo sin necesidad de obra.

Antes de emprender el aislamiento, se debe concretar de dónde procede el impacto acústico. Esto hará que el nivel de amortiguación sea hasta un 85% más eficaz, según indican en Leroy Merlin. En los casos más molestos, se detectan fácilmente con una simple escucha en silencio. Si se tratase de ruidos más confusos, provocados por bajantes de baño o electrodomésticos, desde Housy proponen usar el móvil para medir los decibelios, con aplicaciones como que lo transforman en un sonómetro, como Sound Meter o NIOSH Sound Level Meter.

El primer paso lógico es eliminar los ruidos de nuestra propia casa, provocados por ejemplo por electrodomésticos que no se usan de forma habitual. Estos son los siguientes:

1. Pintura antirruido, de la NASA al hogar

Creada originalmente por la NASA para proteger el pavimento de las naves especiales, la pintura aislante ha dejado de ser ciencia ficción para convertirse en un aliado más a la hora de acondicionar las casas. Esta material acrílico compuesto por látex y agua no solo aísla del frío y del calor, sino que reduce la transferencia de ruidos no deseados y las vibraciones.

Su tecnología basada en una composición de microesferas, resina y filtros genera una membrana capaz de absorber el sonido y reducirlo en un 30%. Silent Running SR 1000 o Serenity Base Coat son algunas de las marcas que comercializan este producto. Aplícala como cualquier otra pintura: tras limpiar el polvo y la suciedad de la superficie (es apta tanto para yeso como madera, fibra de vidrio, metal…), extiende una primera capa con un rodillo o una pistola. Deja seca entre 24h y 48h y añade una segunda capa para reforzar su eficacia.

2. Aislar con muebles y decoración

insonorizar casa
Espejo Graphic de Maisons du Monde.

Si aprovechas estos días para dar un nuevo aire a tu casa, ten presente que muchos elementos decorativos pueden reforzar el aislamiento frente al calor y el ruido. Una estantería en madera maciza como el modelo Hemnes de Ikea no solo servirá de almacenaje extra, sino también como muro acústico en la pared donde la coloques.

No olvides cubrirla con muchos libros para que el sonido no penetre. Crear composiciones con espejos de diferentes tamaños y grosores como muestra Graphic de Maisons du Monde ayudará a contener también los ruidos adyacentes. Los diseños murales de Desenio.es aportarán, a precios asequibles, un toque escandinavo a cualquier estancia.

Las decoraciones de pared no son solo tendencia, también son un elemento de aislamiento acústico eficaz. Los colgadores de lana, como los que diseña Jungalow, cuya tienda online también distribuye en España, añaden textura a las paredes listas sin sobrecargarlas. Una idea para amortiguar los ruidos en el dormitorio es colocar un tapiz, como estos de Casa Josephine, a modo de cabecero de cama, que además aporta mucha personalidad a la habitación.

insonorizar paredes cuarentena
Paneles acústicos Beetle, de Mut para Sancal, inspirados en los insectos. |

La firma Sancal ofrece paneles acústicos con diseños sofisticados y decorativos, como la serie Beetle, diseñado por el estudio valenciano Mut Design, muebles con propiedades fonoabsorbentes, como las mesillas y estanterías Estante de la colección Turati del diseñador Juan Ibáñez Lax, o la cúpula acústica Tartana, de Isaac Piñeiro, del estudio Nadadora, con la que puedes aislar, por ejemplo, un rincón de lectura.

Por último, si te habías planteado cubrir una pared con un papel pintado, es la oportunidad de elegir uno fonoabsorbente, como los de la colección selvática Feanne, de Tecnografica.

insonorizar paredes cuarentena
Colección Turati de Sancal. Al fondo, Estante, un mueble con propiedades fonoabsorbentes del diseñador Jua Ibáñez Lax. |

En el suelo, las alfombras serán un buen aliado para mitigar las ondas inferiores y nuestras propias pisadas. Si buscas invertir en una nueva, piensa tanto en el diseño como en su grosor y densidad. Un mayor número de fibras como las que contiene la lana anudada hará que la onda acústica se pierda con mayor facilidad entre su superficie irregular. La alfombra Bahiti de Kave, tejida con el método artesanal tufting y un diseño que rememora los tapices de la Bauhaus, es una atractiva fórmula de aislar tu salón desde suelo.

insonorizar casa
Alfombra Bahiti de Kave Home.

Si el ruido procede de la calle, se puede aplacar con cortinas gruesas de terciopelo o lino, que además ayudarán a retener la luz solar y mantener la casa caliente por mucho más tiempo. Para cercar la puerta principal y evitar que el ruido de las zonas comunes del edificio se transfieran a la vivienda, puedes colocar un cojín o burlete en la parte inferior. Ese desnivel que suele presentar el suelo en relación con el marco de la puerta se cubrirá al instante, amortiguando tanto el sonido como el frío que entra de fuera.

3. Plafones de madera para camuflar pisadas ajenas

insonorizar casa

La madera es un material ecológico muy versátil que se puede aplicar de múltiples maneras. Desde plafones de madera que se pueden colocar en el techo de obra para mitigar las pisadas de pisos superiores hasta placas superpuestas en el pavimento inferior si necesitas aislar en esa dirección.

También son un buen remedio para camuflar el sonido que se amplifica en las esquinas, donde el sonido tiende a rebotar con mayor intensidad. Para mitigarlo, puedes colocar esas láminas de parqué que sobraron en la reforma o incluso un mueble de madera que ejerza de muro para contrarrestar el efecto amplificador.

4. Insuflar aislamiento: la solución inmediata para atacar el eco entre vecinos y minimizar tu ruido

Si el muro que separa tu casa de la del vecino posee cámara de aire vacía, EcoGreenHome propone una solución rápida y efectiva que no requiere obra para eliminar de raíz la filtración de sonidos.

Lo primero es averiguar si las paredes tienen cámara de aire. Según indica, Supafil, fabricante de lana mineral para aislamiento termoacústico, si la vivienda fue construida antes de 1979, lo más probable es que sí la tenga. "Acerca la mano a los enchufes (o al hueco de la tira de la persiana si lo que se desea es aislar una pared que da al exterior). Si notas una pequeña corriente es que hay cámara de aire", continúan. El último truco es golpear la pared desde el marco de la ventana hacia los extremos de la pared para comprobar que suena hueco, en cuyo caso, existe cámara de aire en la que poder insuflar el aislamiento.

Esta técnica es válida para cualquier superficie que se quiera aislar –suelo, techo o paredes–, y ayuda además a corregir el eco que se crea entre las paredes. También disminuye el ruido aéreo provocado por la música o el tráfico y resulta una barrera acústica excelente.

La celulosa, lana de roca o fibra de madera son materiales que cumplen están función, según indican desde EcoGreenHome. La celulosa no solo es 100% ecológica, al estar creada con papel reciclado, sino que resulta más económica y actúa como difusora del vapor que también protege de la humedad y el moho.

Este material aislante se debe inyectar en la cámara a través de un agujero que después se cubre con masilla y pintura. Empresas como Ecoaislamientos te permiten alquilar la maquinaria necesaria, lo que reduce hasta en un 35% el coste final de una intervención profesional si lo haces tú mismo.

5. Placas aislantes: el método profesional para combatir vecinos muy ruidosos

Es frecuente que las paredes que separan las viviendas no estén aisladas de forma correcta y se transfiera todo tipo de conversaciones o incluso el sonido de la televisión. Leroy Merlin propone montar sobre la superficie una estructura de perfiles metálicos en la que encajar paneles aislantes que posteriormente cubriremos con yeso laminado (como muestra este vídeo).

Este sistema puede resultar laborioso y con él se pierden algunos centímetros de espacio en la habitación, pero aplacará el ruido de forma eficiente y duradera. En primer lugar, se monta la estructura metálica adaptada a las medidas de nuestra pared, formada por canales en la base y montantes verticales a lo largo de la pared. Si es preciso, cortaremos el metal con una tijera cortachapa. Se ponen dos montantes cada 60 centímetros que se atornillan entre sí para sustentar las placas. Recuerda llevar en todo momento gafas y guantes protectores.

Para evitar que el metal transmita el sonido exterior, debemos aislar todas las caras que estén en contacto con otros materiales. Esto se consigue con cinta adhesiva aislante que deberá tener el mismo ancho que los perfiles metálicos. Pegaremos primero una tira a lo largo de la base del canal que esté en contacto con el suelo, el techo o las placas de yeso y presionaremos con las manos. Cortamos el restante con un cúter y hacemos lo mismo en los frontales. El procedimiento lo aplicaremos después a los montantes.

A continuación, fijamos los canales al suelo y al techo por medio de tacos y tornillos de 6 mm de ancho. Para optimizar el aislamiento, es conviente que la estructura no se apoye directamente en la pared. Con unos amortiguadores de chapa se creará una cámara de aire, que refuerza así la insonorización. Después se fijan los montantes laterales con tornillos a las paredes, a modo de marco. El resto de montantes se sujetan de forma diagonal en la estructura con tres amortiguadores, atornillados cada uno por un taco y un tornillo de la misma longitud creando una estructura en H. Por último, se refuerza la unión entre canales y montantes con tornillos.

Ya tenemos fabricada la estructura metálica donde se colocarán los paneles aislantes que hayamos elegido. Se recomienda usar siempre un material esponjoso como las placas de poliuretano. Poseen una alta densidad, son económicos e impermeables a la vez que permiten que transpire el aire, y además son fáciles de adherir por su ligereza. En Amazon las encontrarás en multitud grosores y tamaños.

Los paneles elaborados con fibras textiles recicladas (como muestra el vídeo) son una alternativa ecológica muy eficaz para aislar una pared. Las placas de corcho, cáñamo o fibras de madera también son potentes aislantes que no solo disminuyen el impacto medioambiental por su composición, sino que permitirá que ahorres en tu factura energética al proteger del frío y del calor.

El último paso es cerrar la estructura con placas de yeso laminado que refuerzan el aislamiento. Corta los paneles con un cúter, respetando siempre 10 milímetros de distancia con el suelo para cubrir las posibles dilataciones. Atornilla cada 30 cm con tornillos fosfatados, y tapa cada junta y hueco de tornillo con pasta para juntas de yeso laminado. Después añade una cinta de papel para juntas y aplica una segunda capa de pasta. Cuando esté seca la superficie, podrás lijarla y pintarla o incluso cubrirla con papel decorativo.

6. Si quieres montar un grupo de rock en casa, almohadillas aislantes

insonorizar casa

Utilizadas a menudo para estudios de grabación, las almohadillas de espuma son un método de fácil instalación que evitará que nuestro propio ruido se transfiera al exterior. Además, eliminan las vibraciones que generan los altavoces de un equipo de música y el incómodo trasiego de una obra. También mitigan los golpes y aíslan de las inclemencias térmicas y, por su escaso peso, se pueden manipular sin esfuerzo.

En el portal Almohadillas Store encontrarás multitud de medidas y tamaños según el espacio que quieras intervenir. Para facilitar su colocación, suelen llevar una banda autoadhesiva en una de las caras. Pégala sobre la superficie y añade tantas como sean necesarias para cubrir por completo la zona.

En EL PAÍS, decenas de periodistas trabajan para llevarte la información más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo y disfrutar de acceso ilimitado, puedes hacerlo aquí por 1€ el primer mes y 10€ a partir del mes siguiente, sin compromiso de permanencia.

Suscríbete

Más información