Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La hora del Estado

La crisis sanitaria pilla a nuestro país con un mercado laboral frágil y dualizado

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, preside el Consejo de Ministros extraordinario para aprobar medidas para contener el coronavirus, este sábado.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, preside el Consejo de Ministros extraordinario para aprobar medidas para contener el coronavirus, este sábado.

A la misma velocidad que se extiende el coronavirus lo hacen las dramáticas consecuencias económicas del mismo. En el plazo de días, más que de semanas, se detiene de modo abrupto la producción, el consumo, la inversión, el comercio y el turismo, la principal industria nacional. Esta situación desastrosa pilla al país con un mercado laboral frágil y dualizado que se está manifestando ya en miles de despidos, casi imposibles de detener. Muchísimas pymes, el corazón de la economía, viven al día y no pueden soportar su cierre sin reducir los costes laborales que tienen.

Editoriales anteriores

Más del 40% de los trabajadores españoles son temporales o trabajan a tiempo parcial; de los primeros, un 40% tiene contratos que apenas duran un mes. Este es el segmento más débil en esta situación, el primero que está siendo arrojado a la calle. La carne de cañón del ajuste. Ninguna sociedad puede dejar a estos ciudadanos al pairo, sin ayudas, más allá de los factores de resistencia familiar de los que cada uno de ellos disponga (muy mermados tras tantas dificultades). Por ello, tan urgente como el estado de alarma para frenar el virus y dar capacidad al sistema de sanidad pública para que cure, es un plan de choque para los que se están quedando por el camino. Son las dos patas de una vuelta a la normalidad.

No hay más que una senda para lograrlo: estimular la economía con inversión pública. El Ejecutivo habrá de presentar una revisión del techo de gasto para los nuevos Presupuestos, y dar holgura a la reducción del déficit que le exige Europa, que debe ser cómplice y apoyo —no adversario— de ese plan. El Consejo de Ministros ha de ser coherente con las palabras de Sánchez: “Europa sabe que no puede volver a cometer errores pasados que acaban lastrando nuestras economías; Europa ya sabe que en medio de un ataque no hay que reducir las defensas y los recursos, sino reforzar las defensas y los recursos”.

Apenas hay tiempo. Las discusiones ministeriales, la oposición ideológica y las luchas de poder dentro del Gobierno son lujos para otro momento. No se puede esperar.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >