Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Feminismo

Si renunciamos a nuestra identidad para diluirnos en el océano de las sensibilidades alternativas, nunca llegaremos al final de nuestro propio camino

Varias mujeres en la manifestación del 8 de marzo en Bilbao.
Varias mujeres en la manifestación del 8 de marzo en Bilbao. H.Bilbao (Europa Press)

Es una palabra importante. Porque impulsó la única revolución social que triunfó en el siglo XX, la única que sigue mejorando hoy la vida de la gente. El feminismo es la lucha de las mujeres por la igualdad. No es un sinónimo de igualitarismo, ni de progresismo, ni de paridad, ni siquiera de justicia. No todas las mujeres son feministas, no todas las feministas son mujeres. Cada vez hay más hombres feministas, y son muy valiosos, pero hasta el día en que conquistemos la plena igualdad con la élite primordial de la humanidad, que son los hombres, el feminismo seguirá siendo la lucha de las mujeres. Las jóvenes que me lean estarán pensando, ya está, una vieja que piensa como las viejas, y es cierto. Voy a darles la razón con pocas palabras. Estoy en contra de la gestación subrogada porque ninguna persona pobre es libre, soy abolicionista porque mientras esté intrínsecamente vinculada a la trata, la prostitución implica esclavitud y su regulación ni siquiera se puede discutir. Pero precisamente porque soy vieja, sé que no hemos inventado nada. Custodio la memoria de las que lucharon antes que nosotras, las que crearon un movimiento que no pertenece a ningunas siglas, a ningún partido, y que no es de unas feministas más que de otras. Y porque soy vieja creo que nos estamos equivocando. La potencialidad del movimiento es tan inmensa que los ataques serán cada vez más numerosos, más sutiles. Y si no nos mantenemos unidas frente a las provocaciones, si no reaccionamos frente a quienes pretenden enterrar el feminismo bajo la etiqueta de la igualdad, si renunciamos a nuestra identidad para diluirnos en el océano de las sensibilidades alternativas, nunca llegaremos al final de nuestro propio camino. Y no tendremos perdón.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Sobre la firma

Almudena Grandes

Madrid 1960-2021. Escritora y columnista, publicó su primera novela en 1989. Desde entonces, mantuvo el contacto con los lectores a través de los libros y sus columnas de opinión. En 2018 recibió el Premio Nacional de Narrativa.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS