Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nuestros periodistas recomiendan de forma rigurosa e independiente productos y servicios que puedes adquirir en Internet. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos al texto, EL PAÍS recibe una comisión. Lee aquí nuestra política comercial.

Probamos los mejores cascos inteligentes para ir en bicicleta

Analizamos cuatro modelos que, además de ser cómodos y ofrecer una buena ventilación, incorporan sistemas de iluminación que refuerzan tu seguridad

Cascos inteligentes bicicleta
Los cuatro modelos que hemos probado refuerzan la seguridad y ofrecen, además, otras prestaciones extra. Getty Images

Nuestra experta ha elegido el Livall BH62 como el mejor casco inteligente de los cuatro analizados. Su sistema de iluminación, lo cómodo que resulta y otras funciones extras que incorpora lo hacen superior al resto.

El último Barómetro de la Bicicleta en España recoge que casi nueve millones de usuarios utilizan este medio de transporte semanalmente, y que más de cuatro millones y medio lo usan en alguna ocasión en sus desplazamientos por motivos laborales o de estudios.

Dentro de este contexto, el casco se ha convertido en uno de los complementos imprescindibles para cualquier persona que monte en bici. También para quienes buscan otras alternativas al transporte en la ciudad como los patinetes eléctricos. Y es que toda seguridad es poca.

¿Qué modelos hemos elegido?

La siguiente selección incluye cuatro cascos inteligentes que, gracias a las características de sus sistemas de iluminación, proporcionan una seguridad extra. Los modelos elegidos son los siguientes: Livall BH62 (9), Lumos Kickstart (8,75), Rockbros, casco con luz (8,25) y Slivean Mountain Scooter (7,75).

A la hora de analizarlos, se han tenido en cuenta distintos criterios de evaluación como los siguientes:

- Ergonomía: ¿Cómo de cómodo se siente uno con el caso? ¿Su sistema de ventilación cumple con lo esperado?

- Materiales: Como sucede con cualquier producto a adquirir, la calidad de los materiales es clave: no sólo por su durabilidad, sino por la sensación de seguridad que -en este caso- transmite el casco ante cualquier incidente.

- Iluminación: Si el sistema es eficaz y establece nuestra posición en la carretera. Algunos modelos cuentan con luces LED que hacen la función de intermitentes, por lo que el usuario puede indicar si va a girar a la derecha o la izquierda.

- Autonomía: Algunos de estos cascos funcionan con una batería, por lo que a mayor capacidad mayor autonomía.

- Funcionalidades extra: Existen propuestas que vienen con su propia aplicación para vincularla al teléfono móvil a través de Bluetooth que añaden características adicionales a la seguridad.

¿Cómo los hemos probado?

Además de comprobar la comodidad de uso y el sistema de ventilación que ofrecen estos cascos, hemos analizado sus sistemas de iluminación. Por este motivo, los pusimos a prueba sobre todo cuando la luz de la tarde empezaba a decaer. A cada modelo le dedicamos un par de tardes en las salidas que previamente se programaron, tanto en carretera (escapadas de una media hora) como en un carril bici.

El casco que ha obtenido la mejor calificación es el Livall BH62. Las características de su sistema de iluminación creemos que son las mejores, al igual que sus resultados. Es cómodo de llevar y cuenta, por otro lado, con otras funciones de interés que refuerzan la seguridad como la función ‘Alarma SOS’.

Livall BH62: nuestra elección

Probamos los mejores cascos inteligentes para ir en bicicleta

En una sola talla y con un diámetro adaptable (550-610 mm), su diseño se caracteriza por tres puntos clave: resistencia al agua (certificación IPX4), ligereza (pesa 290 gr) y buena ventilación gracias a la distribución de sus 25 ranuras.

Ficha técnica

-Luces: intermitentes. 15 luces LED RGB

-Diámetro: 550-610 mm

-Ranuras de ventilación: 25

-Altavoces: 2 x 0,5 vatios

-Puerto de carga: microUSB.

-Dimensiones: 270 x 225 x 165 mm

-Peso: 290 gramos

-Capacidad y autonomía de la batería: 400 mAh.10 horas para las luces y de 3 a 6 horas para las luces y la música. En espera o reposo, 180 días.

-Otros: Manos libres, alerta SOS, micrófono, resistencia al agua (IPX4), app Livall Riding. Función walkie-talkie.

Se comercializa con un pequeño mando a distancia inalámbrico que se coloca en el manillar de la bicicleta para que ambos se comuniquen a través de Bluetooth. Aunque este mando integra varios botones, han llamado nuestra atención los que activan las luces intermitentes de la parte trasera. Aportan una seguridad extra, sobre todo porque al caer la noche ayudan a señalizar los giros a derecha e izquierda. Junto a este sistema de luces LED, el casco posee en la parte central otras siete luces en forma de V que se activan automáticamente cuando la luz del día empieza a decaer.

Cuenta, por otro lado, con un micrófono y un par de altavoces en la parte interior: su colocación se ha resuelto bien porque los oídos quedan libres para así escuchar lo que sucede a nuestro alrededor. En este caso, el usuario puede, por ejemplo, seguir las indicaciones del navegador GPS de su smartphone o detener la bicicleta para contestar una llamada sin cogerlo físicamente gracias a la aplicación Livall Riding. No obstante, la utilidad más atractiva de esta app es la función ‘Alerta SOS’. Cuando la estás configurando, le puedes decir al casco que envíe un mensaje SMS a la persona de contacto que elijamos si se produce un accidente. Para ello, el casco detecta que algo ha sucedido e inicia una cuenta atrás que si no se detiene permite enviar este mensaje.

Lo mejor: Es cómodo de llevar, buena transpiración y el sistema de luces LED ofrece un buen rendimiento. La función de alerta SOS es de gran ayuda.

Lo peor: La calidad del sistema del altavoz es mejorable.

Conclusiones: Aunque es la segunda opción menos económica del artículo, es un casco versátil que se comunica con el teléfono móvil. La posibilidad de indicar los giros a derecha e izquierda y la función de alerta SOS son sus principales atractivos. Asimismo, destaca la función walkie-talkie: es de ayuda para los usuarios que salen a montar en grupo porque se pueden comunicar con ellos siempre y cuando tengan este modelo de casco.

Compra desde 124,27€ en Amazon

Lumos Kickstart: la alternativa

Probamos los mejores cascos inteligentes para ir en bicicleta

Es aconsejable descargarse en el móvil la aplicación gratuita para dispositivos Android e iOS Lumos Helmet. Si lo hacemos, la app rastreará las salidas que realicemos en bicicleta cada vez que nos pongamos el casco. También verificará la duración de la batería y el control remoto que se coloca en el manillar. De manera complementaria, es posible sincronizarse con las aplicaciones Strava y Apple Heath, y personalizar los patrones de luz intermitente que tiene el producto.

Ofrece al usuario un alto grado de seguridad gracias a un conjunto de luces LED que se distribuyen tanto por la parte delantera como trasera. Se reparten de la siguiente manera: 10 blancas en la zona frontal, 16 rojas en la posterior y 22 naranjas que hacen la función de intermitente y que se reparten 11 a cada lado. Estas últimas se activan con la ayuda de un pequeño mando a distancia con dos botones y dependiendo de los giros a realizar hay que pulsar uno u otro. La experiencia de uso es muy satisfactoria y la iluminación que proyecta el sistema deja buenos resultados.

Desde el punto de vista del diseño, la transpiración es buena y el interior es acolchado para una mayor comodidad. Está disponible en un único tamaño y el diámetro que ofrece, entre 540 y 610 mm, se ajusta sin problemas.

Compra por 162,31€ en Amazon

Rockbros, casco con luz: mejor relación calidad-precio

Probamos los mejores cascos inteligentes para ir en bicicleta

Tiene un diseño impermeable y un sistema de ventilación eficaz que cumple con lo esperado. Así es este modelo de la firma Rockbros: uno de los materiales elegidos para su fabricación es el poliestireno y cuenta, además, con un botón giratorio que ayuda a ajustar el diámetro (entre 570 y 620 mm) de la cabeza. Cuando te lo pones lo sientes cómodo y seguro, no solo porque la cabeza queda perfectamente protegida, sino porque la zona de la barbilla ha sido revestida con una almohadilla.

A diferencia de otros cascos inteligentes que incluyen un pequeño mando a distancia, la regulación de su sistema de luces es completamente manual. En el caso de la luz delantera, es posible elegir entre varios modos en función el entorno en el que se use: medio, fuerte o brillo intermitente. Asimismo, el ángulo de la luz se puede ajustar. Al principio, este ajuste puede costarnos un poco hasta hacernos con su manejo (sobre todo si es la primera vez que tienes un casco de este tipo) pero tras un par de sesiones rápidamente te haces con él.

La luz trasera y lateral también son personalizables. Es posible elegir entre una luminosidad constante o intermitente, así como una velocidad lenta o rápida. En cualquier caso, los botones de acceso que se emplean proporcionan un acceso seguro y rápido. Se recarga a través de una conexión microUSB y se sabe que la batería está completamente cargada porque el indicador del casco cambia de rojo a verde.

Compra por 66,99€ en Amazon

Slivean Mountain Scooter

Probamos los mejores cascos inteligentes para ir en bicicleta

A diferencia del resto de propuestas elegidas para este artículo, enfocadas al mundo del ciclismo, este casco se dirige más bien a los usuarios que cogen la bicicleta en la ciudad o se desplazan en ciclomotor o monopatín. Con certificación IPX4, para utilizarlo bajo la lluvia, ha sido sometido a un proceso de moldeo que refuerza su resistencia a los impactos. Algunos de los materiales elegidos para su fabricación son el policarbonato y la espuma de poliestireno. Aunque su sistema de ventilación no puede compararse al de los otros cascos, cumple con unos mínimos. Es cómodo de llevar y admite diámetros de entre 570 y 610 mm.

La parte trasera integra un conjunto de siete luces LED que, en función de la intensidad de la luz que haya en la calle, se apagan o se encienden de manera automática. El brillo que proyectan es adecuado y como característica adicional incorpora una tecla que permite elegir entre varios modos de iluminación. En la parte trasera se encuentra la conexión microUSB que alimenta la batería del caso. Para cargarla al cien por cien hay que invertir unas tres horas aproximadamente. Aunque este dato no lo hemos comprobar directamente, se estima que la duración de la batería es de unas 36 horas.

Compra por 60,75€ en Amazon

*Todos los precios de compra incluidos en este artículo están actualizados a 6 de marzo de 2020.

¿Por qué debes confiar en mí?

Llevo en el periodismo tecnológico casi dos décadas. En todo este tiempo, he tenido el privilegio de comprobar cómo avanza la tecnología para hacer que el día a día sea más fácil y contarlo en diferentes medios. Aunque ya he perdido la cuenta de cuántos productos han pasado por mis manos, confieso que las ganas y las sensaciones siguen siendo las mismas. Portátiles, tabletas, teléfonos, cámaras de fotos, pulseras de actividad, relojes inteligentes... No me pongo límites a la hora de elegir un dispositivo y exprimir al máximo sus posibilidades como buena consumidora de tecnología.

Echa un vistazo a los patinetes eléctricos más potentes del mercado.

Suscríbete a la newsletter de El PAÍS Escaparate.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información