Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

En este videojuego el enemigo es el cambio climático

Mission 1.5 alerta sobre el calentamiento global e intenta unir en la acción a ciudadanos y gobiernos

En este videojuego el enemigo es el cambio climático

Desde el Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC, en sus siglas en inglés) han alertado sobre las amenazas que se ciernen sobre el planeta si la temperatura sube 1,5 grados centígrados. Por ejemplo, el aumento del nivel del mar o el deshielo de la criosfera (glaciares y zonas heladas). Una cifra que el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) ha utilizado como referencia para su última creación, Mission 1.5, un videojuego que alza la voz contra esta emergencia climática e intenta ejercer de puente entre la ciudadanía y los gobernantes.

Mission 1.5 es, según sus impulsores, “una excelente manera de aprender sobre la política climática y mantener un diálogo entre las personas y los gobiernos sobre cómo enfrentarse al cambio climático”. ¿Cómo? Usando un formato lúdico. En este caso, un juego con diferentes escenarios que plantean situaciones cotidianas relativas al medio ambiente. Por ejemplo, decidir qué hacer con la basura, en qué invertir para conseguir un futuro sostenible o cómo cultivar para asegurar la soberanía alimentaria y respetar el suelo. Todo, controlado por un semáforo que indica si tus acciones enfrían o calientan el planeta.

“Básicamente, convergen dos ideas. Una es la urgencia del cambio climático. Otra son las estrategias que tenemos para detenerlo”, señala por teléfono Achim Steiner, Administrador del PNUD. “Esta discusión puede convertirse en muy técnica y queríamos hacer una lectura científica, pero lúdica”, comenta, cifrando en 2.700 millones los usuarios de videojuegos repartidos en el mundo. “La audiencia es enorme. Solemos creer que este formato es para adolescentes o pequeños, que están con el Pokémon Go o el Candy Crush, pero la realidad es que el perfil de usuario mayoritario es de una edad a partir de los 20 años”, apunta Steiner.

"Estás a punto de abordar la amenaza climática. Consigue que la temperatura no ascienda más de 1,5 grados centígrados y vota para que los líderes del mundo real sepan qué es lo que te importa", reza un cartel al entrar a Mission 1.5. "¿Qué harás para obtener una energía con menos emisión de dióxido de carbono? ¿Cómo ayudarías a comprar productos que no dañen el medio ambiente? ¿Cómo puedes hacer tu negocio más verde?". Estas son algunas de las preguntas a resolver eligiendo entre tres opciones en seis escenarios: protección de gente, comida y granjas, naturaleza, economía verde, transporte o energía. Al terminar, las respuestas son registradas y calificadas según edad, país y formación educativa.

En este videojuego el enemigo es el cambio climático

“Está disponible en línea a través de cualquier navegador web. Es muy fácil de usar. Después de terminar con las pantallas, se le pide a los jugadores que voten de forma voluntaria sobre las acciones climáticas clave que desean ver adoptadas, que muestren lo que quieren que los líderes hagan”, comenta Víctor Garrido Delgado, del PNUD. Se pretende dar a 20 millones de personas en todo el mundo la oportunidad de expresar su opinión y paliar, así, "la desconexión entre ciudadanos y gobiernos, manifestada en la oleada de rechazo por parte de la opinión pública, incluidas huelgas escolares y protestas masivas”, sentencia.

Insiste la organización en el papel de vaso comunicante que tiene Mission 1.5 para la elaboración de la mayor encuesta sobre este tema. “El sondeo internacional anterior abarcaba la participación de 10.000 personas en 76 países, y se llevó a cabo antes de las conversaciones climáticas de París de 2015”, argumentan. “Estos datos serán analizados y entregados a los gobiernos, que a menudo carecen de acceso a información fiable de la opinión pública sobre la acción climática”. Ahora mismo ya se puede probar en cualquier parte del mundo, disponible en árabe, chino, inglés, francés, ruso y español.

Después de terminar con las pantallas, se les pide a los jugadores que voten de forma voluntaria sobre las acciones climáticas clave que desean ver adoptadas

“Su uso se extenderá internacionalmente durante todo el año hasta las conversaciones climáticas de la ONU que se celebrarán en la COP26 de Glasgow (Reino Unido) en noviembre”, remarca el organismo. Una vez que el juego se nutra de esa “masa crítica”, esperada en un país determinado, sostienen los impulsores, los "socios" de la Universidad de Oxford prepararán un resumen de los resultados. “El PNUD se comprometerá directamente con los responsables políticos de cada país para garantizar que dichos resultados tengan el máximo impacto”, explican. “Y los jugadores podrán interactuar con ellos en un foro virtual. Los resultados se darán a conocer a lo largo de 2020”.

Otro punto a resaltar del proyecto es la unión del sector público y privado: están involucradas empresas, incluso como Kentucky Fried Chicken, Dove o Lipton. “Gracias a esta cooperación tenemos la capacidad de conectar a millones de personas. Es una discusión innovadora a dos vías”, asegura Steiner, aclamando el nacimiento de movimientos como el Fridays For Future, encabezado por Greta Thunberg. “La gente, a menudo, se siente desconectada de los líderes que deben tomar decisiones urgentes sobre la crisis climática. Mission 1.5 es una forma de ayudar, es como el voto climático de la gente”, sostiene Cassie Flynn, asesora del PNUD.

Jude Ower, fundador y CEO de Playmob (la compañía encargada de desarrollar este videojuego), cree que este formato es uno de los medios más poderosos para educar, crear conciencia y alentar a la acción en los principales problemas mundiales. “Colaborar con el PNUD ayudando a abordar uno de los problemas más acuciantes de nuestro planeta hoy ha sido increíblemente emocionante. Y el hecho de que las voces de las personas se escuchen a través de los juegos demostrará que estos pueden ser una fuerza poderosa de cambio”, concluye.

Puedes seguir a PLANETA FUTURO en Twitter y Facebook e Instagram, y suscribirte aquí a nuestra newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información