Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La madre de la modelo Bar Refaeli se ofrece a ir a la cárcel por su hija

La modelo israelí y sus padres están acusados de evasión fiscal y blanqueo de capitales por la Autoridad Tributaria de Israel

La modelo Bar Refaeli.
La modelo Bar Refaeli. GTRES

La supermodelo israelí Bar Refaeli y sus padres, acusados de evasión fiscal y de prestar falso testimonio, han propuesto a la Fiscalía General de Israel que la madre estaría dispuesta a ir a prisión por su hija. Una opción que la familia pretende acordar para cuando se pronuncien los jueces y se establezcan las penas correspondientes a los delitos de los que se les acusan en el complejo proceso en el que están inmersos desde hace un año.

El canal 13 de la televisión israelí ha informado que Refaeli, que dio a luz a su tercer hijo este lunes, puede ser condenada a pagar alrededor de ocho millones de euros por los impuestos que no ha abonado en su país de origen y su correspondiente sanción. Durante el litigio, la modelo siempre ha sostenido que se trata de ingresos obtenidos en Estados Unidos, y que por tanto no está obligada a declarar en Israel. Los progenitores de Refaeli, Tzipi y Rafael, están acusados en el mismo proceso de encubrimiento y blanqueo de capitales.

La propuesta de la familia para poner fin a este contencioso es que Tzipi, la madre de la modelo, sea quien pase año y medio en la cárcel y que su hija, Bar Refaeli sea condenada a seis meses de servicios a la comunidad para que pueda atender a su tres hijos —el último de ellos nacido este lunes— y continuar con su próspera carrera profesional en la moda y los negocios. La modelo está casada con el empresario israelí Adi Ezra, director general de Neto, la quinta compañía de alimentación de Israel, con quien tiene otras dos hijas: Liv, que nació el 11 de agosto de 2016 y Elle, nacida el 20 de octubre de 2017.

Ver esta publicación en Instagram

I love him so much !

Una publicación compartida de Bar Refaeli (@barrefaeli) el

Quien fue durante cinco años novia del actor Leonardo DiCaprio no ha ofrecido su versión sobre esta noticia que ha aparecido en los titulares de la prensa israelí y ante la que se desconoce la reacción de los fiscales del Estado. Los padres de la modelo están acusados de ocultar información y encubrir a su hija atribuyéndose la propiedad de tres apartamentos y de afirmar que son ellos los beneficiarios de las cuentas de las que Bar Refaeli  era titular al comienzo de la investigación fiscal. 

La madre de la modelo, que además es su agente artística, debería por su parte decenas de miles de euros en impuestos correspondientes a las comisiones que cobró por las contrataciones de su hija, según ha informado el diario israelí Haaretz.

El pasado mes de abril un tribunal de Lod (ciudad del área metropolitana de Tel Aviv) rechazó el recurso interpuesto por la popular maniquí y actriz contra la requisitoria de pago de la Autoridad Tributaria de Israel. Bar Refaeli había asegurado que en la época investigada tenía fijada su residencia fiscal en Estados Unidos, donde compartía vivienda con su entonces pareja, el actor californiano Leonardo DiCaprio. En su defensa presentó una carta de George DiCaprio, padre de su exnovio, que ratificaba sus alegaciones, así como numerosas fotos con el ganador del Oscar a la mejor interpretación protagonista masculina en 2015.

Ver esta publicación en Instagram

About to explode 🤰🏼

Una publicación compartida de Bar Refaeli (@barrefaeli) el

Los inspectores de Hacienda israelíes desconfiaron de las pruebas de papel cuché y siguieron la pista del dinero, de acuerdo con el relato del diario económico hebreo Globes. Las autoridades tributarias estadounidenses consideraban a Refaeli como “no residente”, y en sus registros no figura ninguna propiedad de inmuebles o vehículos a su nombre, ni un domicilio fiscal en el país. En todos los documentos manejados en esa época, Refaeli nunca hizo constar como lugar de residencia el apartamento de DiCaprio.

El fisco del Estado hebreo concluyó que entre 2009 y 2010 la supermodelo vivía la mayor parte del año en dos pisos de Tel Aviv alquilados a nombre de su madre y de su hermano, a fin de que ella no figurase oficialmente como residente. Durante ese mismo periodo, creó empresas y abrió cuentas bancarias en el exterior para ocultar a las autoridades israelíes sus ingresos por derechos de imagen, como los contratados con las firmas de automóviles de lujo Lexus y Range Rover.

Refaeli, de 34 años, y que fue una de las presentadoras de la última edición del festival de Eurovisión que se celebró en Tel Aviv el pasado 18 de mayo, no es la primera vez que se enfrenta a este tipo de acusaciones. Entre finales de 2015 e inicios de 2016 fue interrogada en dos ocasiones por las autoridades fiscales en relación con otro presunto delito de evasión fiscal. En ese momento, estaba acusada de haber ocultado descuentos en bienes de lujo y regalos que recibió y que tuvo que haber declarado al fisco. Entre ellos constaba el uso privado de un apartamento en un lujoso edificio de Tel Aviv que ella promocionaba con su imagen. Entonces quedó en libertad bajo fianza de 60.000 euros.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >