Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bar Refaeli, condenada a pagar cuatro millones por evasión fiscal

La supermodelo alega que generó los ingresos que se le reclaman cuando vivía con Leonardo Di Caprio en EE UU. Dentro de un mes presentará Eurovisión en Tel Aviv

Bar Refaeli
La modelo Bar Refaeli, en Nueva York, el pasado febrero.

Ni las más glamurosas estrellas se salvan del escrutinio del fisco en el Estado judío. La supermodelo israelí Bar Refaeli, de 33 años, ha sido condenada por evasión fiscal a pagar 16 millones de shequels (cuatro millones de euros) por ingresos no declarados entre 2009 y 2010. El fallo de la justicia se conoció el lunes, cuando queda apenas un mes para que Refaeli presente el festival de Eurovisión en Tel Aviv junto con otras celebridades de Israel.

Un tribunal de Lod (ciudad del área metropolitana de Tel Aviv) ha rechazado el recurso interpuesto por la popular maniquí y actriz contra la requisitoria de pago de la Autoridad Tributaria de Israel. Bar Refaeli había asegurado que en la época investigada tenía fijada su residencia fiscal en Estados Unidos, donde compartía vivienda con su entonces pareja, el actor californiano Leonardo DiCaprio. En su defensa presentó una carta de George DiCaprio, padre de su exnovio, que ratificaba sus alegaciones, así como numerosas fotos con el ganador del Oscar a la mejor interpretación protagonista masculina en 2015.

Los inspectores de Hacienda israelíes desconfiaron de las pruebas de papel cuché y siguieron la pista del dinero, de acuerdo con el relato del diario económico hebreo Globes. Las autoridades tributarias estadounidenses consideraban a Refaeli como “no residente”, y en sus registros no figura ninguna propiedad de inmuebles o vehículos a su nombre, ni un domicilio fiscal en el país. En todos los documentos manejados en esa época, Refaeli nunca hizo constar como lugar de residencia el apartamento de DiCaprio.

El fisco del Estado hebreo concluye que entre 2009 y 2010 la supermodelo vivía la mayor parte del año en dos pisos de Tel Aviv alquilados a nombre de su madre y de su hermano, a fin de que ella no figurase oficialmente como residente. Durante ese mismo periodo, creo empresas y abrió cuentas bancarias en el exterior para ocultar a las autoridades israelíes sus ingresos por derechos de imagen, como los contratados con las firmas de automóviles de lujo Lexus y Range Rover.

Los abogados de Bar Refaeli, que niegan todas las acusaciones e insisten en que ella residía en el exterior y, en consecuencia, no estaba obligada a declarar sus ingresos en Israel, han anunciado que recurrirán el fallo del juzgado civil de Lod ante el Tribunal Supremo. La fiscalía de Israel, mientras tanto, está instruyendo diligencias penales por delito fiscal contra Refaeli y varios de sus familiares, a quienes acusa de blanqueo de dinero por importe de decenas de millones de shequels. Los sospechosos ya han recibido la notificación de la apertura del caso, pero el Ministerio Público aún no ha señalo la audiencia a las partes previa a la imputación.

Refaeli, de 33 años, casada con el empresario israelí Adi Ezra y madre de dos hijas, siempre ha defendido su inocencia. No es la primera vez que se enfrenta a este tipo de acusaciones. Entre finales de 2015 e inicios de 2016 fue interrogada en dos ocasiones por las autoridades fiscales en relación con otro presunto delito de evasión fiscal. En ese momento, estaba acusada de haber ocultado descuentos en bienes de lujo y regalos que recibió y que tuvo que haber declarado al fisco. Entre ellos constaba el uso privado de un apartamento en un lujoso edificio de Tel Aviv que ella promocionaba con su imagen. Quedó entonces libre bajo fianza de 60.000 euros.

La mediática supermodelo, protagonista de numerosas campañas publicitarias de firmas internacionales, fue designada en enero presentadora principal del festival de Eurovisión que se celebrará en Tel Aviv el próximo 18 mayo. Siempre necesitado de mejorar una imagen exterior a menudo empañada por el conflicto palestino, Israel optó por ofrecer su cara más amable y seductora gracias a la presencia de una celebridad global en el escenario del Centro de Exposiciones de Tel Aviv.

Según informó la prensa hebrea, la Unión Europea de Radiodifusión (UER) retiró sus objeciones a que Refaeli presentara el festival después de recibir garantías de que el proceso por delito fiscal no iba a aguar la fiesta de la fase final del certamen, sobre todo en el caso de que coincidiera con las galas previstas entre el 14 y el 18 de mayo ante una audiencia global de más de 200 millones de telespectadores.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >