Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Javier Gutiérrez: “Lo que más me jode es que me tilden de famoso”

El actor, que protagoniza el nuevo anuncio de Campofrío, habla sobre el problema de las 'fake news', su profesión y la notoriedad pública

Javier Gutiérrez, en el Mister Fox estudio de Madrid, este martes. En vídeo, el anuncio de Campofrío de 2019.

“Estoy embarazada de mi segundo hijo. La primera fue in vitro y parece que a los 51 años aún me quedaba algún óvulo despistado”. Estas palabras de la actriz Yolanda Ramos bastaron para que todos los presentes echaran mano a sus teléfonos móviles. Sin embargo, inmediatamente después, la actriz aclaró que se trataba de una noticia falsa. Los bulos son este año el tema del anuncio de Campofrío para la Navidad, que Ramos presentó ayer en Madrid con su característico sentido del humor. En el spot también participa Javier Gutiérrez, donde muestra una nueva app que inventa una realidad a medida para sus usuarios. “Me parecía muy interesante hablar de esto”, confesó el actor a EL PAÍS tras la rueda de prensa. “Los trabajos de Campofrío están muy pegados a la realidad, a la calle”. Eso es lo que atrajo a Gutiérrez para participar en el proyecto que, por segundo año, dirige Daniel Sánchez Arévalo.

“Como ciudadano, me siento de alguna manera estafado. No sé si de forma consciente o no, pero vivimos de espaldas a la realidad, estamos más inmersos en el mundo de las redes sociales y en dar veracidad a noticias poco creíbles”, explicó el actor. “Hemos llegado a ese punto en el que la línea es tan fina, que por conseguir likes, espectadores u oyentes, muchas veces dan igual los medios y solo importa el fin”, lamentó.

En vídeo, el anuncio de Campofrío 2019.

La palabra honestidad surge varias veces en su discurso, que parece ser la máxima de Gutiérrez, de 48 años, a lo largo de su carrera. “Trabajar, trabajar y trabajar”, añadió, es la fórmula nada secreta que le ha ayudado en su profesión y en la vida. Llegó de Ferrol a Madrid —aunque es asturiano de nacimiento— con 18 años y el sueño de convertirse en actor teatral, en contra de la opinión de casi toda su familia. “Jamás soñé con ser protagonista de una película. No fantaseaba con ser portada de nada”, afirmó quien durante años ha tenido como libro de cabecera El viaje a ninguna parte, de Fernando Fernán Gómez. “Soñaba con la oportunidad de vivir en una compañía por diferentes ciudades y que esa compañía fuese mi segunda familia. Y sigo teniendo ese espíritu romántico”.

Gutiérrez nunca ha dejado el teatro. En noviembre concluyó la gira de ¿Quién es el señor Schmitt? También trabaja en la serie Estoy Vivo, en La 1; está a punto de estrenar la tercera temporada de Vergüenza, en Movistar +; y participa en La hija, la última película de Martín Cuenca. Con él, logró en 2017 el Goya con El autor, su segunda estatuilla tras La isla mínima. “Es como volver a casa, es un director al que no le importa el resultado ni las apariencias, sino el proceso”.

Gutiérrez mantiene los pies en la tierra y procura mantener su vida personal alejada de los focos. “Creo que la profesión ha cambiado mucho. Ese romanticismo se ha perdido para la gran mayoría de la gente joven que comienza ahora y lo que hay detrás es ambición y deseos de llegar a la fama de forma rápida. Eso me provoca mucha tristeza”, lamentó. “A mí no hay cosa que me joda más que que me tilden de famoso”, sentenció. “Repudio la fama fácil y estoy en contra de los realities, y sé que igual me meto en un jardín pero creo que son una forma de anestesiar al personal. Ese mundo de trascender desde el parasitismo está haciendo mucho daño a la gente joven”, resalta.

El actor comenzó 2019 con la resaca del éxito de la película Campeones, de Javier Fesser, y sus 11 nominaciones a los Goya. Aunque a título personal no se llevó una estatuilla, su trabajo y el de todo el equipo fue de sobra reconocido. En cuanto le llegó el proyecto no se lo pensó y le dio prioridad, incluso rechazó interpretar a El Profesor en la exitosa serie de Netflix La casa de papel. “Creo que la película hace un bien a la sociedad enorme. Ha llegado a un público tan amplio que pasados los años nos daremos cuenta del bien que supone”, aseguró y añadió: “Para mí era un proyecto muy soñado porque, al tener un hijo con una discapacidad, siempre he vivido la mirada compasiva de la sociedad. Hay mucha desinformación y falta de sensibilidad, que también tiene que ver con la falta de educación, de cómo tratar, cómo hablar a las personas con capacidades diferentes o algún tipo de discapacidad”.

Gutiérrez estuvo casado con la gestora cultural Inés Enciso, de quien se separó en 2016. Ambos tienen un hijo, Mateo, de 10 años, cuya custodia comparten. Después mantuvo una relación con la actriz mexicana Adriana Paz, a quien conoció durante el rodaje de El autor y cuyo noviazgo terminó en julio, como ambos dieron a entender en su Instagram con un emotivo mensaje de despedida en el que deseaban lo mejor en sus caminos separados. "Al hombre de mi vida, mi alma gemela, mi gran amor.. (...) Te deseo una vida luminosa, llena de salud y de muchos más éxitos. Deseo también que encuentres el amor, la alegría y a la mujer que necesitas. Te lo mereces", escribió ella junto a una serie de ocho fotografías de ambos. A lo que él respondió: "Gracias por tanto. Gracias por todo. En mi recuerdo para siempre tu mirada, tu sonrisa, tus besos, tu pasión desbocada y sobre todo tu amor infinito. También yo te deseo lo mejor. (...) Mi corazón siempre te acompañará en tu viaje". Ahora, cada momento que tiene libre lo disfruta con su hijo y su familia y, a pesar de todos los reconocimientos, insiste: “Mi mayor éxito y mayor premio es seguir trabajando”.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Adriana Paz (@adytapaz) el

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >