Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ciudadanía global: La solución a los desequilibrios

Ante un panorama de despoblación e irrelevancia rural, existen alternativas para combatir la llamada "España vaciada"

Soria es una de las provincias más afectadas por la despoblación en España.
Soria es una de las provincias más afectadas por la despoblación en España.

Hoy en España encontramos una sobreabundancia de los medios necesarios para vivir con dignidad y a millones de personas sin acceso a ellos.

En este artículo ofrecemos propuestas y soluciones de sentido común, basadas en el concepto de ciudadanía global, que equilibran la balanza y mejoran la vida de las personas.

Viviendas sin personas y personas sin viviendas

Hoy existen en España 3,5 millones de viviendas vacías y al mismo tiempo 40.000 personas sin hogar.

Se deben introducir incentivos fiscales para sacar todo ese parque de viviendas vacías al mercado de alquiler facilitando así el acceso a una vivienda para miles de personas. Y se debe ir más allá. También debe haber un impuesto a las viviendas que están todo el año desocupadas. Porque la vivienda si no es un hogar, es pura especulación.

Tierra sin personas y personas sin tierra

Hay ya más de 3.000 pueblos totalmente abandonados en España, al mismo tiempo, tenemos cientos de miles de personas inmigrantes en situación irregular.

La España rural está envejeciendo y despoblándose a un ritmo alarmante, provocando la irrelevancia política de estas regiones, un déficit de atención de servicios públicos, una depresión económica y graves riesgos ambientales.

¿No es de cajón la solución? Repoblemos España. Demos incentivos a las personas migrantes y refugiadas, en su inmensa mayoría jóvenes, para que, si quieren, repueblen España. Son bienvenidos. Les necesitamos.

Un sistema de pensiones necesitando cotizaciones y personas queriendo cotizar

¿Cómo es posible que el sistema de pensiones esté necesitando nuevas cotizaciones y que haya cientos de miles de personas en España queriendo cotizar legalmente y no les dejemos?

Si todas las personas en situación irregular en España estuvieran cotizando, las cotizaciones a la seguridad social aumentarían en al menos 2.000 millones de euros al año*.

Impuestos altos a rentas bajas e impuestos bajos a rentas altas

Hoy en España, la suma de los beneficios empresariales ya llega al nivel de la suma de los salarios de todos los trabajadores. Y, lo que es aún más preocupante, la tendencia es claramente al alza en el caso de los beneficios y a la baja en el caso de los salarios.

Pero el problema no es solo la desigualdad de renta. Es aún más grave. Los impuestos a la renta del trabajo son cada vez mayores y los de la renta de capital cada vez más bajos.

Es aterrador ver como después de la crisis no ha dejado de aumentar la recaudación del IRPF (aplicada principalmente a los salarios) y el IVA (aplicado a la compra de productos), mientras la recaudación del impuesto de sociedades se mantiene a niveles muy bajos.

En definitiva, lo que ganas mientras estás en el sofá viendo como evolucionan tus acciones está sometido a un impuesto mucho menor que el salario que obtienes fruto de tu trabajo.

Esto ocurre porque todos los países compiten entre ellos reduciendo el impuesto de sociedades cada vez más para atraer inversiones y generar empleo, y, para compensar, aumentan el IVA, que es el impuesto que menor redistribución genera de todo el sistema fiscal. Algunos países llevan esta competencia al límite convirtiéndose en paraísos fiscales.

Necesitamos un acuerdo global que asegure que en todos los países del mundo hay un impuesto de sociedades mínimo del que no se pueda bajar. Las empresas deben competir, pero están pactando. Los países deben pactar, pero están compitiendo.

Personas con tiempo y sin trabajo y personas con trabajo y sin tiempo

Hoy en España hay 3,2 millones de personas en paro y, al mismo tiempo, tenemos millones de personas con sobrecarga de trabajo. España es el país europeo con mayor estrés laboral. Más de un 25% de las bajas laborales están motivadas por el estrés. Si se tratara de un virus sin duda estaríamos ante una epidemia. Es necesario repartir el empleo para reducir la sobrecarga laboral y el nivel de desempleo.

Debemos poner en marcha un plan para incentivar una reducción de la jornada con deducciones a la cotización de la seguridad social, para la empresa y para el trabajador, si la jornada se reduce. Esto provocará la necesidad de contratar a más gente consiguiendo así una redistribución natural del empleo y un aumento de las cotizaciones. Esta medida debe ir acompañada de instituciones que vigilen que no sea posible encubrir un trabajo a jornada completa como si fuera un trabajo parcial.

En foto, Rafael Fernández Alonso.
En foto, Rafael Fernández Alonso.

Pobreza energética y energía que nos llueve del cielo

En España más de un 40% de la población sufre pobreza energética. Sin embargo, a pesar de que somos el país de la Unión Europea que recibe más energía del sol, solo aprovechamos 1,25% de nuestro potencial solar. La energía solar fotovoltaica, una fuente inagotable que nos llueve todos los días del cielo, es ya más barata que muchas de las energías tradicionales que utilizan combustibles fósiles.

España está en una posición extraordinaria para liderar la transición energética mundial. Debemos implementar una relación estable con la comunidad migrante en los pueblos asociados a instalaciones fotovoltaicas, y beneficiarnos todos de esta solución para la España vaciada.

En definitiva, ¡equilibremos la balanza!

El partido Por Un Mundo Más Justo se presenta a las elecciones para sensibilizar a la ciudadanía española sobre todos estos desequilibrios y para proponer medidas legislativas que vuelvan a equilibrar el sistema y nuestra sociedad.

(*) Calculado sobre la base de 500.000 personas en situación irregular y un salario bruto medio de 1.000 euros mensuales.

Rafael Manuel Fernández Alonso es candidato a presidente del partido Por Un Mundo Más Justo.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información