Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La belleza del volcán letal

La belleza del volcán letal

9 fotos

Azufre, agua y fuego. Belleza natural, embrujo poético y toxicidad letal. De esa mezcla está hecho el volcán Kawah Ijen, en la isla de Java. La equiparable dosis de atracción y peligro supone un binomio irrenunciable para los fotógrafos, que se asoman al cráter junto a turistas embelesados y trabajadores que arriesgan sus vidas. Nadie dijo que sería fácil. Nadie dijo que el averno no podía ser fascinante.

  • Vista de la montaña. Kawah Ijen tiene 2.386 metros de altura.
    1Vista de la montaña. Kawah Ijen tiene 2.386 metros de altura.
  • Emisión de gases y vapores en el interior del volcán Kawah Ijen.
    2Emisión de gases y vapores en el interior del volcán Kawah Ijen.
  • Un bloque de azufre dentro del cráter del volcán.
    3Un bloque de azufre dentro del cráter del volcán.
  • Las cantidades de azufre sobre la roca del cráter dan lugar a paisajes que se asemejan a veces a pinturas abstractas.
    4Las cantidades de azufre sobre la roca del cráter dan lugar a paisajes que se asemejan a veces a pinturas abstractas.
  • En este paisaje tan fascinante como inhóspito han de operar cada día los trabajadores del azufre en el Kawah Ijen.
    5En este paisaje tan fascinante como inhóspito han de operar cada día los trabajadores del azufre en el Kawah Ijen.
  • El contraste entre el color turquesa del agua y las llamaradas y humaredas atraen a numerosos grupos de turistas hasta el Kawah Ijen.
    6El contraste entre el color turquesa del agua y las llamaradas y humaredas atraen a numerosos grupos de turistas hasta el Kawah Ijen.
  • Un trabajador sostiene un trozo de azufre aún en proceso de solidificación.
    7Un trabajador sostiene un trozo de azufre aún en proceso de solidificación.
  • Los mineros locales se exponen día tras día a gases y vapores brutalmente tóxicos. Por cuatro euros al día cargan cestas llenas de bloques de azufre.
    8Los mineros locales se exponen día tras día a gases y vapores brutalmente tóxicos. Por cuatro euros al día cargan cestas llenas de bloques de azufre.
  • Situado al este de la isla indonesia de Java y con 2.386 metros de altitud, el volcán Kawah Ijen es un lugar contradictorio: onírico y letal a la vez. Desde las alturas se puede observar la extraña y fascinante combinación del amarillo del azufre, el turquesa de las aguas y unas preciosas llamas azules que solo aparecen por la noche para regocijo de turistas llegados de todo el mundo. Pero este paisaje sobrenatural esconde una cara oculta: las aguas del hermoso lago están cargadas de ácido sulfúrico y de ácido clorhídrico y son altamente tóxicas. En cuanto al embrujo de su fuego azul, puede decirse que es tan mágico como peligroso, ya que desprende dióxido de azufre: un gas altamente venenoso e irritante y uno de los principales causantes de la lluvia ácida. Pero el contraste de Kawah Ijen no acaba solo en el paisaje. Los visitantes que se acercan cada noche para contemplar las llamas azules conviven con centenares de mineros locales que se exponen diariamente a estos gases y vapores tóxicos para cargar con grandes bloques de azufre bajo un aire irrespirable. Por apenas cuatro euros diarios, transportan cestas de bambú llenas de azufre que venden al peso a una empresa minera que multiplica el precio de ese material por 10. El azufre es destinado a blanquear azúcar y a la fabricación de cerillas, fuegos artificiales, cosméticos y dinamita.
    9Situado al este de la isla indonesia de Java y con 2.386 metros de altitud, el volcán Kawah Ijen es un lugar contradictorio: onírico y letal a la vez. Desde las alturas se puede observar la extraña y fascinante combinación del amarillo del azufre, el turquesa de las aguas y unas preciosas llamas azules que solo aparecen por la noche para regocijo de turistas llegados de todo el mundo. Pero este paisaje sobrenatural esconde una cara oculta: las aguas del hermoso lago están cargadas de ácido sulfúrico y de ácido clorhídrico y son altamente tóxicas. En cuanto al embrujo de su fuego azul, puede decirse que es tan mágico como peligroso, ya que desprende dióxido de azufre: un gas altamente venenoso e irritante y uno de los principales causantes de la lluvia ácida. Pero el contraste de Kawah Ijen no acaba solo en el paisaje. Los visitantes que se acercan cada noche para contemplar las llamas azules conviven con centenares de mineros locales que se exponen diariamente a estos gases y vapores tóxicos para cargar con grandes bloques de azufre bajo un aire irrespirable. Por apenas cuatro euros diarios, transportan cestas de bambú llenas de azufre que venden al peso a una empresa minera que multiplica el precio de ese material por 10. El azufre es destinado a blanquear azúcar y a la fabricación de cerillas, fuegos artificiales, cosméticos y dinamita.