Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El misterio que rodea la enfermedad de Roberto Cavalli

El diseñador italiano ha estado ingresado en el hospital dos semanas, pero asegura que no se trata de algo grave

Roberto Cavalli, durante una gala en Mónaco, en 2016.
Roberto Cavalli, durante una gala en Mónaco, en 2016. GTRESONLINE

El diseñador italiano Roberto Cavalli, de 79 años, ha estado ingresado dos semanas en un hospital de Milán, como él mismo ha explicado a través de sus redes sociales, y ha sido dado de alta esta semana. El modisto ha evitado especificar cuáles son sus problemas de salud y se ha limitado a decir que no se trata de algo grave. Algunos programas de televisión, como Storie Italiane, de la RAI han asegurado que Cavalli ha tenido que someterse a una “pequeña intervención cardíaca”, que no preocupaba a los médicos.

El pasado domingo Cavalli anunció en su página de Facebook que se encontraba en el hospital y tranquilizó a sus seguidores asegurando que no tenía nada grave, pero señaló que se encontraba “nervioso”. Y agradeció la compañía de sus hijas Cristina y Rachel y de su pareja, Sandra Bergman, o Nilsson, su otro apellido artístico, modelo sueca de 34 años y antigua ‘conejita’ Playboy, con la que sale desde hace tiempo y a quien regaló una isla privada valorada en más de dos millones y medio de euros.

El propio diseñador ha dado también la noticia de su alta hospitalaria. “Me encuentro fantásticamente después de dos semanas en el hospital. Me siento como nuevo”, ha escrito en sus redes. “Estoy feliz de volver a casa completamente sano”, ha añadido.

El estilista fundó en 1970 la firma de moda que lleva su nombre y que desde el pasado julio está en manos de un fondo de inversión propiedad de un millonario emiratí, después de pasar por momentos turbulentos que la dejaron al borde de la bancarrota. A inicios de este año, la casa anunció la salida de Paul Surridge, su director creativo desde 2017, y el cierre de todas sus tiendas en Estados Unidos. En 2015, Cavalli vendió el 90% de la compañía y se apartó de la primera línea del mundo de la moda, aunque continuó en activo. “Espero poder descansar, pero no me retiro, soy un volcán”, dijo en ese momento el diseñador al diario italiano Il Sole 24 ore”. Y como socio fundador y accionista minoritario pasó a desempeñar un papel de consultor especial. El mismo año de la venta, Cavalli comunicó que estaba “deprimido” y que iba a pasar un periodo de reposo en las islas Maldivas, con su hijo pequeño, Robin.

Con el reciente cambio de timón en la compañía, aún no está clara la función que tendrá el diseñador, excéntrico y provocador en las pasarelas y fuera de ellas, que ya ha dicho que está “lleno de ideas”, aunque también se encuentra en medio de una guerra abierta con el actual director ejecutivo de la compañía, Gian Giacomo Ferraris. El estilista define al ejecutivo como “un personaje extraño” y lo acusa de “haber destruido otras marcas como Versace” y también de no invitarle a los desfiles de la marca y de no haberlo llamado tan siquiera una vez desde que entró en la cúpula de la firma. “Esperaba que me pidiera ayuda, puesto que soy uno de los grandes nombres de la moda en el mundo. Me he sentido excluido totalmente, pero todavía apreciado en el mundo”, escribió Cavalli en julio en sus redes. Y aseguró que espera que los nuevos propietarios realicen inversiones que le permitan dar salida “a las muchas ideas e inventiva” que tiene en diferentes sectores. “Desafortunadamente, la presencia de Ferraris no me permitirá ser el verdadero Roberto Cavalli, por lo tanto espero que el nuevo propietario entienda este gran problema si desea obtener el máximo de mi talento”, añadió.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información