Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Boonserm, el Gaudí tailandés

La Academia Real Británica ha concedido este año el premio Dorfman, que promueve nuevos talentos en arquitectura, a Boonserm Premthada por el compromiso social de su obra

El observatorio de elefantes explora las posibilidad de construir una torre en ladrillo cerámico.
El observatorio de elefantes explora las posibilidad de construir una torre en ladrillo cerámico.

Con un edifico pequeño de bajo coste y rompiendo totalmente con los esquemas de la región donde se construye tradicionalmente con ladrillo y mortero, The Wine se ha convertido en el nuevo hito en la ciudad de Ayutthaya, antigua capital del reino de Siam (Tailandia) donde, hasta hace cuatro años, tan solo existía un hotel a medio abandonar. Su éxito, al contrarío de lo que predecían las especialistas en pequeños y medianos negocios a su dueña y promotora, le ha hecho quedarse demasiado pequeño en poco tiempo, y su ampliación está ya de camino bajo el nombre The Kitchen.

Este proyecto que, situado en la ribera del río Chaopaya —el mismo que moja la ciudad de Bangkok— usa materiales baratos y la misma lógica constructiva con la que se han levantado las casas tradicionalmente en la zona. Primero, una base de hormigón armado sobre pilotes. Luego, una estructura metálica encerrada en una caja de madera. Paredes de rollos de vinilo. Y, por último, un techo plano de hormigón armado impermeabilizado con una membrana bituminosa. La diferencia radica en la forma y en la concepción interior de un espació abierto, con cuatro niveles y, paradójicamente, casi vacío.

En la comunidad donde se encuentra el edificio, lo identifican como si de un tesoro se tratase debido a la cantidad de trabajo que ha traído a muchos habitantes de la zona y, tal vez, esta manera de influir en el entorno del objeto construido sea una de las claves para hacer arquitectura en Tailandia. Algo que no sería posible si no hubiese dialogo y buen entendimiento entre los dos principales del proyecto, su dueña y el arquitecto Boonserm Premthada, que cuenta con gran éxito en el panorama actual de Tailandia.

Interior del pabellón gastronómico The Wine en Ayutthaya.
Interior del pabellón gastronómico The Wine en Ayutthaya.

Escucharlo hablar sobre su obra es una experiencia intensa. Primero, por la humildad que desprende como persona y también por la reflexión que produce su alto grado de compromiso social a través de la manera que tiene de pensar su arquitectura.

Su discurso arquitectónico se radicalizó gracias al impacto social que causó una de sus primeras obras, el Instituto de Animación y Cine Kantana. Nunca pensó que los muros de ladrillo que presentó en los planos del concurso de este centro educativo de iniciativa privada iban a ser el elemento integrador de todos los actores del proyecto y terminarían revitalizando rápidamente la economía local de la zona donde se levantarían. Los miembros de la comunidad lo aceptaron al entenderlo como una suma por parte de todos ellos.

Los ladrillos usados en Kantana son los mismos ladrillos que se usan para la rehabilitación de ruinas de los templos de Ayutthaya o Sukhothai, ciudades que fueron previamente capitales del reino de Siam. La fabricación manual de los ladrillos está en manos de pocas familias que siguen trabajando en este oficio a sabiendas de su próxima desaparición. El profesor Boonserm las involucró en el proyecto con la decisión de la incorporación del ladrillo como material principal para realizar el edificio de nueva construcción y levantó muros de ocho metros de altura donde las copas de los árboles hacen de techo del edificio.

Premthada nunca pensó que los muros de ladrillo de este centro educativo de iniciativa privada iban a revitalizar, como sucedió, la economía local de la zona donde se levantaron

El gobierno tailandés, conociendo el impacto generado por estos proyectos, le pidió realizar la propuesta para la construcción de El Mundo Elefante, un observatorio de paquidermos, en la provincia de Surin, noreste de Tailandia. El profesor Boonserm propone una arquitectura que intenta describir la relación única entre los habitantes de la zona y el elefante tailandés.

El elefante de Surin se considera parte de la estructura de la familia humana y, como resultado, es uno de los elefantes más tiernos del mundo debido a sus estrechos vínculos emocionales con sus cuidadores humanos. Por lo tanto, el proyecto de El Mundo Elefante no se considera una colección de jaulas para animales no domesticados, sino una residencia grande para uno de los miembros de una típica familia humana de la provincia de Surin.

Exterior del Instituto de Animación y Cine Kantana cercano a la ciudad de Ayutthaya.
Exterior del Instituto de Animación y Cine Kantana cercano a la ciudad de Ayutthaya.

La Academia Real Británica concede el premio Dorfman para promover nuevos talentos en arquitectura y son otorgados a un arquitecto, estudio o colectivo emergente que está reimaginando el futuro de la arquitectura y cuyo trabajo demuestra un alto grado de sensibilidad al contexto local y global. Este año, el galardón ha ido a parar a las manos del arquitecto y profesor Boonserm Premthada por el conjunto de su obra, comprometida con la sociedad tailandesa.

Boonserm Premthada, nacido y criado en un slum en el corazón de Bangkok, fundó Bangkok Project Studio en 2003. Su estudio de arquitectura celebra la importancia de la artesanía en arquitectura, lo que lleva a proyectos cuidadosamente detallados con un profundo sentido de autenticidad. Los métodos y materiales de construcción locales son cruciales para el trabajo de Premthada y sus edificios, como el Instituto de Animación y Cine Kantana en Nakhon Pathom, a menudo utilizan las habilidades de los artesanos locales y los métodos de producción tradicionales.

Miguel Vélez es arquitecto de origen manchego. Lleva trabajando en Asia desde el año 2008. Ha participado en proyectos de gran escala en diferentes países asiáticos para empresas multinacionales y es profesor universitario de diseño arquitectónico y construcción en Tailandia.

Puede seguir a PLANETA FUTURO en Twitter y Facebook e Instagram, y suscribirse aquí a nuestra newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información