Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EDUCACIÓN TRIBUNA i

Cómo aprender geometría saltando

Solo hace falta mirar a nuestro alrededor y reconocer las formas planas y tridimensionales que se encuentran en todo nuestro entorno

La geometría es la parte de las matemáticas más cotidiana. No digo que los números, la estadística o las medidas no estén presentes en nuestro día a día, pero es que la geometría está con nosotros en todo momento. Solo hace falta mirar a nuestro alrededor y reconocer las formas planas y tridimensionales que se encuentran en los muebles, en los objetos personales o en la arquitectura de los edificios. También en la naturaleza encontramos formas muy conocidas como los hexágonos de los panales de las abejas.

Por tanto, debes ser consciente de que los niños y las niñas se inician en la comprensión de la geometría desde la observación de su entorno. Pero no es únicamente mirando como se aprende esta rama, sino que incluso se pueden (y se deben) introducir muchas ideas geométricas a partir del movimiento.

Ya en las primeras actividades que los niños realizan cuando son pequeños como caminar, subir y bajar escaleras, meterse debajo de una mesa, seguir circuitos dibujados en el suelo están aprendiendo nociones geométricas básicas.

Conceptos como lejos o cerca, encima o debajo, dentro o fuera, abierto o cerrado no los aprenden en un libro, sino que los comprenden a partir de las sensaciones corporales. Por ello, para tener una buena base en geometría es fundamental que los niños tengan el espacio y el tiempo suficiente para experimentar en su entorno. Además, nosotros les podemos proponer actividades ya que aprender así es muy motivador. Es divertido y les permite realizar una actividad muy necesaria para su desarrollo: moverse.

¿Cómo crear actividades que relacionen la geometría y el movimiento?

Ten presente que deberás adaptarlas a la edad de tus hijos o tus alumnos y al contenido geométrico que quieras trabajar.

Noción de círculo

Esta actividad la idearon dos maestras en el marco de unas jornadas que impartí en El Centro de Formación, Innovación y Recursos para el profesorado de la Comunidad Valenciana (CEFIRE). La propuesta está pensada para un mínimo de seis niños de entre 3 y 7 años, aunque pueden participar niños de todas las edades. Ahora que es verano y nos juntamos con familias y amigos es más fácil reunir varios niños y niñas para hacerla.

Primero anima a los niños a que se pongan en tren formando una línea recta, luego una línea curva. La curva se puede ir moviendo hasta formar una línea cerrada. Esta forma que han creado no tiene porque ser una circunferencia ya que si tú te colocas dentro no estarás a la misma distancia de cada uno de los niños. Ahora haz esa propuesta: tú te sitúas dentro y los demás se tienen que colocar a la misma distancia (se puede medir con una cuerda o con pasos). Ya tenemos el círculo.

De figura en figura

Esta actividad es interesante para niños y niñas de entre 4 y 10 años. Sirve para aprender o repasar las formas geométricas. Comienza dibujando con tizas figuras geométricas en el suelo, los niños te pueden ayudar en esta tarea. Deja un poco de separación entre ellas, que no se toquen, como ves en la fotografía.

Si los niños son muy pequeños bastará con que dibujes tres o cuatro figuras diferentes. Con los más mayores incluye muchas más como por ejemplo: triángulo, círculo, cuadrado, rectángulo, pentágono, hexágono…

Una vez dibujada las figuras puedes proponer varios juegos:

Ir de un lado a otro:

1. Todos los niños se ponen en uno de los lados del inicio de las figuras y tienen que llegar al otro lado pisando la figura que tú les indiques.

2. Deben ir saltando por el circuito y cambiar de figura cada vez que tú se lo digas.

3. Cada uno tiene que pasar por una figura determinada, que será distinta de la de los otros niños.

Si los niños son mayores, uno de ellos puede dirigir la actividad.

Actividad individual

El niño o la niña irá de un extremo a otro nombrando en voz alta la figura que pisa.

Como has visto, además de los incuestionables beneficios físicos, el movimiento es un gran recurso para repasar y consolidar conocimientos matemáticos.

Mi recomendación es que siempre que puedas aproveches los espacios al aire libre para ofrecer a los niños situaciones de aprendizaje que incluyan actividades físicas. Se divertirán y aprenderán al mismo tiempo.

*Malena Martín es matemática, profesora de secundaria, formadora de docentes y familias en matemáticas manipulativas y lúdicas y directora de la web www.aprendiendomatematicas.com

Puedes seguir De mamas & de papas en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información