Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La OCU advierte del peligro para los niños de los flotadores y colchonetas hinchables

Las recomendaciones de la organización es que deben usarse donde los menores hagan pie; nunca en el mar porque les puede arrastrar la corriente hacia el interior y no permitir que se duerman encima

riesgo colchonetas y flotadores niños
Turistas se bañan en una playa alemana.

Unicornios, flamencos rosas y sillones para poner las bebidas. Cada vez es más común ver flotadores de gran tamaño en playas y piscinas. Pero no todo es disfrutar: la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha lanzado un comunicado en el que informa de que “las grandes figuras hinchables, tan de moda desde hace unos años, se consideran juguetes acuáticos y no son elementos de seguridad, por lo que suponen un grave riesgo para los niños”. Entre las advertencias que propone la OCU están: que deben usarse donde los menores hagan pie; que nunca se usen en el mar porque les puede arrastrar la corriente hacia el interior y que nunca se duerman encima.

¿Cómo se deben usar estos juguetes acuáticos? Según la OCU estos serían los pasos específicos:

  1. Deben usarse en zonas donde el niño pueda apoyar las plantas de los pies.
  2. Nunca deben usarse en el mar, ya que la corriente podría arrastrarlos hacia dentro.
  3. Si miden menos de 120 centímetros, las colchonetas se consideran juguetes. Cuidado con llevarlas a zonas profundas, ¡y con dormirse encima!
  4. Mucho cuidado al tirarse sobre el juguete cerca del borde de la piscina: puede rebotar y golpearse contra el mismo bordillo; o incluso contra el fondo.

Además, el organismo recuerda también “que los manguitos, chalecos, burbujas, etc. ayudan a la flotación en el proceso de aprender a nadar, pero no son elementos de seguridad. Por eso, aunque utilicen estos objetos, nunca se debe dejar de vigilar a los más pequeños mientras permanezcan en el agua”.

¿Cómo hacer que el baño sea seguro?

1. El socorrista, siempre cerca: En el mar o en la piscina la presencia de un socorrista es imprescindible, por eso, OCU recomienda evitar las playas sin servicio de socorrista. En piscinas públicas, privadas, en comunidades de vecinos de más de 30 viviendas o en piscinas de más de 200 m2 de superficie, su presencia es obligatoria.

2. Respetar las banderas: las playas con bandera verde señalan un mar tranquilo, sin corrientes ni olas grandes, al contrario que la bandera roja, que prohíbe el baño. La bandera amarilla, por su parte, indica condiciones poco favorables para el baño: precaución y mucha atención a los menores.

3. Embarcar de forma segura: Si se va a navegar en una embarcación de recreo o a practicar algún deporte náutico, como el esquí acuático, hay que usar chaleco salvavidas y asegurarse de que los más pequeños van siempre protegidos.

4. Cuidado con los saltos: se debe evitar bucear o saltar en aguas turbias, podría haber rocas u otras personas nadando que no son visibles. En la piscina, evitar jugar en los bordillos y no dejar que los niños corran y jueguen cerca de los bordes. También hay que tener cuidado cuando salten y asegurarse de que no hay nadie sumergido en ese momento justo debajo.

5. Si hace falta, pedir ayuda: si estando en el mar se siente pérdida de fuerzas, se debe intentar conservar la calma. No nadar contra la corriente. Es conveniente ponerse de espaldas e impulsarse solo con las piernas, en paralelo a la playa. Si el agua está muy fría, se deben extremar las precauciones. Y si se bebe alcohol, esperar a que pasen los efectos.

En caso de accidente en el agua “se debe llamar a los servicios de emergencia al 112 y que no se deben asumir esfuerzos para los que no se está entrenados ni sobreestimar las fuerzas, especialmente en el mar”.

Hasta el 15 de julio de este 2019, han fallecido 179 personas por ahogamiento; 18 de ellas menores de edad, según la Federación Española de Salvamento y Socorristas. Puede que el colectivo infantil no sea el que más ahogamientos sufra, pero sí es el más evitable, según los expertos. Además, en el mundo, cada año los ahogamientos infantiles ocupan un lugar destacado en el podio de fallecimientos en la infancia, siendo la tercera causa de muerte en el planeta, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Informe nacional de ahogamientos.
Informe nacional de ahogamientos.

Aprender a nadar desde muy pequeños

Según la Asociación de Pediatría Española, las clases de natación y enseñar a los niños a sobrevivir en el agua, efectivamente, puede disminuir las tasas de ahogamientos en los más pequeños. Es conveniente que aprendan a nadar a partir de los cuatro años. Sin embargo, la decisión de cuándo un niño debe iniciar dichas clases debe ser individualizada. “Existen estudios que afirman que iniciar las clases entre uno y cuatro años disminuye el número de ahogamientos. Para tomar la decisión, los padres deben tener en cuenta la frecuencia de exposición al agua, la madurez emocional, las limitaciones físicas y otras cuestiones de salud, como la hipotermia, infecciones, etc.”, afirman en su página web.

Puedes seguir De mamas & de papas en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información