Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Normandía.
Normandía.

Normandía, las orillas del desembarco

9 fotos

Este es un recorrido fotográfico por las cinco playas de la costa francesa donde los Aliados lanzaron la ofensiva que supuso el principio del fin del nazismo y de la II Guerra Mundial. Durante dos décadas y con diferentes tecnologías, el autor hizo su retrato de este espacio mítico de la historia de Europa.

  • Gold Beach. Playa de Arromanches. Restos de los puentes artificiales construidos para el desembarco, Mulberry B (Port Winston).
    1Gold Beach. Playa de Arromanches. Restos de los puentes artificiales construidos para el desembarco, Mulberry B (Port Winston).
  • Gold Beach. Playa de Arromanches. Mulberry B (Port Winston).
    2Gold Beach. Playa de Arromanches. Mulberry B (Port Winston).
  • Utah Beach. Playa de Varreville. Estos “erizos checos” se utilizaban para entorpecer la marcha de tanques y vehículos.
    3Utah Beach. Playa de Varreville. Estos “erizos checos” se utilizaban para entorpecer la marcha de tanques y vehículos.
  • Omaha Beach. Playa de Colleville-sur-Mer.
    4Omaha Beach. Playa de Colleville-sur-Mer.
  • Juno Beach. Playa de Saint-Aubin-sur-Mer.
    5Juno Beach. Playa de Saint-Aubin-sur-Mer.
  • Gold Beach. Visitantes en la playa de Arromanches.
    6Gold Beach. Visitantes en la playa de Arromanches.
  • Gold Beach. Playa de La Fontaine Saint-Côme. Secuencia evocadora del punto de vista que tuvieron los soldados que participaron en el desembarco del Día D.
    7Gold Beach. Playa de La Fontaine Saint-Côme. Secuencia evocadora del punto de vista que tuvieron los soldados que participaron en el desembarco del Día D.
  • Gold Beach. Playa de La Fontaine Saint-Côme a vista de pájaro. Restos del puerto militar artificial Mulberry B (Port Winston), construido para sostener y abastecer la Operación Overlord después del desembarco del Día D.
    8Gold Beach. Playa de La Fontaine Saint-Côme a vista de pájaro. Restos del puerto militar artificial Mulberry B (Port Winston), construido para sostener y abastecer la Operación Overlord después del desembarco del Día D.
  • Omaha Beach. Playa de Vierville-sur-Mer. Pienso que los espacios tienen memoria, en especial aquellos donde hubo dolor, catástrofes, tragedias históricas. Desde hace dos décadas vengo realizando proyectos fotográficos en torno a esta idea. He hecho series de lugares donde ETA cometió atentados, de zonas de la península Ibérica donde ha habido incendios forestales masivos, de los puntos de la matanza del 11-M, de las ruinas de Pompeya… Normandía era otro de mis objetivos. Desde crío, siempre había querido conocer y explorar aquellas cinco playas a las que los aliados pusieron los nombres en clave de Omaha, Utah, Gold, Juno y Sword y donde se produjo el sangriento desembarco que supuso el principio del fin de la II Guerra Mundial. Hice estas fotos entre 2003 y 2019. Empecé con una cámara analógica y terminé con un dron y una cámara digital metida en una carcasa submarina para poder tomar las imágenes sumergido y acercarme al punto de vista de los soldados. El desarrollo tecnológico me permitió enriquecer con estas perspectivas un proyecto que arrancó con un estilo más paisajístico. La primera impresión que producen estas orillas de Normandía es la de su belleza natural, pero enseguida, mientras paseas por allí, sobre todo por la playa de Arromanches ('Gold Beach') con sus restos de la guerra, te estremeces y piensas en la gente que desembarcó y murió, y que contribuyó a que Europa sea lo que es hoy. Y recuerdas todo lo que leíste desde niño. Los acorazados, los cruceros, los destructores, los torpederos, el infierno de minas y disparos, el confuso caos de muertos, vehículos, armas, explosivos y chatarra por todas partes. Tomas fotos y piensas: "Deben existir pocas playas tan hermosas donde haya muerto tanta gente".
    9Omaha Beach. Playa de Vierville-sur-Mer. Pienso que los espacios tienen memoria, en especial aquellos donde hubo dolor, catástrofes, tragedias históricas. Desde hace dos décadas vengo realizando proyectos fotográficos en torno a esta idea. He hecho series de lugares donde ETA cometió atentados, de zonas de la península Ibérica donde ha habido incendios forestales masivos, de los puntos de la matanza del 11-M, de las ruinas de Pompeya… Normandía era otro de mis objetivos. Desde crío, siempre había querido conocer y explorar aquellas cinco playas a las que los aliados pusieron los nombres en clave de Omaha, Utah, Gold, Juno y Sword y donde se produjo el sangriento desembarco que supuso el principio del fin de la II Guerra Mundial. Hice estas fotos entre 2003 y 2019. Empecé con una cámara analógica y terminé con un dron y una cámara digital metida en una carcasa submarina para poder tomar las imágenes sumergido y acercarme al punto de vista de los soldados. El desarrollo tecnológico me permitió enriquecer con estas perspectivas un proyecto que arrancó con un estilo más paisajístico. La primera impresión que producen estas orillas de Normandía es la de su belleza natural, pero enseguida, mientras paseas por allí, sobre todo por la playa de Arromanches ('Gold Beach') con sus restos de la guerra, te estremeces y piensas en la gente que desembarcó y murió, y que contribuyó a que Europa sea lo que es hoy. Y recuerdas todo lo que leíste desde niño. Los acorazados, los cruceros, los destructores, los torpederos, el infierno de minas y disparos, el confuso caos de muertos, vehículos, armas, explosivos y chatarra por todas partes. Tomas fotos y piensas: "Deben existir pocas playas tan hermosas donde haya muerto tanta gente".