Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un amor que no tiene descanso

Ecuador, Perú, Venezuela y otros países celebran hoy el Día de la Madre. Esta historia es para ellas.

Día de la Madre
Como todas las madres, María da lo mejor de sí para sus hijos estén donde estén.

Son las siete de la mañana, María se despierta para dirigirse una vez más a la larga caminata hasta un centro de búsqueda de empleo. Tras vestirse, desayuna y sale con los primeros rayos de sol a la estación de metro. Ya en el vagón, observa a las personas que revisan su móvil y como acto reflejo, María mira el suyo. Un fondo de pantalla de un niño pequeño que aprende a caminar aparece y le roba una sonrisa. Ella, como muchas madres, también lleva en la pantalla la razón y motivo de su lucha diaria: sus hijos.

El metro se detiene. Apresurada, se dirige a la salida donde se encuentra con una amiga. Ambas se saludan y marchan para el centro donde las esperan, tienen cita con la asistenta social. Las calles de Madrid están llenas de personas que vienen y van a sus trabajos, pero María reconoce a todas aquellas mujeres que, al igual que ella, se dirigen al mismo lugar con el mismo objetivo.

¿Cómo determinar quién merece más algo que todas necesitan? Es seguro que aquellas con más experiencia obtendrán rápidamente un trabajo, pero ¿las que no la tienen? La pena invade a María, pero piensa en sus tres pequeños hijos y sabe que no puede permitirse descansar hasta conseguir un empleo pronto.

Unas tres horas más tarde, María y su amiga regresan a la estación. Una vez más ninguna de las dos obtuvo trabajo. Tristes, se despiden esperando que la suerte toque la puerta de alguna pronto, pero es imposible saber cuándo.

Es poco más de medio día y María regresa rápidamente a casa pues tiene otra entrevista para un pequeño trabajo. “Algo es algo”, piensa para sí. Luego de la comida, viaja de extremo a extremo con la mente en sus hijos. No importa las veces que tenga que salir a buscar trabajo, cueste lo que cueste, no descansará hasta lograrlo.

Mayo, mes de mamá

España celebra el Día de la Madre el primer domingo de mayo, mientras que en Colombia, Ecuador, EE.UU., Perú, Uruguay y Venezuela es el segundo. En México, Guatemala y El Salvador es el 10 de mayo.

Después de casi una hora de viaje, a las 4 de la tarde, María llega al punto de encuentro. La propuesta son 25 horas semanales a 500 euros el mes con horario variable. “Esto es todo lo que podemos ofrecerte”. La joven madre no puede dudar, no puede darse el lujo de despreciar ningún 'cachuelo' y acepta. “Antes quisiera que me acompañes y que me enseñes lo que sabes hacer”. Con cierto temor, acompaña a la persona para conocer más sobre su nuevo empleo. María se va con alguien desconocido, a un lugar desconocido, pero tiene que ser valiente y confiar en que es una oportunidad. “Ojalá mis hijos nunca pasen por lo que yo tengo que pasar”.

Ya son casi las nueve y María regresa exhausta. Trabajó unas horas para demostrar que podía hacer diversas tareas domésticas. Hoy puede descansar algo más tranquila pues ya tiene un trabajo. Gracias a que vive en una casa de acogida, puede ahorrar unos meses hasta conseguir uno a tiempo completo.

Más tarde, María llama a su madre. “¡Conseguí trabajo, mamá!”, grita con lágrimas en los ojos al escuchar la voz de sus pequeños en el fondo. “Me alegra mucho hijita. Te dije que tuvieras paciencia, que encontrarías algo”. “¡Mamá, mamá!”, una voz de niño se oye a la distancia. ¿Hola, hijito cómo estás?, dice María emocionada. “Te quiero mami ¿Cuándo vuelves?, ¡te extrañamos!”, dice Jesús, el mayor. “Pronto, hijito, pronto. Pórtate bien con tu abuelita y cuida a tus hermanitos”. Ambos siguen conversando, las lágrimas salen y se mezclan con las sonrisas. El amor de una madre a sus hijos es capaz de unir todas las emociones y cambiarlas en un instante, pero es el amor más puro que podremos conocer.

Amor sin fronteras

En España el 51.36% de los inmigrantes son mujeres (3.054.960), muchas de ellas además son madres. Fuente: ONU

¿Quién no podría identificar a María como su madre, esposa, hija o amiga? Más allá de las diferencias políticas, económicas o religiosas, existe en todo el mundo como en España mujeres como ella. Pero María no es española, es guatemalteca y ha llegado hace unos meses a España con la esperanza de un futuro mejor para sus hijos. María partió de su país natal con la misión de ofrecer a sus pequeños una mejor calidad de vida que allí no pudo ofrecer. Con solo 25 años tomó la difícil decisión de dejar su corazón en Guatemala y cruzar el océano para demostrarles que aún hay oportunidades, aunque tengas que buscarlas más allá de tu tierra.

María puede ser cualquiera de nosotras, porque el amor de una madre no conoce fronteras ni es definido por las leyes, es algo que se puede sentir y demostrar a través de nosotros mismos. Hoy se celebra el día de la madre en muchos países de Latinoamérica, pero más que un día para recordar a las mujeres que nos dieron la vida, es una fecha para invocar la idea de que muchas antes de ser inmigrantes, son madres, y ellas siempre darán todo por nosotros.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información