Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cómo los polacos desafiaron el régimen comunista levantando casi 4.000 iglesias de vanguardia (y al final lo vencieron)

De formas fantásticas y ensoñadoras, estos templos se construyeron apenas sin materiales y como forma alternativa de disidencia, contraviniendo en todo el orden establecido. Ahora, un trabajo de investigación recupera su historia

Entre 1967 y 1977, los vecinos del distrito de Nowa Huta, en Cracovia, diseñado como una ciudad estalinista ideal, desafiaron la prohibición de la República Popular de Polonia para levantar —literalmente, piedra a piedra— El Arca del Señor, como se conoce a la Iglesia de Nuestra Señora Reina de Polonia. Una corona dorada, financiada gracias a las joyas donadas por los parroquianos, decora la torre; y las paredes se construyeron con las piedras que los fieles traían de sus vacaciones. No tenían el permiso del gobierno, pero sí el apoyo del Vaticano y, de hecho, la parroquia fue consagrada por el entonces obispo local, Karol Wojtyla, elegido un año más tarde Papa (Juan Pablo II).

El Arca del Señor no es la única ni la primera. Entre 1945 y 1989, en la Polonia comunista —un país con un gobierno que rechazaba la religión, pero con una larga tradición católica— se construyeron hasta 3.780 iglesias. Fueron no solo un acto de reivindicación de un pueblo frente al telón de acero, sino también una reacción rupturista y creativa de los artesanos locales frente a la rigidez del sistema soviético que bloqueaba cualquier exceso o expresión de la individualidad, limitando la arquitectura a la prefabricación o lo seriado, en definitiva a aquellos bloques de viviendas tan característicos del socialismo.

Los procesos de construcción representaron también una transgresión a las organizadas estructuras de trabajo de la Polonia de posguerra: las obras eran emprendidas y desarrolladas por la propia comunidad y cuadrillas de vecinos, a partir de fondos provenientes de aportaciones locales, un modo de hacer que ahora nos resulta familiar y podemos conocer bajo nombres como crowdfunding, pero que por aquel entonces suponía una disrupción.

iglesias polacas ampliar foto
Iglesia de Nuestra Señora Reina de Polonia, Cracovia. |

El vacío espiritual que dejaba el plan comunista, el hecho de que el gobierno decidiera mirar hacia otro lado permitiendo estas constucciones para canalizar así el descontento y reducir las protestas en las calles, y el alejamiento del didactismo en la arquitectura de las iglesias que se produjo a raíz del Concilio Vaticano II, entre 1962 y 1965, fueron los tres revulsivos que terminan de explicar este fenómeno tan peculiar.

Muchas de estas iglesias comenzaron a construirse en la década de los cincuenta, cuando el fin de la era estalinista de Khruschev dio paso a un periodo más liberal para el comunismo en Europa. Sin embargo, la mayoría fueron levantadas en los ochenta —más de 1.000—, cuando su construcción no estaba prohibida ni autorizada, y su creación iba más allá de las razones de la fe para convertirse en un instrumento de protesta contra el comunismo.

El mapa de su distribución da información también de la historia del momento. Mientras en los ochenta, un mayor número de templos católicos se localizó en las zonas rurales, en los noventa predominaron los suburbanos, que se desarrollaron en paralelo al crecimiento de las grandes ciudades industriales, que se alimentaron de la fuerte migración desde el campo y los núcleos urbanos más pequeños, y fueron concebidas según el modelo funcional soviético. Estas iglesias representan la spocas edificaciones que lograron mantenerse al margen y subvertir su estricta regulación formal.

iglesias polacas
Iglesia de Santa María Virgen, en Orly. Esta es la que inspiró el prpyecto de Arquitectura del VII día. Kuba Snopek pasó por delante y quedó sorprendido: la iglesia llevaba allí todo ese tiempo y nadie le había dado ningún valor hasta entonces. Al comenzar a investigar su historia fue apareciendo todo el contexto. |

Talentos individuales, artesanos o arquitectos más jóvenes trabajaban junto con las parroquias, que eran las responsables de seleccionar los diseños de sus iglesias. Admiraban los estilos y materiales de vanguardia, pero el gobierno polaco restringía el acceso a elementos y maquinaria de construcción. De modo que este ejercicio de voluntad ensoñadora dio lugar a un fenómeno único en la arquitectura del siglo XX, en el que las particulares diseños y de formas fantásticas se unen a la historia y el proceso de construcción de cada uno de ellos.

Gracias a la investigación Arquitectura del VII día —puede verse en forma de exposición en la Casa de la Imagen de Logroño hasta el día 8 de mayo, con motivo del festival de arquitectura Concéntrico—, llevada a cabo por dos diseñadoras y arquitectas y un arquitecto polacos —Iza Cichońska, Karolina Popera y Kuba Snopek—, es la primera vez que se pueden contemplar juntas estas fascinantes edificaciones.

iglesias polacas ampliar foto
Corona de espinas. Iglesia de San Hermano Alberto Chmielowski, en Częstochowa. Las autoridades estatales decidieron emplazar la iglesia en los campos, lejos de las zonas residenciales y de la oficina parroquial. |
iglesias polacas ampliar foto
La flor de la Pasión. Iglesia de San Maximiliano María Kolbe, en Kolnika (desconocido-1986). El arquitecto, Andrzej Chwalibóg, fue arrestado durante su construcción por su vínculo con las editoriales clandestinas y puesto en libertad un año después. Perdió el encargo del templo que fue finalizado tres años más tarde. |
iglesias polacas ampliar foto
Comecocos de ladrillo. Iglesia de Santa María Reina del Mundo, en Radom (1982-2012). "Era cuando la Solidaridad [el sindicato Solidarność, que canalizó las protestas contra el comunismo en Polonia y fue uno de los revulsivos de su final en Europa del Este] iniciaba su actividad, éramos jóvenes y pensábamos que estábamos a punto de recuperar la libertad", cuenta el arquitecto del edificio. "La forma de la iglesia correpondía con el ambiente político del país". Aunque visto de lado el templo remite a la mitra que los obispos y arzobispos llevan en la cabeza, desde arriba se ve claramente su parecido con el mítico comecocos o adivinador de papel con el que tantos hemos jugado de pequeños, y en el que era el azar el que dictaba tu destino. |
iglesias polacas
¿Iglesia o parque acuático? Iglesia de María Estrella de la Nueva Evangelización y de San Juan Pablo II. Aún en construcción, anunciaba de ella un periódico local que estará acompañada de un parque acuático, un hotel y un centro termal, y será el primer complejo religioso con piscinas en el mundo. |
iglesias polacas
Matemática orgánica. Iglesia de Nuestra Señora Reina de Polonia, en Toruń. Fue construida sin grúas valiéndose exclusivamente de andamios de madera en un proceso que duró casi dos décadas. |
iglesias polacas
La sábana de hormigón. Iglesia de la Divina Gracia, en Kalisz (1977-1993, aunque su diseño es de los años cincuenta). Los arquitectos Jerzy Kuźmienko y Andrzej Fajans tenían tan solo 27 y 23 años cuando diseñaron este templo de forma abstracta que parece cubierto por una tela blanca que ondea en la parte inferior, gracias a la cubierta maciza de hormigón reforzado de una sola capa. Se trata de un estilo que ya se había utilizado internacionalmente en los 50, pero en pequeñas dimensiones. La de la iglesia de Kalisz tiene una superficie de 1.000 metros cuadrados y una altura de 45 metros, con una forma ondeada iregular y una capa muy fina. De ahí que el arquitecto e historiador Maciej Czarnecki comparara en 2012 en las páginas de 'Architektura' este trabajo con el de maestros como Oscar Niemeyer y Félix Candela. |
iglesias polacas
La iglesia por el tejado. Iglesia de Nuestra Señora de la Victoria, en Częstochowa. La construcción de este templo se llevó a cabo con un proceso casi de lógica inversa, comenzando por el techo para ir después añadiendo bloques y ladrillos. Es habitual encontrar distintos materiales en un mismo elemento del edificio, pues se iban incorporando en función de lo que hubiese disponible. |
iglesias polacas
Un arca en tierra.Iglesia de San Antonio de Padua, en Krynica-Zdrój (1983-1993). De los arquitectos Ewa Węc·lwowicz-Gyurkovich y Jacer Gyurkovich, el templo parece un enorme barco blanco, con una cruz en lugar del mástil. |
iglesias polacas
El fuerte católico. Iglesia de Nuestra Señora de Fátima, en Cracovia. La construcción está ubicada en una antigua fortificación, de ahí que los creyentes accedan a la iglesia por unas pasarelas que recuerdan a los puentes levadizos de la antigua edificación. |
iglesias polacas
El coliseo donde nadie muere. La Iglesia de Nuestra Señora del Rosario pretendía, según la idea original, asemejar sus formas a las del Coliseo Romano, lugar de martirio de miles de cristianos. |
iglesias polacas
Panes y peces. Las formas de la Iglesia de San Lorenzo, en Wroclaw, se inspiran en la morfología de un almacén industrial o un silo. |
iglesias polacas
La puerta del cielo. Iglesia de la Divina Providencia, en Wroclaw. Llevado por la creatividad, el párroco pidió que en lugar de una de las capillas del templo se construyese un rocódromo para que los feligreses pudiesen escalar hasta el cielo. |
iglesias polacas
De la fama al olvido. Iglesia de la Santa Cruz y de Nuestra Señora Sanadora de los Enfermos, en Katowice (1979-1993). Esta inmensa iglesia de arquitectura postmoderna fue diseñada por Henryk Buszki y Aleksander Frante, las figuras más famosas del movimiento moderno polaco de posguerra, y autores de la urbanización en la que está localizado el templo. Sin embargo, ha permanecido en un semiolvido del que sale ahora gracias a esta investigación. |

Más información