Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los pulmones artificiales de París

La empresaria y activista medioambiental Katarina Dear instala en el Canal Saint-Martin sus plataformas descontaminantes

Katarina Dear Paris
Plataformas del canal Saint Martin.

Entre los desafíos a los que debe enfrentarse París en un futuro inmediato se encuentran la accesibilidad para todos, la movilidad, la reducción del uso del transporte contaminante y, por supuesto, el combate contra la contaminación ambiental. En París, los desplazamientos en coche suponen un cuarto de las emisiones de CO2. Jubilados, niños, embarazadas, jóvenes… viven al ritmo de la contaminación. Contra ello, el canal Saint-Martin, un punto de encuentro crucial todas las primaveras y veranos —extraordinario fortín de pícnics improvisados y largas soirées—, ha pasado a la acción de manera pacífica y reivindicando la belleza.

La joven y emprendedora parisiense Katarina Dear, de 36 años, especialista en el uso de plantas para purificar agua y aire, ha desarrollado un proyecto que consiste en la instalación de pequeñas embarcaciones, o plataformas “descontaminantes”. Nos acercamos al canal por la Rue de Lancry, cruzamos el Pont de la Grange aux Belles y nos acomodamos junto al Quai de Jemmapes. La visión de la pequeña balsa iluminada por la claridad del sol otorga a la escena un aire que recuerda (a pequeña escala) a Giverny, aquel paraíso natural que Monet ideó para su suerte y su arte en Normandía.

Mientras el muelle empieza a llenarse de gente, sobre el agua observo esta primera plataforma de material reciclado, recubierta por fibra de coco, sobre la que se revela la tierra plantada. Una ligera brisa ayuda a distinguir el olor de la menta. Las plantas son visibles y sus raíces, que sirven de filtro, están sumergidas. Las bacterias, naturalmente presentes alrededor de estas raíces, van a absorber y atacar cualquier elemento contaminante, como los metales pesados.

Leo en la revista Les Inrockuptibles que Katarina Dear es la fundadora de la asociación Nature & Us, cuyo objetivo, en un momento en el que más de la mitad de la población mundial se concentra en ciudades, es reconectarlas con la naturaleza. Formada en universidades de París e implicada en el mundo asociativo, el año pasado Katarina participó junto a otras 10 mujeres de París en el programa Women4Climate, que lucha contra el cambio climático y que tuvo lugar en México. Su proyecto ganó en un concurso al que se presentaron otros 2.500 y viene apoyado por la alcaldía, siempre sensible a los problemas del medio ambiente y que a hoy día, con Anne Hidalgo a la cabeza, preside el C40 (organización de las grandes metrópolis que luchan contra el cambio climático).

Que las embarcaciones de Katarina Dear hayan seducido a políticos y a habitantes sin duda habrá reconfortado a alguien cuya sensibilidad por la protección del planeta le viene desde niña. Ella quedó fascinada de muy joven con las expediciones del comandante Cousteau, pionero de la ciencia aplicada a la conservación del medio ambiente, entrañable explorador siempre consciente de que “la gente protege aquello que ama. Pero solo ama aquello que conoce”. 

Más información