Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guía para entender la precampaña europea

Mientras los partidos presentan a sus candidatos a las elecciones europeas, el debate sobre Europa en el mundo se pospone hasta después de las nacionales

Pablo Casado, líder del Partido Popular, presenta a Dolors Montserrat como cabeza de lista para las próximas elecciones europeas
Pablo Casado, líder del Partido Popular, presenta a Dolors Montserrat como cabeza de lista para las próximas elecciones europeas Getty Images

Quedan menos de dos meses para las elecciones del 26 de mayo al Parlamento Europeo y, como era de esperar, el contexto político y electoral en España hace que el debate propiamente europeo se posponga hasta después de las elecciones nacionales. Mientras tanto, se han ido desvelando poco a poco quién encabezará las listas electorales de PSOE (Josep Borrell), PP (Dolors Montserrat), Ciudadanos (Luis Garicano) y Podemos (María Eugenia Rodríguez Palop, después de la retirada de Pablo Bustinduy).

Cada uno de estos nombres contará cuando se trate de definir el futuro de las políticas de cooperación y migración de la UE.

Los sondeos realizados la unidad de seguimiento de la opinión pública del Parlamento Europeo nos muestran una gran fragmentación de la intención de voto. Anticipan que continuará la caída del Partido Popular Europeo (PPE) y el Partido Socialista (S&D). Por primera vez, la suma de ambos estará por debajo del 50% de escaños (54,86% en 2014), lo que hará imprescindible formar coalición con otros grupos.

Tal como indicó el Real Instituto Elcano recientemente, “el hecho de que los tres primeros partidos españoles (PSOE, PP y Ciudadanos) según las encuestas tengan un peso relevante en cada uno de los tres grupos principales se presenta como un activo para la influencia de España en la UE”. Sin embargo, por ahora no parece que los partidos nacionales estén muy interesados en tratar de captar el voto para las elecciones al Parlamento Europeo y capitalizar esta fuerza.

Estaba planeado que el Parlamento Europeo pasase de tener 751 eurodiputados a solo 705 con la salida de Reino Unido, pero si para el día de las elecciones el Brexit no ha llegado a concretarse, Reino Unido estará obligado a participar. A expensas de lo que suceda, actualmente el principal debate que se está desarrollando es en torno al proceso de elección del sucesor de Jean-Claude Juncker como próximo presidente de la Comisión Europea.

Evolución de la intención de voto. Fuente: Parlamento Europeo.
Evolución de la intención de voto. Fuente: Parlamento Europeo.

Los Tratados establecen que el Consejo Europeo debe proponer al presidente de la Comisión Europea ‘teniendo en cuenta el resultado electoral’ y el Parlamento ratificarlo. Sin embargo, en 2014 los partidos hegemónicos decidieron establecer el sistema de Spitzenkandidat (candidato principal), mediante el cual se vincula directamente el resultado electoral y la presidencia de la Comisión Europea.

Está previsto que este proceso se mantenga en 2019. De hecho, la mayoría de grupos del Parlamento Europeo actual ya han elegido a sus candidatos en caso de victoria electoral, siendo el eurodiputado alemán Manfred Weber y el holandés Frans Timmermans, actual vicepresidente primero de la Comisión Europea, los candidatos elegidos por PPE y S&D.

Pero no existe obligación legal de utilizar este mecanismo y varios gobiernos están tratando de volver al antiguo sistema. Así, los jefes de Estado en el Consejo Europeo serían los que decidan quién es el candidato a presidente de la Comisión Europea, y no el resultado de las elecciones al Parlamento. Se trata, sin duda, de una batalla institucional.

El tercer partido en liza, el grupo de los liberales europeos (ALDE), secunda esta opción ya que opina que este sistema solo tendría sentido si existiesen listas transnacionales. ALDE apoya esta idea en parte para atraer al presidente francés, Emmanuel Macron, quien aún no ha decidido a qué grupo debe unirse el movimiento En Marche, o si se mantienen independientes.

En consecuencia, han optado por presentar como candidatos a un grupo de personas que incluye, entre otros, a las comisarias de Competencia y Transporte, Margrethe Vestager y Violeta Bulc; su hasta ahora portavoz, Guy Verhofstadt; la excomisaria, Emma Bonino; y a su actual vicepresidente, Luis Garicano, a los que tratará de impulsar a cargos de relevancia en las negociaciones posteriores a las elecciones.

Los que están a favor del sistema de Spitzenkandidat sostienen que este proceso es una mejora democrática que introduce transparencia en la elección del presidente de la Comisión Europea. De esta forma, se crea un mayor vínculo entre lo que votan los ciudadanos y el resultado de las elecciones, se incentiva la participación (42,62% en 2014) y se da una verdadera dimensión comunitaria a las elecciones.

La realidad es que es poco probable que el resultado no vaya a ser la suma de 27 o 28 elecciones nacionales y esto no va a variar si los partidos siguen anteponiendo los proyectos nacionales a una visión europeísta y de integración. En el caso español, la participación en las elecciones podría definir al próximo presidente del Parlamento Europeo y es urgente que los partidos tomen conciencia de la importancia tanto para el futuro nacional como europeo.

EUROPA DECIDE: UN PROYECTO PARA ANALIZAR LAS ELECCIONES EUROPEAS

Esta entrada es la segunda de una serie de publicaciones que la Fundación porCausa irá realizando a lo largo de las próximas semanas, con motivo de las elecciones al Parlamento Europeo. El proyecto, que incluye también entrevistas y encuentros, ofrecerá al lector interesado información relevante, datos y análisis sobre el futuro de Europa y el debate migratorio.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información