Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dinero digital emitido por el Banco Central: ¿Qué cambios habrá?

Dinero digital emitido por el Banco Central: ¿Qué cambios habrá? Ampliar foto

En los últimos años se ha puesto de moda hablar de CBDC (siglas en inglés para Central Bank Digital Currency, moneda digital emitida por el Banco Central). El Banco de Inglaterra publicó este informe en mayo de 2018 con conclusiones favorables y aquí en España es MAFO, ex gobernador del Banco de España, quien anunció su apoyo a este sistema monetario en el Congreso de los Diputados en noviembre de 2017. Vamos a ver qué cambios se producirán una vez que se implemente esta moneda.

El punto de partida para entender lo que significa CBDC es el hecho de que hoy en día la mayoría del dinero existe como depósitos en las cuentas bancarias sin que haya una cantidad correspondiente de efectivo. La reserva fraccionaria permite a la banca privada prestar mucho más dinero que tiene (por ejemplo, si un banco tiene 10.000.000 € en efectivo y la reserva fraccionaria es del 1%, puede prestar hasta 10.000.000 / 1% = 1.000.000.000 €). Actualmente más del 90% de los euros existen sólo como estos saldos, o sea sólo cifras en los ordenadores que se generan cuando el banco concede créditos y se retiran de circulación cuando los prestatarios pagan su deuda. La idea de CBDC es hacer circular una moneda directamente emitida por el Banco Central, con las siguientes ventajas:

Más del 90% de los euros existen sólo como cifras en los ordenadores que se generan cuando el banco concede créditos

  • · Sin ningún riesgo de crisis bancaria: Este dinero no está generado en base a la concesión de créditos, por lo tanto no habrá crisis bancaria y las autoridades ya no necesitarán rescatar a los bancos.
  • · Recuperación de la competencia del Banco Central de regular la masa monetaria: como hoy en día más del 90% del dinero está emitido por la banca privada, sujeto a los altibajos coyunturales, los bancos centrales no pueden inyectar dinero directamente en la economía real. Sin embargo este sistema permitirá que los bancos centrales, sobre todo en colaboración con los gobiernos nacionales, controlen la masa monetaria a una escala adecuada sin que haya ni inflación ni deflación.
  • · Inclusión financiera: Si bien esto no es un problema en España donde casi todo el mundo tiene cuentas bancarias, sí lo es en otros países, incluso en Europa donde un porcentaje importante de la población carece de éstas (Según este informe, sólo el 78% de la población adulta en Grecia, el 74% en Lituania,el 73% en Hungría, el 71% en Italia, el 70% en Polonia, el 53% en Bulgaria y el 45% en Rumanía está bancarizada). La población que carece de cuentas está excluida de distintos servicios financieros (sobre todo transferencia de dinero), pero la creación de cuentas bancarias para toda la población podrá resolver este problema.

Tecnológicamente no será demasiado complicado poner CBDC en marcha, ya que bastará desarrollar un programa y software (incluso apps en smartphones) para realizar transacciones y transferir dinero. Pero se plantea una duda: ¿Entonces no competirá con la banca tradicional en caso de que todo el dinero sea CBDC?

La respuesta es sí y no. Por una parte, no necesitaremos ir al banco para realizar varios trámites, ya que todos serán posibles online en la página web del Banco Central en vez de la de los bancos privados. Por otra parte, los bancos podrán seguir realizando las siguientes operaciones que no podrá ofrecer el Banco Central directamente:

  • · Como centro de atención para clientes: Siempre habrá personas con dificultades en gestionar la banca online, lo que significa que el banco central necesitará encomendar este servicio a las sucursales de los bancos privados.
  • · Para realizar depósitos fijos y cobrar las tasas de interés: El Banco Central no está autorizado a prestar dinero a empresas e individuos, por lo que los bancos comerciales seguirán realizando estas operaciones.

Se nnecesita realizar más estudios para ver la viabilidad de esta propuesta, pero es muy interesante considerar esta posibilidad.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información