Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ángulo ciego

El odio antiespañol existe y quizá deberíamos empezar a llamarlo por su nombre

Ines Arrimadas durante el acto Feminismo Liberal en Madrid.
Ines Arrimadas durante el acto Feminismo Liberal en Madrid. GTRES

Cuando un colaborador de la televisión pública catalana llama puta a Inés Arrimadas es fácil, pero equívoco, deducir que estamos ante un insulto machista. En realidad, se trata de la expresión machista de un odio que no es machista, sino étnico. De Arrimadas no molesta el género, sino su resuelta españolidad. Si se tratara de un único caso, lo que acabo de decir parecería discutible. Intentemos, pues, establecer un patrón.

Se recordará que, no hace mucho, a la líder de Ciudadanos ya se le deseó una violación múltiple. Lo hizo, mediante las agrestes redes sociales, una mujer que perdió su trabajo por ello. Lo mismo sucedió a un profesor de la Universidad de Barcelona que insultó a Miquel Iceta con garruladas homófobas. Triangulemos con un último incidente: la polémica suscitada cuando el Ayuntamiento de Sabadell amagó con retirar el nombre de una de sus plazas a Antonio Machado.

No dudo de que en los casos de Arrimadas e Iceta concurrieran machismo y homofobia. Pero dudo aún menos de que se hicieron acreedores de insultos no por su condición de mujer u homosexual sino por haberse erigido en obstáculo al proceso independentista; en otras palabras, por su apuesta por ser españoles. Sin embargo, lo que se reprobó a sus agresores verbales fue el machismo y la homofobia, no la hispanofobia. Algo parecido sucede con Machado: su nombre peligraba en el nomenclátor por “españolista”, pero lo alegado en su defensa fueron sus credenciales republicanas. De estos tres incidentes yo creí sacar una lección: la cultura política española tiene un lugar desde donde denunciar el machismo y la homofobia, y otro desde donde vindicar la II República, pero no tiene un lugar desde donde denunciar el odio que es específicamente antiespañol.

Veámoslo sensu contrario: Alsasua. Ni el género ni la orientación sexual comparecen. Tenemos a unos guardias civiles y sus parejas a los que se da una paliza, a ver si se largan del pueblo. Para el fiscal el delito es de odio. Pero una parte de la izquierda, falta de un lugar de donde hacer brotar la indignación, lo que ve es “una pelea de bar”.

Es como si la xenofobia antiespañola existiese en un ángulo ciego o fuera una hipótesis incómoda, porque invierte el tradicional relato sobre quien es agresor y quien agredido en España, quien el tolerante y quien el intolerante. Quizá por eso tras cada asesinato de ETA se llamaba a la “unidad de todos los demócratas”, cuando lo cierto es que ETA a sus víctimas las elegía no por demócratas sino por españolas. De hecho, yo también estoy un poco incómodo escribiendo este artículo. Soy español y no me siento orgulloso sino afortunado de serlo. El papel de víctima ni me toca ni lo quiero. Pero el odio antiespañol existe y quizá deberíamos empezar a llamarlo por su nombre.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >