Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Justin Bieber cumple 25 años, casado y sin superar sus fantasmas personales

A los problemas de depresión a causa de la fama que sufre el cantante canadiense se suman ahora los rumores de crisis con su esposa, la modelo Hailey Baldwin

Justin Bieber
Justin Bieber, en Nueva York el pasado martes. GC Images

Justin Bieber cumple 25 años en un momento complicado. El cantante canadiense, casado con la modelo Hailey Baldwin, lleva unos meses de capa caída por la depresión que sufre a causa de la fama que alcanzó de manera temprana. El artista ha confesado en más de una ocasión que ha vivido rodeado de excesos y, ahora, le están pasando factura.

“Soy emocionalmente inestable”, confesaba Justin en una entrevista con la revista Vogue, donde posó junto a su reciente esposa. “Lucho por encontrar la paz. Siento que me importa mucho y quiero que la gente me quiera. Hailey es muy lógica y estructurada, lo que necesito. Con el estilo de vida que vivo, todo es muy incierto. Necesito algo que sea seguro”, añadía. El intérprete de Sorry se refiere precisamente a esos años en los que el dinero le abría las puertas a todo y él, siendo solo un adolescente, ganó mucho dinero. El niño que se hizo famoso con vídeos caseros cantando y tocando la guitarra en YouTube publicó su primer sencillo, One Time, a los 15 años y de ahí al estrellato. Con esa canción llegaron otras como Baby —cuyo videoclip se convirtió en el más visto con más de 300 millones de reproducciones—, Mistletoe, What do you mean? o Love Yourself, y así se convirtió en el primer artista menor de 18 en tener tres álbumes números uno en Estados Unidos y Reino Unidos. Ahora tiene dos premios Grammy y es el único artista con 21 premios MTV Europe Music Award.

Un éxito que le desbordó, como artista y como persona y que pasó factura en su carrera y en su vida. A excepción de algunas colaboraciones, Justin Bieber no publica ningún disco desde 2015, que sacó Purpose. Con el tour de este álbum, que muchos calificaron como "gira de disculpa", Bieber comenzó un período en el que parecía afirmar que había dejado atrás su mal comportamiento. Pero después de realizar más de 150 conciertos en 40 países en 16 meses, en el verano de 2017 canceló los últimos 14 shows. "Me deprimí mucho en la gira. No he hablado de esto, y todavía estoy procesando muchas cosas que no he contado. Estaba solo. Necesitaba algo de tiempo", admitió tiempo después. 

Justin Bieber y Hailey Bieber, en Nueva York el pasado jueves. ampliar foto
Justin Bieber y Hailey Bieber, en Nueva York el pasado jueves. GTRES

En esta nueva etapa Bieber se centra en cultivar su vida espiritual. Además de recibir ayuda profesional para enfocar sus problemas con la depresión, el artista se vuelca en la religión –asiste a menudo a Hillsong, una iglesia pentecostal fundada en Australia en 1983 y de cuya sucursal en Nueva York Bieber y Baldwin son habituales– y realiza terapia de grupo. Allí intenta luchar con los demonios de su pasado. "Te sientas en una colchoneta, pones una almohada y le das una paliza a tu pasado. Superé el hecho de que mi madre estuvo deprimida gran parte de mi vida y mi padre tiene problemas de ira. Cosas que pasaron y con las que estoy enfadado", contaba en Vogue.

Insiste en que en la modelo ha encontrado su verdadero refugio, algo que según algunos medios estadounidenses parece tambalearse. Estos días circulan rumores sobre una inestabilidad entre la pareja y algunos medios apuntan, incluso, a que Baldwin le ha pedido el divorcio a Bieber después de encontrar unos sospechosos mensajes de su marido con su expareja, la también cantante y actriz Selena Gomez. Una información que muchos de los seguidores de la pareja no apoyan debido a que Gomez, con quien el cantante ha salido de manera intermitente desde 2011 hasta que se casó con Baldwin, se encuentra en un periodo de desintoxicación y de recuperación por sus problemas de salud mental.

Por el momento ninguno de los tres entra en la discusión que se ha formado a su alrededor. Selena salió en diciembre del centro psiquiátrico donde ingresó durante dos meses y se ha dejado ver en compañía de amigos. Además ha recuperado su actividad en las redes sociales, donde desde 2016 había sido la reina indiscutible de Instagram, con más de 146 millones de seguidores. Hace unos meses Cristiano Ronaldo la destronó con 156 millones, y hace solo unos días Ariana Grande escalaba hasta la segunda posición solo por unos miles de admiradores más.

Justin Bieber cantando en Londres el pasado septiembre. ampliar foto
Justin Bieber cantando en Londres el pasado septiembre. Cordon Press

Justin Bieber también acumula más de 104 millones de seguidores y, aunque está al día en sus redes sociales, su actividad no es muy constante, pues en estos momentos prefiere centrarse en otras cosas. El verano pasado, después de años como nómada, Justin compró una casa en las afueras de Toronto. Allí se instaló junto a Hailey Baldwin.

Justin y Hailey se conocieron en el programa de televisión Today en 2009, para el que su tío, el actor Alec Baldwin, le había regalado entradas. Su padre, Stephen, y la madre de Justin, Pattie Mallette entablaron una amistad que conectó a sus hijos, aunque al principio sin mucho entusiasmo. La verdad es que la pareja no desarrolló una verdadera amistad hasta unos años más tarde, cuando Hailey comenzó a asistir a la misma iglesia que Bieber.

Hace tres años salieron brevemente, y las cosas no terminaron bien. Pero en junio de 2018, se reencontraron. Ahora también se ha sabido que cuando la pareja se volvió a encontrar, Justin había permanecido más de un año en un celibato autoimpuesto. Tenía lo que él llama "un problema con el sexo". Era lo que quedaba de sus vicios, una adicción que hacía mucho que había dejado de proporcionarle algún tipo de placer. Decidió que no tener relaciones sexuales era una forma de sentirse más cerca de Dios.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >